DESBORDADA POR EL CARIÑO

El precioso regalo que ha recibido Ana Obregón tras las Campanadas

Las muestras de cariño y los detalles continúan llegándole a Ana Obregón después de haber dado las Campanadas en su regreso a televisión, tras el fallecimiento de su hijo Álex

  • LOOK

Sobrepasada por el cariño recibido y aún en una nube, así continúa Ana Obregón tras su regreso a televisión, siendo una de las maestras de ceremonias que dieron las Campanadas en la última noche de este año tan complicado para toda la sociedad en general, y para ella en particular. Alabada en redes sociales y por la gran mayoría del público, la polifacética actriz se ha visto desbordada de nuevo con el precioso detalle que ha tenido con ella la joyería Rabat, cuyas joyas completaron el impresionante look que eligió para volver a ponerse delante de la cámara, siete meses después del fallecimiento de su hijo Álex, en Nochevieja.

Ana Obregón
La presentadora deslumbró con su look: joyas de Rabat y un impresionante vestido blanco de Alejandro de Miguel/@ana_obregon_oficial

Ha sido la propia Ana la que ha compartido el detalle que la familia Rabat ha querido tener con ella por lucir sus creaciones en una noche tan especial y emotiva. A través de sus stories y con la voz entrecortada por la emoción, Obregón ha mostrado el obsequio en homenaje a Álex Lequio: una gargantilla con un colgante con el nombre de su hijo. «Gracias…gracias de corazón», se le escucha decir a la actriz y presentadora muy emocionada.

Ana Obregón
El detalle de la familia Rabat con Ana Obregón, ha dejado casi sin palabras a la presentadora/@ana_obregon_oficial

Ana Obregón se presentó ante millones de telespectadores, junto a su compañera Anne Igartiburu, con un impresionante look que ya ha pasado a la historia de la televisión. Rabat puso las joyas y Alejandro de Miguel firmó el vestido blanco en recuerdo de su hijo, con el que deslumbró. Un diseño lleno de significado como la propia presentadora reveló ante su audiencia: «(El blanco) es el color del luto en otros países, por eso me he decidido por él». Y aprovechó para agradecer el inmenso trabajo al creador: «Gracias a Alejandro por tener paciencia conmigo, porque no he salido casi de casa», explicó minutos antes de dar las Campanadas.

Las muestras de cariño y apoyo que ha recibido desde el pasado 31 de diciembre han sido constantes. Amigos, familiares, seguidores, todos se han volcado con ella, con su fortaleza a la hora de dar un paso adelante y regresar al trabajo en pleno duelo, y se han sentido identificados con el mensaje que transmitió «transformando el dolor en amor». Ana hizo un llamamiento a la esperanza y apeló a aumentar los medios para la investigación científica, además de enviar su cariño a todos los familiares que han perdido un ser querido en el 2020 y a todos los enfermos que se encuentran luchando por recuperarse.

Ana Obregón
Su hijo estuvo presente en todo momento/RTVE

Álex estuvo presente, como no podía ser de otra manera, durante toda la velada. Aunque mostró una gran entereza, la presentadora no pudo evitar llorar en más de una ocasión. Con su hijo en el recuerdo, contaba que casa año que retransmitía las uvas le enviaba un mensaje y un beso a su hijo, momento en el que entonces enviaba uno al cielo. «Mi hijo siempre decía que lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres, cuando se van ya no puedes dedicárselo», dijo entonces.

Fue en octubre cuando se conoció la noticia del regreso de Ana Obregón a televisión, y en una noche tan especial como la del 31 de diciembre. A partir de ese momento la expectación estuvo servida entorno a ella. Y eso se ha traducido en más de 7 millones de personas viendo a Ana y a Anne Igartiburu retransmitiendo las Campanadas. Las más vistas en los últimos diez años. El perfil de Instagram de Obregón ha estado de lo más activo a lo largo de estos primeros días de enero. Ahí ha querido agradecer la acogida, ha hecho todo un alarde de generosidad al tener presentes al resto de presentadores de las Campanadas de las otras cadenas, y por supuesto ha seguido recordando a su hijo.

«Cuando leí la audiencia esta mañana escuché la voz de mi hijo dicéndome: ‘¡BRAVA MAMMA!’, y por primera vez sonreí de verdad». «Las audiencias son solo números, pero me alegro de que esa noche llegáramos a tantos millones de corazones», escribía en otro post. Por supuesto en sus agradecimientos también hubo un apartado especial para Anne Igartiburu, la otra estrella de la noche: «Tuve la suerte de volver a mi casa (RTVE) y no hubiera podido hacerlo sin una compañera como Anne». Dos madres, dos mujeres, emoción y elegancia a raudales. Las dos tuvieron su sitio y el mensaje caló más que hondo en su audiencia.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias