Altibajos

Del amor al odio: la histórica relación entre Mila Ximénez y Jesús Mariñas

Mila Ximénez y Jesús Mariñas posando / Gtres
Mila Ximénez y Jesús Mariñas posando / Gtres

La prensa rosa está de luto. El pasado 10 de mayo, Jesús Mariñas fallecía debido a un cáncer de vejiga contra el que llevaba luchando hacía ya varios meses, dejando un gran vacío en el mundo del periodismo. Han sido muchos los rostros conocidos que han llorado su pérdida y que le han homenajeado a través de las redes sociales. Y Sálvame ha hecho lo propio, rindiéndole tributo en su emisión con un emotivo vídeo y unas sinceras palabras de los colaboradores. Sin embargo, no solo se han recordado los momentos televisivos más icónicos del periodista, sino también sus “mariñadas”.

Así, el programa vespertino sacaba a la luz unas palabras del fallecido sobre Mila Ximénez pronunciadas tan solo un día después de la muerte de la sevillana. Según Kiko Hernández, tal y como revelaba Jorge Javier Vázquez, el pionero de la prensa del corazón “estuvo hablando fatal de ella” tras fallecer. El colaborador, que apuntó que no era el día idóneo para hablar del tema, puntualizó: “A mí me dolió mucho porque Mila adoraba a Mariñas y Mariñas adoraba, entre comillas, a Mila. Y lo que no entiendo es que al día siguiente, que estábamos todos tocados y hundidos, puse la tele y veo que dice las mayores burradas de Mila”. Unas palabras que fueron muy criticadas por el conductor del espacio televisivo que quiso señalar que Mariñas “era así”, pues “un día te saludaba y al día siguiente te ponía verde sin ninguna razón”. Sin embargo, para él, esto no excusa sus acciones, pues “quizás el día que mueres no era el día para hacerlo”.

Un nuevo frente abierto

Y es que, la relación entre los dos rostros conocidos de la crónica social ha estado marcada por sus continuos altibajos. Ya en abril de 2017, Mila y Jesús protagonizaron alguna que otra discusión en los platós de televisión, como la ocurrida tras unas declaraciones del periodista en las que defendía a María Teresa Campos y narraba públicamente su teoría sobre el odio de Ximénez hacia las Campos. “Ahora muchos critican a María Teresa porque no han trabajado con ella y de ahí viene el rebote y el ataque de rabia. Ahora han tenido a Bigote como arma arrojadiza porque saben que es lo que más puede afectar a Teresa después de sus hijas. El papel de Terelu es dificilísimo, se están ensañando con ella, haciendo sangre. El único pecado que tiene es ser hija de su madre”, dijo por aquel entonces. Unas palabras que no sentaron nada bien a la exmujer de Manolo Santana, que no dudó en dar un paso al frente y arremeter contra él: “Jesús Mariñas, con el tiempo que lleváis en televisión y lo valientes que sois… ¿Sabes lo que me produce lástima cuando os oigo y os leo? Lo hipócritas, cínicos y mentirosos que sois. En este plató, los compañeros decimos lo que pensamos de Bigote, a diferencia de vosotros que decís lo que pensáis en los pasillos”.

Antonio Rossi, María Teresa Campos y Jesús Mariñas posando / Gtres
Antonio Rossi, María Teresa Campos y Jesús Mariñas posando / Gtres

Un característico homenaje

A pesar de los pesares, se ha comentado en numerosas ocasiones que Mila Ximénez y Jesús Mariñas siempre se han tenido un cariño especial. Sin embargo, tras la muerte de la televisiva, el periodista, caracterizado por su personalidad cargada de polémica, quiso rendirle un homenaje en la revista Diez Minutos, donde dio un último adiós a su ‘colega’, no sin antes pronunciar algún que otro ‘dicho a cara lavada’. “En su época en Marbella, cuando estaba casada con Manolo Santana, era una habitual de los saraos, donde era una más de la jet set. Luego, su estrella decayó, pero resucitó a finales de los noventa. Ya no le iba tanto la vida social, pero no despreciaba una fiesta”, recordó el cronista social en su columna. “Novedosa, intranquilizadora, inédita, sorprendente y chocante calma chicha en la actividad social madrileñas, algo difícil de soportar tan dadas al traje largo”, expresó, con la intención de describir a su amiga. Para él, Mila “no tenía medida”. “Merecería un monumento por su empuje, resistencia e insistencia, constancia, perdurabilidad y sacar provecho obsesionada por su hija Alba, a la que no crió, y Manolo. Había que pedirle lecciones para resistir y vender lo que ella y siempre estar de cuerpo presente”, escribió. Unas palabras muy criticadas por sus compañeros de profesión, que no vieron adecuado su testimonio en un momento tan complicado.

Mila Ximénez y Jesús Mariñas paseando / Gtres
Mila Ximénez y Jesús Mariñas paseando / Gtres

Pero no todo quedó ahí, pues tras estas duras palabras sobre la exmujer de Santana, Mariñas manifestó, de nuevo, en esRadio lo que pensaba de la veterana colaboradora de Sálvame. “Ella tuvo el espaldarazo gracias a Encarna Sánchez. Ahí subió escalones, se hizo conocida. Y desde donde sacó provecho, porque ella realmente no era una personalidad excesivamente brillante. Pero era lista, inteligente, muy hábil”, comunicó públicamente, dejando ver que la relación entre amos no era tan bonita como algún momento pareció. Aprovechando la oportunidad, el periodista, sin medias tintas, opinó también sobre la elegancia particular de Mila que tanto sedujo a Encarna: “Ella quería comérsela. Ella traía el background de su formación hispanoamericana y España le parecía de risa. Nosotros no nos enterábamos que era de risa, pero visto con la perspectiva de una medio extranjera entiendes que le llamase la atención”, concluyó.

Y es que, lo que pasa dentro de la pequeña pantalla muchas veces no corresponde con la realidad. Y por todos era bien sabido que Jesús Mariñas tenía una personalidad arrolladora, caracterizada por mostrar cariño a la vez que crudeza. Así, una vez más, queda demostrado que del amor al odio hay solo un paso.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias