Salma Hayek habla sobre su traumática escena de sexo con Antonio Banderas

La película 'Desperado' marcó un antes y un después en la vida de Salma Hayek y es que en ella no solo conoció a Antonio Banderas, también rodo su primera escena de sexo.

  • LOOK

Detrás de una película hay horas de grabación y preparación en las que los actores deben poner no solo todo su talento, también partes de sí mismos muy íntimas que hacen aflorar sentimientos. Las escenas de sexo suelen requerir tener mucho de esto segundo, pues precisan de una confianza entre dos personas que muchas veces puede no existir. Eso es lo que le sucedió a la ahora famosísima Salma Hayek en el año 1995 durante el rodaje de ‘Desperado’, una película de Robert Rodriguez en la que compartía escena con Antonio Banderas.

Salma Hayek y Antonio Banderas
Salma Hayek y Antonio Banderas se conocieron en el rodaje de ‘Desperado’ / Gtres

Si bien la cita tuvo buena acogida, ahora la mexicana ha querido recordar la parte menos agradable de la grabación, pue ha confesado que fue en ese filme cuando lloró por primera vez en un rodaje. El motivo no fue otro que el tener que rodar una escena de sexo con Antonio Banderas, algo que no aparecía en el guion cuando aceptó el trabajo.

«Fue algo que exigió el estudio cuando vio la química que teníamos», ha contado esta semana en el programa ‘Armchair Expert’, asegurando que para ella no fue fácil. «La esposa de Robert Rodríguez en ese momento se convirtió en mi mejor amiga. Ella era la productora. Robert Rodríguez puede hacer de todo en un set de filmación… era como mi hermano. Así que cerraron el plató y solo estábamos Robert, Elizabeth, Antonio y yo. Eso estba bien, pero yo nunca había hecho algo así (una escena de sexo). Así que cuando íbamos a empezar a rodar me puse a llorar. Le dije: ‘No sé si puedo hacerlo… tengo miedo’», ha contado.

Salma Hayek
En un primer momento Salma no quiso hacer la escena / Gtres

Una de las cosas que más la intimidaban en aquel momento era trabajar de una manera tan íntima como el malagueño, a quien ha definido como una persona «muy libre» en su forma de actuar. «Una de las cosas que más me asustaban era Antonio. Por supuesto él fue un absoluto caballero y muy majo conmigo. De hecho, seguimos siendo muy amigos. Pero él era demasiado libre. Eso era lo que más miedo me daba. Daba miedo porque para él era como si nada y eso me asustaba porque nunca había estado frente a alguien así. En esa situación… me puse a llorar. ‘Dios mío, me estás haciendo sentir terrible’, dijo Antonio. Estaba tan avergonzado que estaba llorando. No soltaba la toalla que tenía puesta… y ellos intentaban hacerme reír para que me relajara, pero cuando me la quitaba a los dos segundos empezaba a llorar de nuevo. Al final logramos terminar la escena. Hicimos lo mejor con lo que podíamos hacer entonces”, ha explicado.

Salma Hayek y Antonio Banderas
A día de hoy, ambos son muy amigos / Gtres

Pero no era lo único que se le pasaba por la cabeza en aquel momento, «otra de las cosas en las que más pensaba era en mi padre y en mi hermano. En lo que iban a pensar cuando vieran la película. Los hombres no tenéis que pasar por esto. Si un chico enseña algo en una película su padre va a gritar orgulloso diciendo que es hijo suyo», ha dicho, poniendo la tilde en un pensamiento machista que todavía sigue existiendo.

Dicen que las primeras veces pueden no ser fáciles y el testimonio de Salma así lo demuestra. Con el tiempo ha ido ganando profesionalidad y su trabajo es impecable. A pesar de todo, seguro que recuerda con cariño esa primera vez en la que tuvo al mejor compañero de todos, Antonio Banderas.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias