En recuperación

Lydia Lozano habla desde el hospital: «Estoy dolorida y dopada»

La colaboradora de 'Sálvame' habla por primera vez desde que fuera operada de la espalda hace unas horas y después de deslizarse que estaba peor de lo que se esperaba.

Ver vídeo

Conforme pasan las horas empiezan a conocerse más datos acerca del estado de salud de Lydia Lozano. La periodista pasó por el quirófano de urgencia el pasado martes con el objetivo de solucionar unos problemas en las cervicales que le generaban mucho dolor últimamente. La preocupación estaba empezando a crecer después de que en ‘Sálvame’ comentaran que los médicos «se habían encontrado todo peor de lo que se esperaban». Pero ahora, Kiko Hernández ha dado la última hora tras mantener una conversación con ella.

Su compañero ha explicado en el programa de Telecinco que habló con su amiga el martes por la noche y que se encontraba «muy dolorida» y también «dopada» por la gran cantidad de analgésicos que está recibiendo para paliar el dolor de la operación. El director de ‘Sálvame’ también ha explicado que Lydia ha pasado una primera noche malísima a consecuencia de los dolores que le está generando la intervención. Con su ácido humor habitual, Kiko bromeó con ella por teléfono diciéndola que «ahora vas a ser más alta».

Lydia Lozano, justo antes de entrar al hospital donde se ha sometido a la intervención de espalda / Gtres
Lydia Lozano, justo antes de entrar al hospital donde se ha sometido a la intervención de espalda / Gtres

Hace tan solo unos minutos ha hablado en ‘Sálvame’ sobre su operación: «Cuando me saquen la medicación tendré más dolores», comienza diciendo. «Me he enterado de cómo te operan y te cuelgan de la cabeza una cosa tremenda…», dice asustada. Lydia ha dicho que «me han enseñado el antes y después de las radiografías y no doy crédito. No entendían como aguantaba los dolores».

«La noche la he pasado fatal, ayer me doparon tanto que por la noche estaba súper despierta y con dolores», seguía la periodista, que añade que tenía tantos nervios que necesitó una pastilla para antes de entrar en quirófano ya que no es una operación que requiera de anestesia general. «Me dijeron que así no me podían operar porque tenía que estar quieta» y es que según le contaron después la colgaron de la cabeza para operarla de las vértebras.

De cara a la recuperación, los médicos le han dicho que aunque va a tener dolores, puede hacer vida normal. Debe caminar todos los días durante al menos media hora y, sobre todo, tener cuidado con los movimientos de la cabeza y evitar cargar peso.

Lydia Lozano
Con esta intervención Lydia quiere solucionar sus problemas de cervicales / Gtres

La recuperación de Lydia Lozano apunta a ser lenta y dolorosa. La espalda es una zona muy sensible y hasta que no esté completamente recuperada y sin apenas molestias no se producirá su regreso al plató del programa de sobremesa de Telecinco. Sabe que no va a tener ningún problema y que además sus compañeros la van a arropar en todo momento porque es uno de los rostros más queridos. Pese a todo, ella es terca y está convencida de que podrá volver pronto a su silla: «Pediré el alta cuanto antes ¡Si he ido a trabajar hasta con una costilla rota!», ha contado en una entrevista con la revista ‘Semana’.

Justo antes de entrar al hospital el pasado martes, Lydia hablaba de sus temores ya que la operación podría revestir cierta gravedad: «Me da mucho miedo, tengo que estar dos días de momento en el hospital. Le dije al médico que no me explicara nada sobre la operación». A sus 60 años, su resistencia física ya no es la de antes y no podía seguir con su ritmo de vida habitual, por eso, tomó la decisión de entrar a quirófano. El mayor pavor que tenía era quedarse en silla de ruedas y por eso se animó finalmente a pasar por el quirófano.

No obstante, es una decisión que lleva tiempo meditando: «Desde hace un mes tengo hormigueo en las manos, pensé que era por dormir mal. Al ponerme a leer no sentía el libro y me fui a Urgencias». También desveló que la operación quería haberla llevado a cabo antes pero que con la tercera ola de contagios de COVID los hospitales han estado saturados y no ha sido posible hasta ahora.

Lydia Lozano, en una imagen de archivo / Gtres

En la entrevista con la revista ha hablado de su perfil más bajo en ‘Sálvame’, una actitud que ha adoptado con el paso del tiempo: «Charly me dice, ‘¿Por qué no te levantas y das un golpe en la mesa. Me gustaría ser la de antes pero me da pereza entrar en guerra». Ahora se siente a gusto en el programa y atrás quedan esos momentos en los que se planteó abandonar: «Tengo la cabeza muy bien amueblada y con 60 años soy la que menos se queja».

Lo último en Actualidad

Últimas noticias