'Supervivientes'

Jessica Bueno y Kiko Rivera: los primeros pasos de una expareja condenada a entenderse

Recordamos cómo surgió el amor entre el hijo de Isabel Pantoja y la modelo en un momento delicado para ellos tras la polémica celebración de la comunión de su hijo en común.

Ver vídeo

No es fácil terminar un amor y mantener una buena relación, a veces ni tan siquiera cordial. Que se lo digan a Kiko Rivera y Jessica Bueno. Ambos se han convertido en noticia últimamente tras la comentada comunión de su primogénito, una celebración que ha resultado por ser mucho más polémica de lo que ambos quisieran en un principio. Pero solo es un episodio más que ejemplifica lo complicado que es entenderse cuando hay pequeños de por medio. No hay mejor momento para rememorar su historia, ahora que sus nombres están tan de actualidad.

Antes de los problemas derivados de su ruptura, ambos vivieron un romance intenso que se gestó con playas paradisíacas como telón de fondo. ¿Recordáis sus inicios? Hay que remontarse hasta hace una década. Corría el año 2011. Ella venía de ser protagonista de la prensa del corazón gracias a un breve romance con el tenista Feliciano López. A él no le hacían falta presentaciones porque su apellido lo dice todo. ‘Supervivientes’ iba a cruzar sus caminos.

Los dos habían sido elegidos para formar la nómina de concursantes de esa edición. Compartirían tiempo y espacio con otros rostros muy conocidos de la televisión tales como Aída Nízar, Jacobo Ostos, Sonia Monroy, Tony Genil, Tamara Gorro, Reyes Estévez, Tatiana Delgado, José Manuel Montalvo o Rosa Benito.

El sol de Honduras iba a ser testigo directo del nacimiento de un amor explosivo. Jessica comenzó su aventura dedicándole el salto en helicóptero a su hermano y ser una de las favoritas. Aun así no hizo mal papel, siempre desde un segundo plano, al durar 77 días y ser la undécima expulsada, colándose entre los seis últimos. La mitad de tiempo permaneció Kiko Rivera en el concurso. Solo duró 35 días hasta que un ataque de gota le mandó para España. En poco menos de un mes, el hijo de Isabel Pantoja tuvo tiempo de conectar e intimar con la modelo.

Kiko Rivera y Jessica Bueno, en 'Supervivientes 2011' / Telecinco
Kiko Rivera y Jessica Bueno, en ‘Supervivientes 2011’ / Telecinco

Jueguecitos en el agua, noches durmiendo agarrados de la mano y demás flirteos marcaron la convivencia de ambos en territorio hondureño. No obstante, ellos se desmarcaban de las hipótesis sobre su amor: «Nos hemos conocido aquí, somos buenos amigos, pero no pienso más allá», decía Kiko Rivera. Uno de los momentos más destacados de la edición tuvo lugar con la llamada de Isabel Pantoja a su hijo en la que tuvo unas palabras hacia quien sería su nuera poco después: «Jessica, guapa, gracias por ser amiguita de mi niño».

Bien es cierto que dentro de la isla solo hicieron una bonita historia de amistad ya que no pasaron a mayores. Sin embargo, al concluir el reto selvático de ambos dieron rienda suelta a su pasión. De hecho, fue uno de sus compañeros de ‘reality’ quien auguró lo que pasaría: «En España, Kiko y Jessica se van a ver y van a ser más que amigos», comentó Tony Genil. Y así fue porque ese mismo verano de 2011 lo pasaron juntos en Cádiz.

Kiko Rivera y Jessica Bueno, veraneando en Cádiz en 2011 / Gtres
Kiko Rivera y Jessica Bueno, veraneando en Cádiz en 2011 / Gtres

Su bonita historia tuvo como epicentro el nacimiento del primer hijo para ambos en noviembre de 2012. En abril de 2013 romperían «de mutuo acuerdo» tras varios problemas sentimentales. Desde entonces han tenido la difícil tarea de criar a su hijo estando separados y viendo cóno algunos rescoldos del pasado siguen presentes en la actualidad, tal y como ha quedado demostrado.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias