Injertos capilares

Los clientes ponen en entredicho el negocio de Cristiano Ronaldo en España

Cristiano Ronaldo, líder de su clínica de injertos capilares / Gtres
Cristiano Ronaldo, líder de su clínica de injertos capilares / Gtres

Cristiano Ronaldo vive su particular cuento de hadas tras su regreso a Manchester. En sus primeros partidos todo le ha salido a pedir de boca. Ha visto puerta con facilidad y la comunión con su nuevo público es absoluta. Se está sintiendo como hacía años que no, pero eso no quiere decir que pierda de vista su futuro a medio/largo plazo, algo que pasa por cuidar sus negocios. Su retirada del fútbol está cada vez más cerca y cuando cuelgue las botas se dedicará a todos los proyectos que ha ido emprendiendo durante su carrera.

Uno de los más lustrosos y también sorprendentes fue la apertura de Insparya, su clínica de injertos capilares en el exclusivo barrio madrileño de El Viso. Todo un hito que fue obra de Paulo Ramos, fundador de Saúde Viável, quien junto al astro del balón quiso llevar a España sus trasplantes de pelo, precedido de su éxito en Portugal, con 12 años de experiencia y más de 40.000 intervenciones realizadas. Su modus operandi para acometer los problemas capilares se basan en técnicas como mesoterapia, plasma rico en plaquetas, micropigmentación o láser de baja frecuencia.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez, el día de inauguración de la clínica Insparya en Madrid / Gtres
Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez, el día de inauguración de la clínica Insparya en Madrid / Gtres

La gran inauguración de su primer local se celebró en febrero de 2019 y hasta allí se desplazaron CR7 y Georgina Rodríguez (administradora de la compañía). La apuesta era total puesto que se la equipó de 2.500 metros cuadrados, 18 quirófanos y 130 empleados.

En su sitio web se presentan como «un grupo Clínico exclusivamente dedicado al diagnóstico, tratamiento e investigación en el área de la alopecia, con clínicas en Portugal y España». Con dos años de vida y más de uno de ellos de pandemia, Insparya puede presumir de músculo financiero. Sus ingresos el pasado año fueron de 10,6 millones de euros, un 130% más que el primero, rondando unos beneficios en torno a los 1,8 millones de euros, según informa el diario Expansión.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Insparya (@insparya_es)

La buena marcha del negocio hizo que Cristiano y Paulo Ramos se plantearan ampliarlo a más puntos del país. Así fue como se inauguró hace un mes una nueva clínica en Marbello, centro neurálgico de Andalucía y una de las ciudades más importantes de la Costa del Sol. El futbolista ha extrapolado su ambición en el campo a su negocio de injertos y sus ánimos de expansión no quedan ahí. Tienen previsto abrir 10 clínicas internacionales de aquí hasta 2027. Algo que acometerán con un presupuesto inicial de 25 millones de euros. El grupo espera lograr una facturación cercana a los 100 millones de euros.

Las opiniones que ponen en jaque los injertos capilares de Cristiano

Los excelentes resultados cosechados por Insparya hablan muy bien de la visión de negocio de Cristiano Ronaldo. Pero siempre es interesante echar un ojo al grado de satisfacción de los clientes. En este sentido, las reseñas de Google son una herramienta muy útil. El grupo puede presumir de tener una puntuación de 4,6 puntos sobre 5 posibles, algo realmente extraordinario. No obstante, no es oro todo lo que reluce.

En este apartado existen algunas opiniones negativas de clientes que han valorado muy negativamente el sitio. Por ejemplo, un usuario relató hace cuatro semanas que «Tuve problemas con los pagos. No tienen comunicación entre las comerciales, se habla un precio y el día de la operación te dicen otro» y cuenta su propia experiencia: «Mi abuela fue la operada. Una vez acabada la operación nos llamaron y estuvimos en el garaje 10 minutos explicando los cuidados con mi abuela recién operada de pie, cuando la recomendación es un ambiente estéril. Los encargados de la operación están enfrente del garaje sentados en el suelo fumando en sus descansos con la vestimenta usada en quirófano».

El portal foro-injertodepelo.com es otro de los sitios preferidos de quienes deciden mejorar su salud capilar. Allí se vuelcan casos particulares en varias de las clínicas que se ocupan de esto e Insparya no es una excepción. Aquí las reseñas son bastante más contundentes. Rescatamos dos pertenecientes a usuarios tremendamente insatisfechos.

Cristiano Ronaldo, líder de su clínica de injertos capilares / Gtres
Cristiano Ronaldo, líder de su clínica de injertos capilares / Gtres

«Yo me la hice hace ocho meses y por ahora no estoy conforme. Me toca esperar otros cuatro meses pero no tiene buena pinta mi trasplante», escribió una persona hace un año. Otro de ellos se encontraba en la fase final de su trasplante y el resultado no fue como esperaba: «Soy la persona que comentó que estaba muy contenta. Llevo 8 meses y totalmente lo contrario, muy muy mal. Tengo un hueco en el medio que se nota muchísimo. Lo mismo, que me espere al año y que siga con Minoxidil para hacer más ancho y fuerte el pelo. Sinceramente, creo que he tirado el dinero a la basura, he mejorado sí, pero para lo que cuesta es una vergüenza. Yo tenía muy poco trozo que rellenar, no tenía complicación. NO RECOMIENDO LA CLÍNICA», dice con rotundidad. Como este se pueden encontrar más reseñas de desaprobación.

En definitiva, todo lo que rodea a la clínica de injertos capilares de Cristiano Ronaldo parece ir viento en popa. Es de justicia reconocer que la mayoría de opiniones son positivas, pero las negativas empiezan a tener bastante peso. ¿Se resentirá el negocio del crack portugués?

Lo último en Actualidad

Últimas noticias