Todoterrenos

Mitsubishi Montero, un referente que lleva 35 años con nosotros

El Mitsubishi Montero es uno de los productos de más éxito de la historia de la marca japonesa.

En la mayoría de los mercados se le conoce como Pajero, aunque en nuestras tierras será siempre el Mitsubishi Montero. Las connotaciones, ya sabéis. Sea como sea, lo cierto es que estamos ante uno de esos vehículos históricos que ha labrado su fama a lo largo de los años. Son ya 35 los que hacen desde la presentación de su primera versión, que ya mostraba unas cualidades todoterreno únicas que se han mantenido hasta nuestros días.

Hasta la llegada del legendario Jeep, los vehículos con tracción a las cuatro ruedas estaban destinados a un uso pesado. Sin embargo de pronto se empezó a pensar en vehículos más pequeños, ágiles en cualquier terreno e igualmente hábiles para el trabajo más duro. Todo esto llevó a que varios fabricantes de todo el mundo desarrollaran su propio todo terreno ligero de cuatro ruedas motrices. Mitsubishi tomó un atajo, ya que firmó un contrato con Willys-Overland para comenzar la producción del Jeep en 1953. A continuación también llegó el concepto Wagon que se adaptaba mejor al estilo de vida de la sociedad de los años 60 y del que Mitsubishi tomó también buena nota.

Tras una investigación de mercado, Mitsubishi previó la demanda que iba a existir de vehículos todo terreno más civilizados y modernos para el espíritu de la época. Por ello, presentó varios conceptos como el Pajero I (1973) o el Pajero II targa, que confirmaba la intención del grupo japonés de lanzar un vehículo offroad y compacto, que derivaría en el Montero que conocemos hoy en día.

Mitsubishi Montero
Pajero, Montero… la de este vehículo es la demostración de que el mundo de los todoterreno siempre ha sido un referente.

En 1982 fue lanzada la primera generación del Pajero en Japón. Al principio disponible solo con tres puertas, hard-top y un tamaño contenido (3,87 m), el coche se caracterizó por la gran innovación que introdujo, con detalles como la suspensión delantera independiente, la dirección asistida o los asientos delanteros con amortiguación mecánica, algo muy poco frecuente en este tipo de vehículos de los años 80. Todo esto continuó con la introducción de los motores diesel con intercooler, del cambio automático, de frenos de disco en las cuatro ruedas, una nueva suspensión multi-link con muelles helicoidales, etc.

La segunda generación del Mitsubishi Montero lanzada en 1991 añadió la sofisticada transmisión ‘Super Select 4WD’, que permitía a tiempo completo disponer de tracción a las cuatro ruedas y cambio a marchas más cortas a una velocidad inferior a 100 km/h, así como el igualmente innovador ‘Multi Mode ABS’, un sistema modular que funcionaba en combinación con Super Select. La adición del airbag del conductor y desde 1997 de la tecnología de inyección indirecta, denominada GDI, fue el punto culminante en estas primeras etapas de un coche que iba a marcar un antes y un después dentro de su categoría. En 1999 se introduce la tercera generación del Montero con una moderna arquitectura monocasco, suspensión independiente delantera y trasera, dirección de cremallera, caja de cambio automática, sistema de control de estabilidad ‘ASTC’, Super Select 4-II, etc…

Mitsubishi Montero
La historia del Mitsubishi Montero no se entendería sin su relación con el mundo de la competición.

El año 1983 marcó un doble hito para el Montero con la introducción de la versión de cinco puertas, mayor distancia entre ejes y con tres filas de asientos, y del inicio de su comercialización a nivel mundial, produciendo desde entonces más de tres millones de Mitsubishi Montero. Con el tiempo, la combinación de éxito de ventas local y su participación deportiva, ha convertido el nombre de Montero en una franquicia global y del que posteriormente han surgido derivados como el Montero corto, L200 derivado del Montero Sport, el Montero iO o el Montero Evo de competición, entre otros… En España, ya bajo la denominación Montero, fue el primer vehículo que Mitsubishi comercializó en 1987, obteniendo un éxito espectacular que se ha ido manteniendo en el tiempo ya que a diciembre de 2016, se han vendido en nuestro país 84.618 unidades del mismo.

Además de todo esto, la leyenda del Montero no se entendería sin su exitosa participación en el Rally Dakar, que nació de la asociación entre Mitsubishi y el distribuidor francés Sonauto. Posteriormente vino un impresionante historial de carreras, incluyendo 12 victorias en el Dakar entre 1985 y 2007, así como la Copa Mundial FIA de Rallyes Todo Terreno en 2003. Sin duda, unas impecables credenciales que le han servido a Mitsubishi para seguir aplicándolas al resto de modelos de su gama, como el exitoso ASX, el pionero Outlander PHEV o el próximo en llegar: el Eclipse Cross.