Ejercicios

8 ejemplos de ejercicios hipopresivos

¿Qué son los ejercicios hipopresivos? Estos ocho ejemplos ayudarán a practicar este tipo de ejercicios de manera segura y con bastantes beneficios.

Ejercicios hipopresivos
Modalidades de ejercicios hipopresivos

Más allá del movimiento, la clave en los ejercicios es la presión y tensión. Los ejercicios hipopresivos se fundamentan en la contracción muscular profunda, para lograr unos objetivos. Deben ir acompañados de una apnea respiratoria para lograr efectividad. Muchas modelos famosas los han puesto en práctica con resultados positivos, incluso después de tener un hijo.

Los ejercicios hipopresivos tonifican el área abdominal y ayudan a reducir medidas. Mejoran la postura corporal, en especial en la espalda, y también evitan que en la mujer los órganos pélvicos desciendan. Además, ayudan a superar la incontinencia urinaria y problemas de disfunción sexual.

Antes de iniciar cualquier ejercicio hipopresivo es indispensable aprender a trabajar en la apnea respiratoria. Tomamos aire por la nariz y lo expulsamos por la boca. Cuando sintamos que ya no hay más aire en los pulmones abrimos las costillas, realizamos el ejercicio escogido, volvemos a la posición inicial e inhalamos.

8 ejemplos de ejercicios hipopresivos¿Cómo hacer ejercicios hipopresivos?

  1. De pie, con la columna lo más estirada posible, mantenemos los brazos rectos hacia atrás y las palmas abiertas mirando hacia adelante. Este ejercicio, conocido como la Postura de Venus, se desarrolla mientras ejecutamos la apnea respiratoria.
  2. Otro ejercicio hipopresivo consiste en acostarnos de espaldas, en posición decúbito supino. Flexionamos las rodillas y posamos los talones sobre el suelo con las plantas de los pies levantadas. Los brazos quedan estirados y ligeramente separados del cuerpo, mientras las palmas de la mano abiertas tocan el suelo. Ejecutamos la apnea e intentamos hundir la barbilla.
  3. Con las rodillas en el suelo y nuestro cuerpo reposando sobre los talones, colocamos las manos sobre los muslos. Respiramos en apnea e intentamos curvar la espalda hacia adelante.
  4. De pie, con las rodillas flexionadas y las manos sobre ellas, flexionamos el tronco. Realizamos la apnea e intentamos curvar la espalda hacia adelante.
  5. De pie frente a una pared colocamos ambas palmas de la mano mirándose entre ellas para abrir las escápulas. Luego llevamos una pierna delante de la otra, respiramos en apnea y hacemos fuerza contra la pared.
  6. Acostados boca arriba estiramos los brazos hacia atrás con los codos ligeramente flexionados. Apoyamos las palmas de la mano a la pared mirándose entre ellas. Realizamos la apnea y luego ejercemos presión contra la pared.
  7. Otro ejercicio hipopresivo consiste en colocarnos en cuatro patas, con la cabeza hacia abajo relajada y los codos semiflexionados. Las manos deben mirarse entre ellas. El glúteo debe estar justo sobre las rodillas. Realizamos la apnea respiratoria antes de doblar los codos hacia afuera.
  8. En posición de indio nos sentamos con las manos sobre las rodillas. Respiramos en apnea y realizamos el ejercicio, que consiste en presionar con las manos las rodillas, mientras estas hacen una fuerza opuesta.

Ya ves que los ejercicios hipopresivos son muy sencillos. Anímate a practicarlos con la guía de un especialista y verás resultados en corto tiempo.

Lo último en Salud

Últimas noticias