Pura sinceridad

Santi Millán, al desnudo: la muerte de su padre por Covid, su labor como padre y su faceta más íntima

Santi Millán, en 'Planeta Calleja' / Cuatro
Santi Millán, en 'Planeta Calleja' / Cuatro

Santi Millán repite experiencia con Jesús Calleja. Ambos han viajado hasta Etiopía, uno de los países preferidos del aventurero, para descubrir sus secretos, en una nueva entrega de Planeta Calleja. El barcelonés coge así el testigo de Pablo Alborán, quien ya se confesó en el programa. Ahora le toca el turno a él y no rehúye ningún tema relativo a su vida.

La distendida charla entre ellos ha pasado por varios puntos, pero uno de los más emotivos ha sido la muerte del padre de Santi Millán por Covid. Se contagió a comienzos del año 2020 y poco después empeoraría su ya delicado estado de salud hasta fallecer. Lejos de tener un sentimiento de pena, el humorista se siente afortunado por haberse podido despedir de él, en un momento donde miles de personas no pudieron darle el último adiós a sus seres queridos por las restricciones pandémicas: «Estuve de día y noche. Fue duro porque mi madre no lo pudo ver, mis hermanos tampoco y yo tuve la suerte de poder estar con él hasta el último día», confiesa.

 

La muerte de su padre

La muerte nunca llega en buen momento pero en el caso del padre de Santi Millán lo hizo en lo peor de la pandemia. Su hijo recuerda el amargo trago que pasó la familia: «Mi padre murió de covid. Mi padre enfermó en la primera ola, en los primeros días, en ese momento en el que realmente no sabes absolutamente qué está pasando. Yo pude entrar con mi padre al hospital y pude quedarme con él porque era dependiente (tenía Alzheimer). Estuve una semana con mi padre en la habitación, día y noche. No había ni geles hidroalcóholicos ni mascarillas… y murió allí (…) es una situación complicada, dura, sobre todo, por las circunstancias, porque por naturaleza tú sabes que si todo va bien, tú verás morir a tu padre, eso es ley de vida, pero mi madre no lo pudo ver, mis hermanos tampoco… yo tuve la suerte de poder estar con él hasta el último día»

Además de por participar en programas de televisión muy conocidos, como Got Talent, Santi Millán es un reputado actor -ha formado parte del reparto de La que avecina o El Pueblo- y afamado humorista. Es precisamente el humor el ingrediente esencial para afrontar golpes tan duros como la pérdida de su progenitor: «Es muy importante como motor para tirar para adelante, es básico. Las cosas son como son, luego está como tú te las tomes».

Santi Millán
Santi Millán / Gtres

En este sentido, plantea una reflexión acerca de uno de los temas de mayor preocupación social: «Estamos equivocados. Nuestra sociedad vive de espaldas, intentando ignorarla. Pensamos que somos eternos y es un error… Creo que ser consciente de la muerte hace que aproveches cada minuto de la vida», zanja. Una filosofía de vida que se aplicó cuando murió su padre, pero con matices: «Damos la espalda a la muerte y si tenemos alguna certeza es que nos vamos a morir. Creo que hay que mejorar esa relación con la muerte. Mucha gente se angustia al pensar en la muerte y yo creo que hacerlo hace que disfrutes más la vida. Te das cuenta de que esto es un regalo».

Santi Millán: su labor como padre y las crisis con su mujer

Durante la extensa charla con Calleja también hubo tiempo de evaluar su labor como padre de dos hijos: «Estoy en un momento muy divertido, en el momento del abandono del nido. Tú has estado a su servicio y llega un momento que te dicen: ‘Ya está, que me voy. Creo que la función de un padre es hacer independientes a sus hijos cuanto antes».

Otro asunto troncal fue la relación con su esposa, Rosa: «El buen rollo con mi mujer es a ratos, como en todas las familias, pero yo creo que tenemos una relación muy buena porque, sobre todo, tenemos una relación de amistad, de familia». No oculta que no todo ha sido vino y rosas: «Hemos pasado muchas crisis y hemos pasado crisis graves, pero la crisis es una oportunidad». Santi Millán desvela la receta con la que consiguieron mantener con vida su matrimonio: «Una crisis grave la resuelves intentando empatizar, poniéndote en la posición del otro. Tienes que hacer el ejercicio de pensar que igual el que está equivocado eres tú. Entonces, desde ese planteamiento, la escucha es más activa, es diferente. Porque cuando tu escuchas pensando que tienes la razón, no escuchas, simplemente estás esperando a que se calle, para decirle: ‘No’. Cuestiónate siempre, porque el concepto de verdad no es absoluto. Tú tienes tu verdad y yo tengo la mía», finalizó.

Cabe destacar que la primera parada del viaje a Etiopía fue en el valle de Omo, Patrimonio de la Humanidad desde 1980, «se considera lo más antiguo, donde nació la Humanidad», le ha explicado Calleja a su invitado. El aventurero tenía muchas ganar de viajar al sur de Etiopía porque ahí es donde se encuentran las tribus más curiosas y remotas. Los Mursi, los Konso y los Borana. Lo que más le ha llamado la atención de este grupo ha sido las marcas que muestran los hombres en sus brazos: «es el símbolo de que han matado a alguien en un conflicto con los vecinos», le descubría Calleja.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias