Altibajos

Miguel Bosé, devastado por la muerte de su madre, celebra el noveno cumpleaños de sus dos hijos mayores

En 2011, llegaron a casa del cantante dos hermosos bebés a los que cuidaría y mimaría para siempre. Eran sus hijos biológicos gracias a la gestación subrogada

  • LOOK

Ha sido un cumpleaños triste sin la nonna. Los dos hijos mayores de Miguel Bosé, Diego y Tadeo han cumplido nueve años junto a un devastado padre que acaba de perder a la mujer más importante de su vida, su madre, Lucía Bosé. La querida actriz italiana fallecía este lunes a consecuencia de una grave neumonía en su casa de Brieva (Segovia). En mayo pasado pudimos ver a un orgulloso Miguel posar por primera vez con sus mellizos mayores en el estreno de Godzilla, que tuvo lugar en la ciudad norteamericana de Los Ángeles. Los 3 iban vestidos iguales, con falda y chaqueta, muy al estilo Bosé.

Nueve años ya desde que Miguel cumpliera el sueño de ser papá. Él mismo lo comunicó en sus redes sociales en 2011. A su casa habían llegado dos hermosos bebés a los que cuidaría y mimaría para siempre. Eran sus hijos biológicos gracias a la gestación subrogada. Siete meses más tarde llegaban dos niños más, Ivo y Telmo, hijos biológicos de Nacho Palau, también por el mismo método y en Estados Unidos, con quien Miguel compartía en ese momento su vida, tal y como el mismo Palau, escultor de profesión, confirmaba en el comunicado que emitió en octubre de 2018.

Miguel Bosé
Miguel Bosé junto a su madre, Lucía Bosé / Gtres

En el escrito, difundido por un despacho de abogados de Valencia, a raíz de la separación de ambos artistas y que desveló de un plumazo la relación de la pareja y la paternidad de cada uno de los niños, el escultor explicaba que tomaba medidas legales para “defender sus intereses y, fundamentalmente, los de sus hijos menores”. Bosé, instalado en México, se quedó con los 2 mayores en la ciudad azteca y Palau se instaló en Chelva (Valencia).

Cuando nacieron los pequeños, la ley no permitía inscribirlos a nombre de los dos. La maternidad subrogada es ilegal en España y tampoco permitía hace 9 años la adopción mutua. Miguel los presentó siempre como suyos. En diferentes entrevistas habló de “su camada”, de “sus cuatro leones”, de cómo le había cambiado la vida y detallaba que era padre soltero. Ni una palabra sobre Palau. Tras la separación, el escultor reclamó judicialmente compartir la atención y educación de los 4 niños. Para ello, presentó una demanda en la que solicitaba una doble acción de filiación con el fin de que los 4 niños sean reconocidos como hijos legales de ambos.

Desde entonces, la relación entre Palau y Bosé ha mantenido una tensa calma que tras un año ha sido lo suficientemente cordial como para que este pasado verano los 4 hermanos volvieran a reunirse tras la separación inicial. Ambos alcanzaron un acuerdo privado, pendientes de la resolución judicial que decida la situación final de los 4 menores y la reclamación económica del escultor al cantante. El encuentro fue discreto, lejos de las cámaras, pero tampoco se escondieron. Se trataba de dar normalidad a los chicos e incluso los 4 acompañaron a Miguel durante una grabación del programa televisivo de cocina ‘MasterChef’.

Miguel Bosé
Miguel Bosé en los Latin American Music Awards 2016 / Gtres

El cantante, ídolo y artista de éxito en España durante las décadas de los setenta, ochenta y noventa, llegó a finales de junio a Madrid y se instaló en la casa familiar de Somosaguas (hoy de su propiedad). Allí estaba su mamma, Lucía Bosé. Ella ha sido la gran mujer de su vida, la que siempre estuvo a su lado incluso para decirle lo que no hacía bien, como ella misma contaba en una entrevista televisiva. Decía que a su hijo no lo juzgaba, se limitaba a quererlo, pero que era dura cuando tenía que serlo, sobre todo, al opinar sobre su arte. La relación de Miguel con su padre, el desaparecido y admirado matador de toros Luis Miguel Dominguín, fueron difíciles durante muchos años. El padre tenía puestas las miras en otro tipo de vida para su único hijo varón. Se adoraban, pero no encajaron hasta la madurez del torero. Miguel sufrió mucho y ha dejado testimonio en diferentes entrevistas, pero su madre… ella siempre estuvo a su lado. Su relación era muy especial, diferente y muy intensa. Cuando Miguel decidió hacer cine, allí estuvo la mamma; cuando se subió a los escenarios a cantar, allí estaba la bella Lucía, la miss italiana que dejó el cine cuando se casó con el torero -como ella llamaba a su marido- y tuvo tres hijos: Lucía, Paola y Miguel. Cuando Miguel decide ser padre, allí estaba su madre convertida en la nonna amantísima y tras la complicada separación de su hijo y la demanda de su expareja, Lucía siempre estuvo a su lado. Viajaba a menudo a México. Su hijo no lo estaba pasando nada bien. Era público y notorio. Miguel tuvo, además, un problema en las cuerdas vocales. Siempre ha muerto de amor por él, y Miguel por ella.

Temas

Lo último en Actualidad

Últimas noticias