Afecciones

Los mejores tratamientos de estética para acabar con la hiperhidrosis

Los mejores tratamientos para acabar con la hiperhidrosis
Los mejores tratamientos para acabar con la hiperhidrosis

No debes ser la única a la que le pasa. Si sudas de forma excesiva en axilas, manos y pies por distintas razones, quizás sufras de hiperhidrosis. Esto puede convertirse en un problema si se nota mucho, especialmente en tus relaciones sociales. ¿Qué tratamientos hay para hacerle frente?

Pues sepas que con cirugía y medicina estética es posible reducir este problema y nadie lo va a notar ya.

Normalmente la hiperhidrosis suele tener lugar en áreas localizadas de nuestro cuerpo, como pueden ser las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas o cara.

Las causas son muchas porque puede surgir como algo ya innato y hereditario, por problemas hormonales, estrés y nerviosismo, etc. Así que si las causas se multiplican también hace que el problema sea cada vez más grande.

¿Puede afectar a mi vida diaria?

Pues claro, de ahí que sea tan importante este problema y que afecte a la vida diaria. Especialmente cuando nos relacionamos con distintas personas, y mucho más cuando requiere de un contacto físico.

Es por ello que cuando hay este contacto solemos tener miedo y rechazo, y por esto muchas personas buscan en tratamientos estéticos una solución al problema.

Según Clínica Trevi, que aporta algunas de estas soluciones en distintos tratamientos, este problema puede ser primario o secundario. La primaria suele ser más localizada y la causa es desconocida.

Mientras que la secundaria puede estar relacionada con otros problemas clínicos, y aparece en determinados momentos de la vida: desde enfermedades, la menopausia, el consumo de ciertas drogas o medicamentos, tumores.

Aplicación de Toxina Botulínica

Si estás preocupada por la hiperhidrosis, debes saber que tiene diversas soluciones y tratamientos. Clínica Trevi explica que en este caso se aplica Toxina Botulínica en las axilas, palmas de las manos o pies, vamos en aquellas zonas donde se suele sudar más y que agrupan una gran concentración de glándulas sudoríparas.

Esto consigue bloquear la transmisión que existe entre los nervios y las glándulas sudoríparas en las zonas tratadas.

Normalmente, se suelen hacer tales tratamientos antes del verano porque son fechas claves donde el aumento del sudor hace acto de presencia.

Y es que este tratamiento tiene una duración de 4 a 8 meses, con un tiempo de aplicación de 40 minutos aproximadamente. Lo mejor es que ofrece resultados inmediatos y es una garantía si tienes este problema y ya estás temiendo a los meses estivales.

Tratar el sudor excesivo es posible, así que no renuncies a ello y pasa un verano realmente distinto.

 

Lo último en Estilo

Últimas noticias