Actualidad

MI CASA ES LA TUYA

Su casa, su mujer, sus padres: descubrimos el lado más íntimo de Joaquín

Su casa, su mujer, sus padres: descubrimos el lado más íntimo de Joaquín
Joaquín Sánchez y Susana Saborido en imagen de archivo (Gtres)
0 Comentar

La vida personal de Joaquín Sánchez Rodríguez, centrocampista del Betis, se escribe solo con dos escuetas palabras: amor y familia. Él mismo se describe a sí mismo como una persona tremendamente familiar y asegura sin rubor que gracias a eso ha cumplido su sueño futbolístico y personal.

La infancia de Joaquín fue razonablemente feliz gracias a sus padres, Ana y Aurelio, que le dieron tanto a él como a sus siete hermanos restantes todo el amor, en detrimento del dinero, que no se desbordaba precisamente por entonces: “Mi padre ha hecho de todo para sacarnos adelante, incluso echarse a la mar. Ha habido apurillos pero los recuerdo felices”, ha contado el futbolista.

Reconoce que su madre es el pilar fundamental sobre el que se asienta la vida de los Sánchez. Tan pegado estuvo a su madre que reconoció al humorista Joaquín Reyes que tuvo un destete tardío: “Estuve enganchado al pecho de mi madre hasta los seis años”, asumió entre risas.

Lucas y Ricardo, dos de sus hermanos, coquetearon con el balón también en la adolescencia, pero se despacha Joaquín alegando que sus hermanos eran más prácticos y él se sabía más rápido.

Hace un tiempo, en ‘El Hormiguero’ de Pablo Motos, Sánchez se abrió en canal y agradeció a sus padres haberlo educado en unos valores férreos, enmarcados en el esfuerzo y en la lucha por conseguir todo lo que se propusiera. Recuerda especialmente un día en que le dijo a su padre que no le apetecía más jugar al fútbol: “Me pegó un cate curioso y me obligó a vestirme y me mandó a entrenar. Gracias a eso hoy estoy aquí”, ha reconocido.

Muy enamorado

Precisamente junto a Pablo Motos, el centrocampista sacó a relucir su parte más cómica desvelando algunas meteduras de pata ante la prensa. Eso sí, también puso sobre la mesa la parte más lóbrega de su historia personal, cuando relató el momento en que estuvo a punto de morir en un accidente de avión. “Yo miraba para abajo y sólo veía agua, no la pista. De repente, el avión, dando coletazos giró para arriba. En las nubes nos atravesó un relámpago y los motores se apagaron. Fueron unos minutos angustiosos”, le confesó a Motos.

Joaquín expresa mucho mejor sus sentimientos hacia su mujer e hijas a través de las redes sociales. Se reconoce una persona reservada en esencia, pero luego no se esconde a la hora de publicar fotos de Susana, su mujer, y de sus hijas, Daniela y Salma, en Instagram. En esta citada red, el futbolista declara su amor incondicional, con cualquier pretexto, hacia sus tres mujeres y les agradece la suerte de tenerlas en su vida. Mensajes que responde su hija mayor, que también tiene una cuenta en Instagram donde se desgaja en halagos hacia su padre.

Su casa, su mujer, sus padres: descubrimos el lado más íntimo de Joaquín
El futbolista y su mujer, Susana Saborido, en imagen de archivo (Gtres)

Sánchez y Susana Saborido Brenes se casaron en julio de 2005 en Sevilla y justo un año más tarde tuvieron a su primera hija, Daniela. En 2009 vino la tercera alegría para el futbolista: Salma. En ambos nacimientos ha estado presente el gaditano. La familia mantiene su residencia en Mairena del Aljarafe, en Sevilla.  Los que lo conocen destacan de él dos cualidades: su sentido del humor y su lado sensiblero y solidario. De ahí que no pierda la ocasión siempre que puede de mostrar en Instagram su ayuda a las causas humanitarias, como la asociación de donación de médula ósea.

Últimas noticias