altas temperaturas

Una ola de calor obliga a estos países a activar el confinamiento climático

El cambio climático ha hecho que las olas de calor de abril en Asia sean más extremas, según World Weather Attribution

Distintos gobiernos de países asiáticos piden a la población que se queden en casa para evitar el calor extremo

confinamiento climático
Turista en Bangkok durante la ola de calor (Foto EFE)
Antonio Quilis Sanz
  • Antonio Quilis Sanz
  • Periodista especializado en información medioambiental desde hace más de 20 años y ahora responsable de OKGREEN en OKDIARIO. Antiguo director de El Mundo Ecológico y colaborador en temas de medioambiente, ecología y sostenibilidad en Cadena Ser.

Un nuevo término se está acuñando para describir lo que está ocurriendo en Asia, lo llaman confinamiento climático, y es la consecuencia de las altas temperaturas que están viviendo los habitantes de Filipinas, Bangladesh y Tailandia.

En el sur y sudeste asiático se han empezado a tomar medidas para proteger a los ciudadanos de las temperaturas de récord que se están registrando en países en estos tres países, una ola de calor que empezó a mediados de abril y es la peor registrada en estas fechas en esta zona del planeta.

Según World Weather Attribution esta situación ha forzado al cierre de miles de escuelas en el sur y sureste de Asia y ha impactado de manera «desproporcionada» sobre algunos grupos poblacionales, como trabajadores de la construcción, conductores, agricultores, pescadores, etc.

Sensación térmica de 50 grados

Por ejemplo, en Bangladés y Tailandia la sensación térmica supera los 50 grados, en Manila se han habilitado duchas portátiles en Manila, para los más pequeños que llevan toda la semana sin clase.

En esta zona del planeta el mercurio marca más de 40 grados agravada por  una humedad altísima, por lo que el Gobierno ha decidido cerrar los colegios y pedir a la gente que se quede en casa.

Lo llaman confinamiento climático, un nuevo concepto que no sólo afecta a Filipinas. Todo el sudeste asiático lleva semanas sufriendo una ola de calor extrema y afecta a unos países que no están preparados para superar este momento de estrés meteorológico.

Muertes y cierre de colegios

En Bangladés y Tailandia ya se están notificando decenas de muertos a causa de las altas temperaturas, donde los gobiernos han activado el confinamiento climático cerrando colegios y pidiendo a la gente no salir a la calle.

El cambio climático ha hecho que las olas de calor de abril y mayo en Asia sean más frecuentes y extremas, según un estudio de World Weather Attribution.

Para llegar a esta conclusión, científicos de Suecia, Malasia, Países Bajos, Estados Unidos y Reino Unido han combinado modelos climáticos con observaciones.

Medidas

En opinión de los expertos, medidas como los descansos programados, los horarios fijos o los programas de descanso-sombra-rehidratación deberían formar parte de las guías de protección a los trabajadores de las zonas afectadas.

Por último, también han reclamado estrategias colaborativas intersectoriales que se centren en proporcionar asistencia inmediata durante los días cálidos.

Ola de calor filipinas
Una estudiante de Filipinas realiza sus clases de forma telemática para no salir de su casa por la ola de calor (Foto: Europa Press)

Multiplicado por cinco

Así, han reseñado que un evento así hubiese sido imposible en Filipinas si no fuese por el cambio climático, mientras que en Asia Occidental este fenómeno incrementó por un factor de cinco las probabilidades de que sucediese una situación de este estilo.

En lo que respecta a la intensidad, los expertos han estimado que una ola de calor de este tipo en Asia Occidental es hoy en día alrededor de 1,7 °C más cálida de lo que habría sido sin la quema de combustibles fósiles. Mientras, la intensidad de la ola de calor en Filipinas es alrededor de 1,2 °C mayor debido al cambio climático.

Aumento de frecuencia

En general, los investigadores han apuntado a que un evento de este estilo no es «muy extraño» en estas regiones. En Asia Occidental, la probabilidad de que ocurra es de alrededor del 10%, o lo que es lo mismo, de que suceda una vez cada diez años.

En Filipinas, en general y sin la influencia de El Niño, la posibilidad disminuye a una vez cada 20 años. En el sur de Asia, la probabilidad descienda a una vez cada 30 años.

En este marco, han observado una señal fuerte de cambio climático en la temperatura media de abril y han concluido que estas temperaturas extremas son alrededor de 45 veces más probables y 0,85 °C más cálidas.

Ola de calor India
Refrescante ducha en la calle durante una de calor en India

Calor extremo

En este sentido, los científicos del informe han recordado que han efectuado otras dos investigaciones sobre la misma región en los últimos dos años. Sus conclusiones van en la misma línea de los resultados de aquel entonces, cuando hallaron que el cambio climático provoca que el calor extremo sea 30 veces más probable y 1 °C más cálido.

A su vez, los autores del estudio han avisado de que si la temperatura mundial llega a aumentar 2 °C con respecto a los niveles preindustriales, aumentaría aún más las probabilidades de calor extremo en las dos regiones.

En concreto, aventuran que puede multiplicarse por un factor de dos en Asia Occidental y de cinco o incluso más en Filipinas. Además, las temperaturas en Asia Occidental subirán 1 °C y en Filipinas, un 0,7 °C.

Precariedad para la población

Según detalla la investigación, la ola de calor, además del confinamiento climático, también ha extremado las condiciones ya precarias de desplazamientos internos y de aquellos en campos de refugiados o en zonas de conflicto, que afecta a 1,7 millones de desplazados internos en Gaza.

En general, los científicos han criticado la poca atención que se pone en mejorar los edificios con déficits estructurales, como aquellos que tienen techos con amianto.

Asimismo, han reclamado que países como India, que tiene planes de acción integrales en marcha, los expandan con regulaciones obligatorias para proteger a su vez a las personas más vulnerables.