Duros momentos

Joaquín Cortés reaparece tras conocerse la deuda que podría hacerle perder su casa de Portugal

Joaquín Cortés
Joaquín Cortés

La crisis sanitaria provocada por el covid castigó duramente al sector cultural. Fueron muchos los conciertos y los espectáculos que se cancelaron tras la llegada de la pandemia, una situación que ha perjudicado a muchas personas de la profesión. Una de ellas es Joaquín Cortés, que vio su economía gravemente afectada debido a todos aquellos compromisos profesionales que tenía previstos y que poco a poco se fueron cayendo de su agenda.

Joaquín Cortés en una imagen de archivo./Gtres
Joaquín Cortés en una imagen de archivo./Gtres

Desde entonces, algo ha conseguido recuperar, pero al parecer no lo suficiente como para poder afrontar todos los gastos que conllevan su nueva vida en Portugal. Las deudas vuelven a acompañarle, o al menos, así lo ha confirmado Correiro da Manhã, el periódico luso que ha destapado los nuevos problemas económicos a los que se enfrenta el bailaor y que, en esta ocasión, ponen en jaque su permanencia en la vivienda portuguesa en la que reside junto a su familia desde principios de 2020. Según informó el citado medio, el coreógrafo lleva un año y medio sin pagar el alquiler de la propiedad situada en Lisboa, lo que le ha llevado a contraer una deuda que supera los 20.000 euros con el dueño del inmueble.

La información fue confirmada por el propio Joaquín poco después de salir a la luz, aunque lo cierto es que trató de justificar su impago reconociendo que el propietario de la casa había decidido subirle el alquiler solo por ser un personaje mediático. Esto generó un revuelo mediático que hizo que el principal damnificado diese la cara y contase su propia versión de los hechos. No solo desmintió el testimonio de Cortés, sino que además confesó que había llegado a bajarle el precio 400 euros. Mónica Moreno, la mujer del cordobés, también quiso pronunciarse al respecto, asegurando así que el motivo que los había llevado a dejar de pagar la cuota mensual acordada con el arrendador no era otro que su negativa a arreglar las humedades y las termitas que había en la casa.

Joaquín Cortés y Mónica Moreno, en un evento./Gtres
Joaquín Cortés y Mónica Moreno, en un evento./Gtres

Desde entonces, poco más se ha hablado del polémico asunto hasta que el pasado martes el coreógrafo fue preguntado por la prensa mientras transitaba las céntricas calles de la capital. Joaquín aclaró todas las dudas que han surgido en torno a este asunto y desveló los detalles que se esconden bajo este nuevo problema judicial.

En una actitud tranquila, el bailaor explicó que no puede profundizar demasiado en el tema dado que está en manos de sus abogados. Aun así, se mostró convencido de que los representantes legales pronto lograrán llegar a un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes. “Están mis abogados con ello y todo se va a aclarar en breve. Nosotros estamos más que tranquilos, estamos bien, a gusto y seguimos adelante como todo el mundo” aclaró.

Joaquín Cortés en un acto público./Gtres
Joaquín Cortés en un acto público./Gtres

Aún habrá que esperar para conocer el desenlace de este nuevo embrollo económico que ha desatado un auténtico revuelo mediático. Sin embargo, cabe destacar que no es la primera vez que el artista se ve envuelto en un problema de estas características. La comunidad de vecinos de la casa que poseía en el barrio madrileño de Lavapiés le denunció con el fin de recuperar los 30.000 euros que debía por todas las cuotas mensuales que no pagó. A su vez, Joaquín Cortés también vio como Hacienda le embargó varios de sus bienes por una deuda que rozaba los dos millones de euros.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias