Sale a la luz

El duro castigo de Rocío Jurado a su hija Rocío Carrasco que tiene que ver con el testamento secreto

Rocío Jurado y Rocío Carrasco / Gtres
Rocío Jurado y Rocío Carrasco / Gtres

Rocío Carrasco sigue dando mucho que hablar. La nueva entrega de su documental titulado En el nombre de Rocío se encuentra ya en el episodio número diez. Sin embargo, por el momento no se han emitido los capítulos en abierto, sino en MiTele Plus, el canal de pago de Mediaset. Ha sido en esta una emisión donde la hija de Rocío Jurado ha hecho una reveladora confesión que hasta ahora no había visto la luz y que tiene que ver con el testamento secreto de su madre.

Rocío Carrasco junto a Rocío Jurado en una imagen de archivo / Gtres
Rocío Carrasco junto a Rocío Jurado en una imagen de archivo / Gtres

Tras su muerte, la intérprete de Como una ola dejó a sus seres queridos un patrimonio que se tasó en 7 millones de euros, cantidad que se repartió entre sus allegados tal y como estaba estipulado. Sin embargo, la principal beneficiaria de sus bienes y enseres fue su hija mayor, la heredera universal. Para la sorpresa de Carrasco, la artista había considerado otras voluntades y había dispuesto un reparto de su herencia diferente a la que ha sido en realidad.

Rocío Carrasco y Rocío Jurado / Gtres
Rocío Carrasco y Rocío Jurado / Gtres

La madre de Rocío Flores ha mostrado un documento previo al testamento, en el que se reflejaba que la administradora de sus bienes fuera su hermana Gloria Mohedano hasta que los jóvenes cumplieran la mayoría de edad. «Quiere decir que yo para pagar el colegio de mis hijos le tenía que pedir dinero a Gloria», ha indicado Rocío.

«Era una forma de desheredarme», ha añadido. Tal y como se puede ver en los documentos que ella ha aportado para la docu-serie, a José Ortega Cano le cede su parte de Yerbabuena, a Rocío y David Flores les deja la casa de La Moraleja y otro chalet situado en la urbanización Cotos de Monterrey, en la capital.

Rocío Carrasco junto a Rocío Jurado en una imagen de archivo / Gtres
Rocío Carrasco junto a Rocío Jurado en una imagen de archivo / Gtres

En el citado documento se puede ver como Gloria Mohedano se quedaría con la propiedad del chalet ‘Mi abuela Rocío’, el dúplex de Chipiona. Por otro lado, Amador Mohedano recibiría la nave ubicada en San Sebastián de los Reyes. Sin embargo, la artista parece ser que cambió de opinión y decidió cambiar su herencia. De esta manera, el reparto real quedó de la siguiente manera.

Rocío Carrasco es nombrada como heredera universal. De esta manera, el resto de los familiares recibieron la parte que les correspondía y que Rocío Jurado les dejó en su herencia. Amador y sus hijos tienen posesión de una nave industrial. En cuanto a su marido, Ortega Cano, le dejó Yerbabuena y el usufructo de algunos bienes y el 50% de la ganadería. Para Juan de la Rosa, un dúplex de Chipiona. Para su hija, Gloria, la casa de Mi abuela Rocío y la finca Los Naranjos.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias