Primeras palabras

Charlene se pronuncia por primera vez tras su vuelta a Mónaco

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco

Vuelta a casa. Charlene regresa a Mónaco después de haber permanecido más de seis meses en Sudáfrica por las complicaciones derivadas de una infección. Después de varias intervenciones, la consorte ya está en casa y ha podido reencontrarse con su marido, el príncipe Alberto, y sus dos mellizos en común, Jacques y Gabriella. Un momento de lo más emotivo para la princesa, que ha querido agradecer todas las muestras de apoyo recibidas en la última mitad del año a través de su cuenta de Instagram.

Charlene y Alberto de Mónaco
Charlene y Alberto de Mónaco en una celebración / Gtres

“Ha sido un día muy feliz hoy. Gracias a todos por mantenerme fuerte”, escribía Charlene en el pie de una imagen de lo más familiar, en la que aparece abrazada a su marido y a sus dos pequeños, a quienes llevaba sin ver desde el pasado mes de agosto, cuando la familia viajó hasta el sur de África para estar con ella. Y es que pese a las complicaciones de su salud, la exnadadora ha hecho de las redes sociales sus principales aliadas durante los últimos meses, dejando ver en todo momento cómo se encontraba y haciendo públicas imágenes cargadas de positividad.

Ayer mismo se produjo la esperadísima llegada de Charlene bajo la atenta mirada del principado de Mónaco al completo. Sus hijos y marido la esperaban en el helipuerto, y momentos posteriores al reencuentro se dirigieron hasta su residencia, dejándose fotografiar sin problema en un momento de lo más emotivo para todos. En las primeras imágenes de la exnadadora en tierra monegasca se puede apreciar su gran cambio físico, con el cabello un tono más oscuro y una apariencia más delgada. Por si fuera poco, Charlene ha llegado a su hogar acompañada de una nueva mascota, un cachorro de la raza rhodesian ridgeback al que han bautizado como Khan. El perrito ha llegado a la familia como un soplo de aire fresco y ha llenado de felicidad tanto a los pequeños como a la propia princesa, que hace unas semanas informaba de la muerte de su chihuahua.

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco con mascarilla / Gtres

Meses difíciles para Charlene

Los últimos meses no han sido nada fáciles en el principado monegasco. La princesa Charlene se veía obligada a viajar a su continente natal para tratar la infección otorrinolaringológica que padecía, que afectó a sus vías como consecuencia de un implante dental. Pese a los miles de kilómetros que la separaron de su marido y de sus hijos, la consorte no ha perdido el ánimo y se ha “refugiado en la fe”, como ha compartido en su Instagram. Por su parte, los Grimaldi dieron todo tipo de explicaciones y desearon una pronta recuperación a la consorte en un sinfín de ocasiones: “No se fue de Mónaco porque estuviera enfadada. Iba a viajar a Sudáfrica para evaluar el trabajo de su Fundación y estar con su hermano y sus amigos. Se suponía que estaría allí máximo diez días pero surgieron complicaciones médicas”, explicaba Alberto II para People, desmintiendo los rumores sobre una posible crisis de pareja entre ambos. Y aunque se esperaba que la vuelta oficial de Charlene tuviera lugar el próximo 19 de noviembre, con motivo del Día Nacional de Mónaco, para sorpresa de todos se ha adelantado y la esposa del soberano se ha dejado ver por el principado diez días de lo previsto.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias