Cómo echarle aceite a tu coche de forma correcta en 5 pasos

Aceite
Rellenar el aceite del motor de nuestro coche es una operación de lo más sencilla que nosotros mismos podemos acometer sin problemas.

El aceite es uno de los puntos clave para que el motor de nuestro coche funcione correctamente. Siempre ha de tener la cantidad justa, ya que tan malo es que no tenga suficiente como que tenga de más. Normalmente, la gente acude al taller para que, durante las revisiones oficiales, se le cambie o rellene el aceite, pero también podemos optar por hacer la operación nosotros mismos. Es bastante sencillo, pero tenemos que seguir una serie de consejos que aquí vamos a detallar.

Siempre en frío

Cualquier operación de relleno o simple consulta del aceite debe hacerse con el motor del coche en frío, para comprobar realmente el nivel que tenemos. Además, recuerda que manipular esta zona con la mecánica recién apagada puede hacer que nos quememos fácilmente.

Localiza el tapón

Parece algo obvio, pero si eres primerizo no lo será tanto. Debes localizar el tapón que da acceso al depósito del aceite, que va identificado con la palabra ACEITE o, en inglés, OIL. Incluso en algunos casos encontraremos un dibujo identificativo que suele coincidir con el de la temperatura del mismo situado en el cuadro de mandos, para los que lo tengan.

Observa la cantidad de aceite que tienes

Si tiras del tapón del aceite, saldrá con él una varilla que hace las veces de chivato. Verás en ella dos muescas entre las que se debe situar la mancha de aceite que nos indica cuánto tenemos. Ésta debe estar lo más cerca posible del máximo. Si está por debajo de la mitad -como mínimo-, debes rellenar el depósito.

Echa la cantidad que estimos y que repose

Si tienes que echar aceite, hazlo poco a poco. Es mejor tener que repetir la operación que te estamos contando un par de veces que pasarte. Una vez que rellenes, cierra de nuevo el tapón y deja que repose todo durante unos cinco minutos. Cuando estos pasen, vuelve a destapar el depósito y comprueba el nivel de aceite resultante. Si aún necesitases más, repite de nuevo este paso hasta que llegues a la cantidad deseada.

Echa el mismo tipo de aceite

En la medida de lo posible, y aunque te cueste ir al mecánico a preguntar, debes echar siempre el mismo tipo de aceite en tu coche, salvo que cambies el depósito entero. Esto se debe a que cada marca y cada tipo de aceite tiene una serie de propiedades y viscosidad diferentes. Mezclarlo no hará que rompas el motor, pero éste trabajará mejor desde la homogeneidad.

Lo último en Motor

Últimas noticias