Triste pérdida

Fallece Manolo Santana a los 83 años

Manolín, como le gustaba que le llamaran sus amigos, ha fallecido este sábado 11 de diciembre a los 83 años de edad a consecuencia de un fallo cardíaco. Su movilidad cada vez era menor, motivo por el que permanecía la mayor parte de su tiempo en su residencia de Marbella acompañado de Claudia Rodríguez, su actual esposa.

Su última aparición pública tuvo lugar a mediados de septiembre en el Mutua Madrid Open de Tenis, coincidiendo también con su primera vez frente a las cámaras tras la muerte de su exmujer, Mila Ximénez. La colaboradora falleció el pasado 23 de junio, un varapalo especialmente doloroso para su hija, Alba Santana, que ahora también se enfrenta a la repentina muerte de su padre.

Manolo Santana y Mila Ximénez junto a Alba / Gtres
Manolo Santana y Mila Ximénez junto a Alba / Gtres

Manolo Santana, el extenista que jamás se desvinculó del tenis, ha vivido hasta el último día de su vida ligado al mundo de la raqueta. Colgó la raqueta a principios de los 70 y lo hizo convencido. Sin embargo, antes de acabar la década, la desempolvó, cuando nadie lo esperaba, para jugar un campeonato de España en el que llegó, pese a sus años retirado, a las rondas finales.

El azar tuvo mucho que ver a la hora de encontrar la que ha sido la gran pasión de su vida. Cuando solo contaba 10 años de edad, la economía de su familia era más bien precaria y su hermano, más mayor que él, trabajaba como recogepelotas en el ya desaparecido Club Velázquez de Madrid. Una tarde se acercó a llevarle un bocadillo y entonces supo quería aprender a jugar, una curiosidad que, unida a una gran habilidad, le llevaron a forma parte de la historia del tenis español.

Muy pronto empezó a ganar títulos: Dos triunfos en Roland Garros, Uno en el US Open. Wimbledon. Líder en las finales de la Copa Davis de 1965 y 1967… estos son los títulos que quizá le llevaron a la gloria, a cruzar la línea entre un deportista más y uno cuyo nombre se conocía en todos los hogares españoles. Pero no fueron los únicos, en los 60, Manolo jugaba casi todos los días, además de España en Alemania, Francia, Estados Unidos, el Líbano, Japón y Argentina, sumando así un gran palmarés de títulos internacionales. 69 concretamente.

Manolo Santana en Madrid / Gtres
Manolo Santana en Madrid / Gtres

Sin duda supo hacerse un hueco en un momento de la historia de este país en que el tenis era un deporte reservado para la clase alta, para la aristocracia, para los señores. Él venía de una familia muy humilde y poco a poco logró que su nombre no pasara inadvertido. Tampoco su vida sentimental dejó indiferente a nadie y es que ha tenido cuatro matrimonios y cuatro hijos.

A pesar de este elevado número de bodas, ha sido un hombre que siempre ha buscado la estabilidad. En sus comienzos se casó con Fernanda Dopeso, con la que estuvo 20 años y tuvo 3 hijos: Manuel, Beatriz y Borja. El divorcio fue complicado, y poco después llegó a su vida una jovencísima Mila Ximénez. A su lado estuvo tres años, también pasaron por el altar y fruto de la relación nació su última hija, Alba. La modelo Otti Glanzielus llegó a su vida como un soplo de aire fresco y estuvo 18 años junto a él. Y ya con una edad mas madura conoció a Claudia, con la que contrajo matrimonio hace cuatro años y de la que ahora no se separa jamás.

Manolo Santana y Claudia Rodríguez / Gtres
Manolo Santana y Claudia Rodríguez / Gtres

Este último matrimonio de Santana ha sido quizá el más polémico, pues siempre ha habido muchas voces, cercanas a su entorno, que han apuntado a que ella controlaba en todo momento la vida de su marido, desde sus relaciones personales hasta su teléfono móvil o su club de tenis marbellí, ciudad en la que pasó la mayor parte de su vida. Pero el fallecido tenista nunca pareció quejarse de que esto fuera así. Sus últimos días los vivió al lado de Claudia y la imagen que proyectaban era la de un matrimonio felizmente unido.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias