ANÁLISIS GRAFOLÓGICO

Tímida, formal y orgullosa de su madre: Así es Leonor, según su firma

Desde hace varios años, la princesa Leonor y la infanta Sofía forman parte de la felicitación navideña de los Reyes, no solo como imagen, sino que también firman. Un aspecto importante que permite plantear un análisis de su personalidad a través de su letra. ¿Cómo son las hijas de don Felipe y doña Letizia?

La princesa de Asturias y la infanta Sofía / Casa Real

LOOK se ha puesto en contacto con Luis Saavedra del Río, grafólogo, biólogo y perito calígrafo, que ha hecho una valoración de la firma de la hija mayor de los monarcas en los últimos años. Una niña meticulosa, prudente, tímida, con un gran sentido del deber y  orgullosa de su madre podrían ser las conclusiones fundamentales tras un estudio detallado de la firma de la Princesa de Asturias.

Según Saavedra, “aunque no se puede apreciar el tamaño real de la nota recibida, aspecto este importante en la valoración grafológica, se deduce, por el contexto de la nota, que las letras son de pequeño tamaño. Esta característica unida a otras que aparecen en el escrito, nos indican que es una persona muy observadora, también con una cierta dosis de autocrítica.”

Retrato oficial de la Princesa de Asturias /Casa Real

Leonor tiene una buena capacidad de síntesis. Sabe ir a la esencia de las cosas, evitando lo innecesario. “La escritura de la firma es caligráfica en los rasgos que la componen, pero con sencillez en sus rasgos, esta característica unida a la letra de pequeño tamaño se traduce en su capacidad de ir a la esencia de las cosas, dejando de lado todo lo accesorio que pudiera perturbarla.  La escritura de pequeño tamaño unida al orden y a la cuidada disposición de los signos de puntuación nos indica que se trata de una niña con el espíritu selecto y con gran dosis de agudeza mental”, afirma Saavedra.

La princesa de Asturias y la infanta Leonor / Gtres

La hija mayor de los Reyes es consciente del papel que está llamada a desempeñar en el futuro. “La escritura caligráfica nos indica tradicionalismo, formalismo y una conciencia escrupulosa del sentido del deber.”, mantiene Saavedra.

[Puedes leer: El sorprendente retrato oficial de Leonor en su 12 cumpleaños]

Pese a que probablemente sabe que es un personaje público, parece tener cierta timidez. “La construcción de las letras “n” y “r” y los óvalos de la “o” cerrados nos dicen de una cierta dosis de reserva. Las distancias cortas entre las letras de la firma, nos indican, unido a otros rasgos grafológicos, la timidez de la persona.”

Los Reyes y sus hijas / Gtres

Leonor tiene cierta tendencia a inclinar las letras hacia la derecha. “La escritura con moderada inclinación hacia la derecha es índice de calor afectivo, cordialidad, así como del deseo de adquirir conocimientos.”, asegura el grafólogo.

Es una niña creativa, con una especial sensibilidad para la música.”La desigualdad en la base la altura de las letras, aunque es leve, se traduce en la vivacidad al exponer las propias ideas. Indica también gusto por la música. Esto unido a la diferencia de tamaño de las letras nos revela la predisposición a la creación musical.”

Comunión de la infanta Sofía / Gtres

Creativa pero también prudente y meticulosa. “La rúbrica sencilla que subraya la firma y el tamaño grande de la letra “L” mayúscula en relación a las letras minúsculas nos revela el orgullo personal y social. También la construcción de la rúbrica en relación a la firma nos dice de su prudencia para preparar el terreno antes de tomar una decisión, mientras que el punto tras la firma es señal de meticulosidad.”

[Puedes leer: Leonor ‘roba’ el protagonismo a los Reyes y a su hermana]

Leonor siente admiración por su madre, algo que se ve reflejado en su firma. “Es curiosa la semejanza de estos rasgos con la firma de su madre la Reina, posiblemente la haya escogido como patrón a imitar, orgullosa de ella, aspecto por otra parte común de las jóvenes a esta temprana edad.”, sostiene Saavedra.

Si echamos la vista atrás, se observa una evolución en su escritura, desde que en 2011 empezara a firmar en la felicitación. Tal como asegura Saavedra, “las otras firmas de la Infanta Dª Leonor, desde la felicitación del año 2012, (escrita a finales del año 2011), hasta la última analizada del presente año nos ilustran de la maduración infantil, observándose que ya a finales de 2014 tenía incorporado el rasgo característico de la letra “L” y su rúbrica.”