La eterna espera

Urdangarin y la infanta, desesperados por el tercer grado

La infanta Cristina anhela el tercer grado de Iñaki Urdangarin para poder reorganizar su vida, pero la espera cada vez se hace más cuesta arriba. El yerno del rey Juan Carlos no podrá disfrutar de este permiso penitenciario, al menos de momento.

Iñaki Urdangarin no es un delincuente al uso para el fiscal que acaba de denegarle el tercer grado. Obvio. No era un excluido social ni necesitaba el dinero para sobrevivir; todo lo contrario. Era miembro de la Familia Rey cuando don Juan Carlos era el Rey, Duque de Palma de Mallorca por su matrimonio con la infanta Cristina de Borbón y vivía en un casoplón de ensueño. A todo trapo y sin que le hiciera falta ná, como canta Maluma, pero en el devenir de aquellos maravillosos años cometió varios delitos y la Justicia- mientras no se demuestre lo contrario- es igual para todos. La Fiscalía de Valladolid dice de nuevo no a la semilibertad de Iñaki Urdangarin, aprobada una semana antes por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla y León y su salida de prisión tendrá que esperar un poco más. La infanta también.

No es la primera vez que Urdangarin solicita la progresión del segundo grado, clasificación en el que cumple condena, al tercer grado o semilibertad. Ya en julio pasado ocurrió lo mimo. La Secretaria General de Instituciones penitenciaras le denegó la progresión de grado que había propuesto la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva (Ávila), centro en el que el marido de la infanta Cristina ingresó en junio de 2018. La Fiscalía no lo considera “un delincuente al uso”, claro y tampoco es un preso común-, nada común, diría yo. Está cumpliendo y de eso se trata.

Parece que su condición se le vuelve ahora tan en contra como otrora le valió de llave para hacer negocios. Entonces, el nombre de su excelencia destacaba en letras mayúsculas en el díptico de presentación del Instituto Noos, como duque de Palma, junto al de su mujer, S.A.R Infanta Cristina de Borbón y el asesor de la Casa de SM. El Rey, Carlos García Revenga, además del del profesor Diego Torres. Ya lo decía Jaume Matas, expresidente balear: ¡Quién iba a decirle que no al yerno del Rey! En 9 años, entre 2002 y 2010, los proyectos “sin ánimo de lucro” de Urdangarin y su socio captaron más de 100 clientes, muchos de ellos, empresas españolas de primera, facturaron más de 16 millones de euros de los que, al menos, el 40 por ciento provinieron de las arcas públicas. Ahora aquel ducado que un día ostentó y sus privilegios se le hacen bola. Los delitos económicos por los que está condenado- fraude- prevaricación, malversación, trafico de influencias y 2 delitos contra la hacienda pública- son considerados “de fácil lucro y cuello blanco” y el fiscal entiende que generan “alarma social” y un rechazo de “cotas muy superiores de desvalor respecto a la ejemplaridad e integridad socialmente esperadas”, según el escrito de la Fiscalía de Valladolid, adelantado este miércoles por El Confidencial. En cristiano, que cabrean sobremanera.

Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin / Gtres

Han sido de nuevo los técnicos que conforman la Junta de Tratamiento de la cárcel donde Urdangarin cumple condena los que han votado a favor de la progresión de grado. Pero según se recoge en el mencionado escrito, la luz verde no fue unánime y sí muy ajustada. De los 7 miembros de la Junta, fueron cuatro los que votaron a favor. El fiscal cree que Urdangarin “denota una evolución favorable”, pero no suficiente para su progresión y señala también que “no ha cumplido aún la mitad de su condena”. El Ministerio Publico se cura en salud, no deja sin atar ningún cabo que pueda interpretarse como un trato de favor para el marido de la infanta.

El abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives veía más que probable que la Fiscalía recurriese la aprobación por parte del juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid, como así ha sido finalmente. Pero, quizá, lo que subraya el letrado es la diferencia de trato entre su cliente y Diego Torres, socio fundador junto a Urdangarin de todo el entramado societario del caso Noos, quien ya disfruta de un régimen en semilibertad. ¿Por qué uno sí y el otro no, con penas muy similares?

Infanta Cristina

La infanta Cristina prepara su futuro inmediato pendiente del tercer grado de su marido. Espera, sueña con ese día para poder reorganizar su vida. Espera y desespera. Todo pendiente del destino de su marido en cuanto pueda vivir en semilibertad. Este año seguirá viviendo en Ginebra con dos de sus hijos, los más pequeños, aun en formación escolar. En mayo próximo, Iñaki cumplirá la mitad de la condena. Será entonces cuando sea factible el régimen de semilibertad que tanto ansían. De momento, sin novedad y la vida entre Brieva, Ginebra y Vitoria, cuando se puede. Urdangarin sigue, de momento, con sus labores de voluntariado que le permiten salir 3 días a la semana de prisión hasta las instalaciones del Hogar don Orione en Pozuelo de Alarcón. Además, disfruta de un fin de semana al mes de permiso que se sumarán a los que le correspondan de manera ordinaria. También poco común.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias