GRAN AMIGO Y COMPAÑERO

Este es el misterioso hombre que ha devuelto la sonrisa a Ana Obregón

Ana Obregón
Ana Obregón

Han pasado más de dos años y medio de la muerte de Álex Lequio, y sin embargo, el corazón de su madre sigue estando completamente roto. Así lo deja entrever ella en todas y cada una de sus publicaciones y apariciones, en las cuales demuestra que la felicidad no ha vuelto a llamar a su puerta desde que su queridísimo hijo perdió la batalla contra el cáncer. No obstante, esta tristeza habría dado un giro de 180 grados en la vida de Ana Obregón gracias a la aparición de una persona que se ha convertido en uno de sus pilares fundamentales.

Ana Obregón emocionada / Gtres
Ana Obregón emocionada / Gtres

Este no es otro que Raúl Castillo. En los últimos días, la presentadora ha compartido con sus más de 900 mil seguidores en Instagram una serie de instantáneas en algunos puntos característicos de Roma y en compañía de un misterioso hombre del que ahora se han podido saber más detalles. Y es que, se trata de uno de sus mejores amigos, con quien está viviendo momentos inolvidables en la Ciudad del Amor y además parece estar siendo el encargado de devolverle, poco a poco, la alegría a la protagonista de Ana y los 7.

Pero, ¿dónde, cómo y cuándo surgió esta bonita conexión? Cabe destacar que el empresario y la modelo se conocieron en la tienda de ropa que a él le pertenece. Hace varios años atrás, Ana se presentó en el enclave en cuestión para encontrar una prenda perfecta que añadir a su armario, probablemente sin llegar a imaginar que el dueño del establecimiento se convertiría más tarde en uno de sus mejores e inseparables amigos. Tanto es así, que ya se ha convertido en una costumbre verles de viaje y en solitario. Habiendo ya viajado juntos a Ibiza para disfrutar de sus paradisíacas playas de aguas cristalinas y de su ambiente festivo, ambos han optado por poner rumbo a la capital de Italia, la cual luce perfectamente decorada teniendo en cuenta que la Navidad está a la vuelta de la esquina. Sin duda alguna, una escapada que ha servido a Obregón como perfecta desconexión de sus quehaceres laborales y de los problemas que en los últimos días han azotado su normalidad, entre los que está la reciente pérdida de su padre, Antonio García Fernández, a los 96 años de edad.

Como no podía ser de otra manera, tanto Ana como Raúl han dejado constancia, en sus respectivas redes sociales, del cariño que sienten el uno por el otro. En primer lugar, Obregón tomaba las riendas de su cuenta de Instagram para escribir en el pie de una de las imágenes lo siguiente: “Qué bonita visita a Roma de mi amigo del alma. Gracias por prestarme tus alas cuando me olvido cómo volar. Qué bonito reencuentro”, escribía. Por su parte, Castillo también hacía lo propio: “Estoy muy feliz querida amiga Ana Obregón. Es genial estar aquí contigo en la maravilla de Roma, coleccionando momentos. Gracias siempre por tu tiempo y amor, mi bella ragazza te adoro. Viva Roma y tu preciosa sonrisa. Te amo siempre, amor mío”, zanjaba.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias