Verano

La pasión de Luis Enrique durante sus merecidas vacaciones

Ver vídeo

Desde que el pasado 6 de julio, España cayera derrotada ante Italia en las semifinales de la Eurocopa 2020, Luis Enrique Martínez dio un paso al lado.  Habían sido semanas de muchísima exposición, de decisiones arriesgadas repletas de personalidad pero que le valieron feroces críticas. El papel de la Selección en el torneo más prestigioso del viejo continente fue muy meritorio ya que pocos contaban con llegar a estar entre los cuatro mejores. Y gran parte de ‘culpa’ la tuvo el entrenador nacional.

Normal que con ese desgaste, el asturiano necesitase unos cuantos días de desconexión. En búsqueda de ellos ha viajado hasta la costa balear, donde ha disfrutado de unas vacaciones más que merecidas con su mujer, Elena Cullel, y parte de su familia en Formentera. Bañándose en la playa y compartiendo risas y baño con su esposa y un grupo de amigos, se ha visto  al exfutbolista de lo más relajado en la isla pitiusa.

Coach Luis Enrique on holidays in Formentera, 21 July 2021
Luis Enrique ha practicado el buceo / Gtres

Durante sus días en el archipiélago, Luis Enrique ha practicado el buceo, una afición que ha podido poner en práctica a la perfección en las cristalinas aguas mallorquinas y que más le han entretenido. A sus 51 años, el seleccionador español ha presumido de una envidiable figura que conserva a base de deporte. Su pasión es montar en bicicleta, habiendo completado exigentes pruebas como subir el Mortirolo, el Tourmalet y la Marmolada. La otra disciplina deportiva que le gusta es el ‘running’, donde ha pulverizado sus propios récords en maratones de lo más duras.. Además, ha corrido la Quebrantahuesos y completó el Ironman de Klagenfurt (Austria), una prueba extrema compuesta por 3.800 metros de natación, 180 kilómetros de bicicleta y la maratón (42,195 kms), un hito al alcance de muy pocos.

 Luis Enrique y Elena Cullell / Gtres
Luis Enrique y Elena Cullell, vacaciones juntos en Formentera / Gtres

En clave sentimental, su mujer es su pieza complementaria y ambos son inseparables. Elena Cullell es la azafata de la que se enamoró en 1996 cuando fichó por el Barça. Tal fue su flechazo que tardaron solo unos meses en convertirse en marido y mujer. Ella siempre ha pertenecido a la burguesía catalana, tiene dos hermanas y su padre, Francesc Cullell, ha ejercido toda la vida como fabricante de ropa de piel. Fruto de su matrimonio nacieron tres hijos: Pacho (el mayor), Sira y la pequeña, Xana, tristemente fallecida con tan solo 9 años de edad. todos ellos aficionados al fútbol y la hípica. La familia vive en su residencia en Gavá de 800 metros construidos sobre un terreno de 2.400 metros cuadrados.

El próximo 29 de agosto se cumplirán dos años del fallecimiento de su hija pequeña, sin lugar a dudas el trago más amargo que le ha tocado vivir. Cuando se cumplió el primer aniversario, Luis Enrique la recordó en redes sociales publicando un tuit de una estrella con dos corazones azules, en recuerdo a Xana. Sin llegar a asimilar nunca la irreparable pérdida, el asturiano trata de seguir viviendo refugiándose en sus seres queridos y en sus aficiones.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias