'Sábado Deluxe'

Depresión, una llamada de Isabel Pantoja y lágrimas: Kiko Rivera vive su noche más dura en televisión

Absolutamente desgarrador el testimonio de Kiko Rivera en 'Sábado Deluxe'. El dj confiesa que está deprimido y que sigue tentado por las drogas. Isabel Pantoja entró por teléfono y se enteró en directo del mal momento que atraviesa su hijo.

Kiko Rivera
Kiko Rivera no pudo reprimir las lágrimas durante la entrevista en 'Sábado Deluxe' / Telecinco
  • LOOK

«Si Irene Rosales no estuviera a mi lado, quizás no estaría vivo». Así de contundente sonó Kiko Rivera la pasada noche de sábado durante su entrevista en ‘Sábado Deluxe’. El sevillano concedió una entrevista desgarradora para cerrar una semana en la que ha sido desagradable protagonista a raíz de su infidelidad, reconocida por él mismo, a su mujer y por los mensajes con Techi Cabrera que ella misma ha sacado a la luz. Sin embargo, su presencia en plató terminó convertida en una especie de terapia para un hombre que lo está pasando tremendamente mal desde hace muchos meses.

Kiko no quiso esconderse y desde el principio dejó clara sus intenciones: «Vengo a zanjar el tema y darle a mi mujer su lugar, el que se merece, porque con ella las cosas están bien. Hay cosas que son mentira y otras que son verdad, pero ya forman parte del pasado. He cometido muchos errores en mi vida y este es uno más. Lo de Techi es mentira, lo de Chabeli, igual, pero lo de Alicia (la camarera de ‘Hoyo Sevilla’) sí es cierto». Y todo empezó de una manera inesperada, con los dos fumando fuera de la discoteca. Ella tenía frío, él le prestó su chaqueta y al día siguiente empezaron a hablar por WhatsApp: «Con la tontería de la maldita chaqueta, empezamos a hablar. No he tenido nada con ella pero me pilló en un momento en el que no estaba bien con Irene. Tonteé con ella». No llegaron a ser ‘cuernos’ físicos esta vez, pero sí otras: «He sido desleal a mi mujer muchas veces bajo los efectos de las drogas». Primer bombazo

El abismo de Kiko Rivera

El asunto de las infidelidades y su adicción a las sustancias tóxicas (afirmada por él mismo en ‘GH DÚO’) dio pie a que el marido de Irene Rosales reconociera públicamente el infierno que vive desde que dejó las drogas. Kiko está sumido en una depresión de la que no logra salir: «Soy una persona muy complicada, que a veces ni me quiero. Mi vida no es ninguna fiesta. Algo tengo, por algo viene. Estoy en un momento muy jodido, estoy en el subsuelo, en el puñetero subsuelo. No se merece que piense así, yo sí que estoy hundido. No soy feliz con lo que he conseguido trabajando, estoy defraudado, me siento un inútil». Entre sollozos, Kiko agradeció eternamente a Irene Rosales el apoyo que le ha brindado siempre: «Si no estuviera a mi lado igual no estaría vivo. Si la pierdo ahora no sé qué sería de mí».

La llamada de Isabel Pantoja

Kiko Rivera recibió muchos apoyos durante su entrevista más dura. Desde María Patiño hasta las llamadas de la propia Irene Rosales o de su prima Anabel Pantoja. La madre de sus hijos perdonó la infidelidad, no va a dejarle caer y le dio ánimos para salir adelante.

Sin embargo, el momentazo de la noche estaba por llegar. Isabel Pantoja entró en directo por teléfono y mostró su estupor ante la situación de su hijo, de la cual era completa ignorante: «Nunca me lo habías dicho. Antes me lo contabas todo siempre. Necesito oírte a diario. No he podido porque tú estabas en tus cosas», comenzó recriminándole. «Jamás en tu vida vas a estar en el suelo, nada más que cuando te toque. Mientras tenga tu madre vida, tu mujer que siente adoración por ti y una familia que nos morimos por ti, no vas a estar en el suelo, no te hemos dejado solo nunca».

Kiko Rivera
Kiko Rivera, durante su entrevista en ‘Sábado Deluxe’ / Telecinco

A la tonadillera no le gustó que su hijo le diera tanta importancia a este bache emocional que sufre: «No quiero que sigas hablando de esos temas, Francisco, por favor. Eso te hace mal. Me hace mal. Quiero a mi hijo, al de siempre, al contento, al alegre, somos personas, estamos sanos, lo que tú estás pasando no es importante y te voy a explicar por qué: hay mucha gente que ha fallecido. Lo tuyo se puede curar, los que se han ido ya no». Isabel Pantoja reconoció haberse quedado «trastornada» después de escuchar el sincero alegato de su primogénito: «Lo tuyo se puede curar. Te pido, te suplico con toda mi alma y todo lo que te amo: tú no estás donde dices que estás. Por mí no te hubieras ido, tenías que habérmelo contado antes. Me he quedado trastornada». Finalmente, su madre le tendió la mano: «Sabes lo mal que está el mundo de la cultura ahora. Si no puedes trabajar y tu mujer es la que tiene que llevar el dinero a casa no pasa nada, no debes sentirte mal. Jamás te dejaré que estés en el suelo ni triste. No te lo voy a permitir, te haces daño tú y haces daño a las personas que te queremos», sentenció.

Tras finalizar la entrevista, Kiko Rivera confesó sentirse mucho mejor que cuando llegó al plató. En la mañana de este domingo ha puesto rumbo a su casa sin querer hacer más declaraciones. Le toca tirar hacia delante.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias