Cómo poner las cadenas a las ruedas del coche

Cadenas
Te explicamos cómo ponerle las cadenas al coche en los días donde la nieve haga inevitable su uso, además de darte una serie de recomendaciones útiles para que no tengas ningún problema al respecto.

El invierno trae consigo las nevadas, y con ellas llega una de las situaciones más complicadas a la hora de ponerse al volante. En algunos casos, el blanco elemento demanda el ponerle las cadenas a las ruedas del coche. Pero, ¿sabemos cómo hacerlo? Vamos a darte una serie de claves para que la experiencia sea positiva.

Dónde poner las cadenas

A la hora de poner las cadenas a las ruedas, debemos detener nuestro coche en un lugar seguro y, sobre todo, donde nosotros no estemos al alcance de otro vehículo. Ten en cuenta que las condiciones pueden hacer que otros conductores pierdan agarre y sufran accidentes.

Una vez hecho esto, has de colocar las cadenas en las ruedas motrices, es decir, las que descargan la potencia del motor sobre el piso. En el caso de los coches de tracción integral, lo suyo es colocarlas en las cuatro ruedas.

Cuando vayamos a ponerlas -hablamos de las metálicas-, lo más importante es que cada una de ellas esté bien desliada, sin nudos. Primero se pasa por detrás del neumático, y cuando está bien desplegada se levantan los extremos del anillo interior y se atan por la parte superior del neumático. Entonces hay que ir centrándola por delante, cerrarla, tensarla al máximo y atar el cabo sobrante. En el caso de las textiles, es como poner una funda sobre cualquier otro objeto.

Elige bien las cadenas

Hay que saber cuál es la adecuada para nuestro neumático. Tenemos de varios tipos, como las de eslabones de acero, que garantizan buena tracción en nieve, son duraderas y resistentes, y las textiles, compuestas y tipo araña, que también tienen buenas prestaciones y son todavía más fáciles de montar.

Ojo con la velocidad

Ponerle las cadenas a las ruedas del coche no significa que podamos alcanzar velocidades de seco durante el trayecto. Es más, se aconseja no superar los 30 km/h en el caso de que éstas sean metálicas, y 50 km/h con el resto.

Comprueba que están bien puestas

Una vez que hayas colocado las cadenas -algo que has de hacer solo si hay nieve, no en previsión de ella-, lo suyo es que avances unos 100 o 200 metros y vuelvas a detenerte a comprobar que todo sigue en su sitio. La tensión del momento y el frío puede hacer que hayas cometido algún error de montaje inconscientemente. Solo será 1 minuto y te permitirá tener la seguridad de que no vas a sufrir percances.

Utiliza guantes

Es totalmente recomendable la utilización de guantes durante las maniobras de montaje y retirada de las cadenas. Además de protegerte del frío, que puede hacerte perder la sensibilidad, evitarás exponerte a cortes y otras lesiones menores típicas de la manipulación de estos elementos.

Comentar

Últimas noticias