Listados

Las cinco averías más caras que puedes tener en tu coche

Un buen mantenimiento puede prevenir importantes averías en nuestro coche, aunque en ningún caso nos evita el riesgo de sufrirlas en algún momento.
0 Comentar

Un buen mantenimiento de nuestro coche es el primer paso para evitar costosas averías. Sin embargo, a veces es imposible evitar que éstas lleguen, tal y como nos recuerdan nuestros amigos de Endado.com, que han elaborado una lista de las más costosas y comunes. Son cinco en total, y afectan más a los coches de gasolina que los diesel, según afirma José Antonio Sánchez, el co-fundador del portal web al que hacemos referencia.

Turbo

Las averías en el turbo son de las que más deberíamos temer. El mal funcionamiento de este sistema se puede deber a un defecto en la fabricación, a circular con el motor demasiado revolucionado, a un exceso de temperatura o a falta de engrase. La reparación, dependiendo de la marca y el modelo del vehículo, puede oscilar entre los 1.000 y los 5.000 euros.

Inyectores

Los inyectores también ocasionan averías de gran envergadura. Son los encargados de suministrar el combustible correcto en cada momento, dependiendo del régimen y carga del motor. Los problemas suelen estar provocados por su uso y en ocasiones por la mala calidad del combustible o por virutas de suciedad alojadas en el circuito, lo que provoca su obstrucción imposibilitando su limpieza. En este caso, lo lógico es que se averíen de forma individual, aunque también pueden dañarse varios a la vez. Esto que indicará un desgaste progresivo de los mismos. “El coste medio de la sustitución de todos los inyectores depende del tipo de motor, pero rondaría los 2.000 euros”, indica José Antonio Sánchez.

La correa de la distribución

La correa de la distribución tiene la función de sincronizar el giro de la polea del cigüeñal con el piñón del árbol de levas para que las válvulas abran y cierren en su punto exacto. Cuando ésta se rompe, no hay sincronización, por lo que el pistón toca con las válvulas y éstas se doblan. Para evitar esta avería tan costosa, lo idóneo es llevar un mantenimiento acorde al kilometraje y al tiempo de uso. Lo más recomendable es sustituirla cada 80.000 kilómetros o a los tres años. Su reemplazo oscilará entre los 250 y los 2.000 euros.

Módulo de control motor

El módulo es el encargado de gestionar toda la información de los sensores y actuadores de un motor, ya sea diesel o gasolina. Es un elemento totalmente electrónico, y la reparación más correcta es la sustitución por una nueva o de segunda mano en buenas condiciones. Las averías de este elemento pueden surgir entre otras cosas, debido a un fallo general en la tensión del vehículo, al agua en su interior, a elementos internos deteriorados o a un fallo general de algún sistema independiente. Si esto ocurre, hay que sustituir el módulo, ya que su mal funcionamiento provoca que el motor funcione incorrectamente o que deje de funcionar totalmente. El precio estimado de reparación ondea entre los 650 y 2.500 euros.

Bomba de gasoil o bomba de alta presión

Este elemento es el encargado de suministrar la presión correcta a los inyectores de un motor diésel en el momento exacto. Por ello, es una pieza de mucha precisión y trabaja con altas presiones, desde 100 bar hasta 2050 bar, dependiendo del tipo de motor. Entre los principales motivos de esta avería destaca la mala calidad del combustible, la presencia de agua en el combustible, las virutas de metal provocadas por rozamientos indebidos, fallo de los elementos eléctricos y electrónicos internos. En este caso, la reparación podría rondar entre los 600 y 2.000 euros.

*Todas las cifras estimadas en este artículo obvian la mano de obra.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias