Últimos detalles

Chenoa despeja la incógnita sobre los invitados a su boda

Ver vídeo

Después de la tormenta siempre llega la calma, y si no, que se lo digan a Chenoa. La cantante se vio obligada a posponer su boda con Miguel Encinas hasta en dos ocasiones a consecuencia del coronavirus. Unos momentos de incertidumbre para la artista y su pareja que parecen haber llegado a su fin, ya que será el próximo mes de junio cuando finalmente la argentina y el urólogo se den el “sí, quiero” en un enlace cargado de incógnitas.

Chenoa en un photocall / Gtres
Chenoa en un photocall / Gtres

A lo largo de los últimos meses, la intérprete ha sido la encargada de hacer públicos algunos detalles sobre la ceremonia, los cuales han ido cambiando a medida que se ha ido acercando la fecha. Y es que, aunque en un primer momento dijo que invitaría a todos y cada uno de sus compañeros de Operación Triunfo 1, Chenoa ahora parece haber cambiado de opinión, decantándose por un evento en el que solo estarán sus más allegados: “Va a ser una boda íntima y luego habrá más reuniones”, expresaba la novia durante la fiesta de primavera de la firma Anne Muller, donde tuvo oportunidad de charlar con los medios de comunicación allí presentes sobre su esperadísima boda. De esta manera, la cantante se reafirma en su idea de acortar la lista de invitados, algo que ya dejó entrever durante el pasado mes de marzo en otra de sus apariciones públicas: “Va a haber poca gente por todo lo que hay y sobre todo por mi familia”. Aunque lo cierto es que el covid no sería la única razón por lo que habría tomado esta decisión: “No estará todo el mundo porque no se puede, eso lo vais a ver, es por cercanía. Será un pequeño reencuentro, pero no pasa nada”, zanjaba, en un intento por quitar hierro al asunto.

Chenoa en un photocall / Gtres
Chenoa en un photocall / Gtres

Ultimando detalles en la recta final

Dejando a un lado el tema de los invitados, han sido muchas las ocasiones en las que Chenoa ha admitido estar comenzando a sentir los nervios previos al gran día: “Empiezo a estar nerviosa, Hannibal Laguna ya está con el vestido, tengo zapatos… Voy un poco a trompicones, pero estoy llegando”, señalaba. No obstante, aún quedan algunos retoques por realizar para que todo salga perfecto: “Está todo preparado, pero siempre hay flecos y cositas que quieres seguir ajustando o que te gustan más o menos. Pretendo bajar el ritmo y disfrutar del momento, pero es complicado porque tengo que terminar cosas que tengo por hacer”, admitía. Además, entre todo el caos, la cantante tampoco ha tenido mucho tiempo de escoger un destino de cara a su luna de miel postboda: “Buscaré un huequecito para bajar el ritmo, porque lo necesito”, aseguraba, aunque en otros momentos también ha evidenciado su deseo de vivir el día a día y no desvelar ni un solo detalle de esa escapada romántica hasta que no tenga lugar el enlace y hasta que no cierre su agenda profesional, la cual ya dijo que está cargada de “cosas en el aire que se están empezando a forjar”: “Tengo que trabajar, el verano viene”.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias