Cómo evitar la ansiedad al empezar a conducir

Conducir
Evitar la ansiedad a la hora de conducir es uno de los principales secretos para evitar malas decisiones al volante y, por tanto, accidentes.
Comentar

Conducir para muchos es un placer, pero para otros un martirio que se traduce en ansiedad, especialmente cuando estamos completando nuestros primeros kilómetros al volante. La situación puede llegar a superarnos, pero tranquilos que tiene solución. Ésta, por norma general, está en nosotros mismos, con lo que te vamos a dar una serie de consejos para evitar que coger el coche pueda convertirse en algo negativo.

Conducir solos puede ser bueno

Generalmente, cuando completamos nuestros primeros kilómetros al volante, nos crea sensación de seguridad el ir acompañados. Nos relaja, de hecho. No obstante, es conveniente hacer el esfuerzo de conducir nosotros solos, ya que eso nos permitirá ir totalmente concentrados en lo que tenemos que hacer. El propio paso de los kilómetros hará que nos soltemos. Además, recuerda que si tienes copiloto, lo mejor es que sea alguien tranquilo, porque si no puede ser incluso contraproducente.

Te interesa: Los coches más robados de España

Practica por lugares con poco tráfico

Cuando salimos de la autoescuela con nuestra ‘L’ en la luna trasera del coche realmente lo que sabemos es mover el mismo, no conducir como tal. Conviene por tanto que acudas por ti mismo a alguna vía poco transitada para practicar todo lo que puedas. Sumar kilómetros nunca es malo y te ayudará a estar tranquilo al volante.

Evita todas las distracciones

Especialmente durante los primeros días como conductor es importante evitar todo tipo de distracciones. Nos referimos al móvil, al navegador e incluso a la música. Tus sentidos hasta que te sueltes al volante deben estar totalmente centrados en la conducción. Solamente así adquiriremos la destreza necesaria para poder conducir relajados.

Controla tú al coche, y no viceversa

Conducir da mucho respeto, y eso no se debe perder nunca. Sin embargo, no olvides nunca que el coche es una máquina que responde exactamente a lo que tú le demandas. Eres el jefe de este binomio, lo que debe aportarte una tranquilidad extra a la hora de salir a la carretera. Con frialdad y anticipación se pueden tomar siempre las decisiones correctas.

Si necesitas ayuda, solicítala sin miedo

Si no logras ponerte al volante de una forma tranquila y sosegada, no olvides que existen cursos de conducción tanto para perfeccionar nuestra técnica como para superar nuestra ansiedad. Estar relajado al volante es una de las cosas más importantes que se pueden tener para evitar problemas.

Últimas noticias