Peugeot 508 PSE SW: híbrido, deportivo, familiar y con mucho estilo

Peugeot 508 PSE
Peugeot 508 PSE SW

Todo el mundo lo mira. Y no es para menos. El Peugeot 508 PSE SW es un familiar de líneas afiladas, híbrido enchufable y su estilo da un salto de calidad en la marca del grupo Stellantis. Peugeot entra así de lleno en el mercado de los deportivos familiares a competir cara a cara, principalmente, con los Audi, BMW y Mercedes.

La marca francesa ha lanzado en España la joya de la corona. Una generación de coches bajo la denominación Sport Engineered del que el Peugeot 508 marca la línea a seguir. La capacidades de este coche son excepcionales. Aúna bajo el capó una combinación de motor gasolina y dos eléctricos que le confieren 360CV de potencia. Una bestia, la más potente de la marca del león.

Pero el reto no era sólo crear un coche que destaque por sus capacidades deportivas. El consumo es bastante contenido para un coche que monta esta motorización, gracias a la tecnología híbrida. Además, viene cargado de tecnología que hará las delicias de los compradores. Eso sí, hay que estar preparado para pagar su precio: 62.200 euros.

Estilo, tecnología, confort y potencia. Una mezcla explosiva para un familiar, un segmento dejado de lado últimamente por los SUV, pero que para aquellos que quieran gozar de una verdadera experiencia de conducción, el Peugeot 508 PSE SW cumplirá sus expectativas.

Pese a su longitud, el Peugeot 508 PSE SW se comporta de manera excepcional en tramos de curvas. Vale, es verdad que cuando llevas a la familia y el coche cargado hasta los topes, lo menos importante es sacar el lado deportivo. Pero gracias precisamente a ese comportamiento deportivo, este familiar es capaz de tomar cualquier curva sin problema, sin sustos, con un agarre más que notable.

El confort se hace sublime en tramos de autovía. El silencio en el interior y sus prestaciones le convierten en un coche comodísimo para hacer kilómetros.

En el capítulo tecnológico el Peugeot 508 PSE SW cuenta con los últimos avances tecnológicos, que van desde el i-Cockpit con un volante de pequeño tamaño donde figuran las tres garras Kryptonite, elemento distintivo de la gama Sport Engineered, y un cuadro de instrumentación 100% digital. Los gráficos de esta última y de la pantalla central HD de 10 pulgadas (25,4 cm) adoptan la firma de la gama para incrementar su exclusividad.

Cámara de visión nocturna, ayudas a la conducción semiautónoma, frenada automática de emergencia, control de crucero adaptativo con función Stop & Go… además de un equipo multimedia con todo lo necesario para convertir cada viaje en un placer.

La couperización del Peugeot 508 PSE SW envuelve al conductor y al acompañante, que se sienten recogidos en unos asientos con reglajes eléctricos que permiten alcanzar la mejor y más cómoda postura de conducción. Hay quien se puede sentir un poco ‘atrapado’ si se pasa de un SUV a este familiar de lujo, pero es cuestión de minutos adaptarse a su puesto de conducción. Además, esta versión SW (Station Wagon – familiar) cuenta con el maletero de mayor capacidad de todo el segmento.

También berlina

El Peugeot 508 PSE cuenta también con una versión berlina, más adecuada para aquellos que quieran hacer un uso más deportivo de este coche de la marca del grupo Stellantis. Tanto la versión berlina como el SW cuentan con distintos modos de conducción: electric, confort, hybrid, sport y 4wd.

Con el modo eléctrico podrás rodar en modo 100% eléctrico durante 42 km, pasando al modo hybrid cuando se agote la capacidad de la batería, un acción que pasa desapercibida para el conductor que únicamente debe centrarse en disfrutar de la conducción. Gracias al sistema híbrido, el Peugeot 508 PSE cuenta con la etiqueta 0 de la DGT, con lo que no está sometido a restricciones de tráfico por contaminación y puede acceder al centro de las ciudades sin problema.

El modo hybrid, el que probablemente se use más, dota al Peugeot 508 PSE de las capacidades del motor térmico de gasolina y de los dos motores eléctricos que monta. Además, la batería se recarga en marcha al frenar o al levantar el pie del acelerador. El modo confort es prácticamente idéntico al hybrid, sólo que la suspensión es más blanda para aumentar la confortabilidad de conductor y pasajeros.

El modo 4WD simula una tracción total, sacando la máxima motricidad para situaciones de baja adherencia.

Y, por fin, el modo Sport, el deseado. Al seleccionar este modo dotamos al Peugeot 508 de toda su potencia. Los 360 CV se notan al pisar el acelerador. Además, cambian los reglajes del coche. La dirección aumenta en dureza y el pedal del acelerador es más sensible a los cambios, para reaccionar de manera inmediata a todo lo que el conductor le pida al coche.

 

 

Lo último en Estilo

Últimas noticias