Test de coches

Probamos el Lexus RC 300h, el deportivo que respeta el medio ambiente

Probamos el Lexus RC 300h, un deportivo que llama mucho la atención por su diseño exterior y que con su mecánica híbrida es de lo más eficiente.

Si no te llama la atención el Lexus RC, en cualquiera de sus versiones, es que no te gustan los coches. Se trata de uno de los vehículos más llamativos y estéticamente mejor conseguidos de todos cuantos se venden a día de hoy. Pero encierra más, mucho más. Especialmente si hablamos de la versión Lexus RC 300h, que demuestra que un coupé puede aparentar mucho músculo sin por ello dejar de respetar el medio ambiente. Vamos a verlo al detalle.

Diseño

Lexus RC 300h
La zaga del Lexus RC 300h es una de las más sugerentes del panorama automovilístico actual.

Ya te lo anticipaba en la introducción. Pocos coupés te encontrarás en el mercado con una imagen tan atractiva como la del Lexus RC 300h. Lo mires desde el ángulo que lo mires no puedes más que admirarlo. Estamos hablando del resultado de conjugar deportividad y elegancia a partes iguales con un toque japonés que lo diferencia de sus más sobrios rivales alemanes. En este sentido, el producto de Lexus le saca varios cuerpos al resto.

Lo primero que llama nuestra atención es un frontal donde el protagonismo se lo lleva principalmente una parrilla de angulosas formas que es santo y seña de Lexus en los últimos tiempos. El toque de personalidad que aporta es impagable, sin duda. Rodeándola encontramos unas ópticas que con sus rasgado diseño favorecen la deportividad, mientras que las luces de conducción diurna tipo LED aportan el toque tecnológico a su mirada. Esta misma radicalidad la encontramos en la trasera, donde personalmente me llaman la atención mucho -y para bien- las aletas de color negro que se sitúan en los laterales. Otro detalle más que potencia la agresividad del conjunto. Además, si apostásemos por el acabado F Sport, contaremos con detalles como un difusor con doble salida de escape y unas llantas tintadas de 19 pulgadas, a lo que habría que sumar los anagramas F Sport en las aletas.

El perfil del Lexus RC 300h también destaca sobremanera, con una línea ascendente muy fluida que acaba en una caída del techo en la zaga bastante evidente, siendo ésta una de las principales razones de la apariencia coupé del vehículo. No exagero si digo que este coche es de los que más me ha convencido estéticamente de todos los que he probado. Aunque para gustos, los colores, claro.

Interior

Lexus RC 300h
El interior del Lexus RC 300h cuenta con una serie de soluciones y materiales de calidad que se ven ensombrecidos por algunos detalles más propios de marcas generalistas.

Si el exterior del Lexus RC300h me ha dejado más que satisfecho, el interior tengo que reconocer que presenta luces y sombras. Entre las primeras encontramos un confort en la parte delantera envidiable, zona desde la cual percibiremos desde el primer momento un interesante compromiso de calidad con la presencia de materiales como el cuero o algunas inserciones realmente vistosas. Sin embargo, se observan otra serie de detalles más propios de una marca generalista. Algunos botones podrían mejorar, y algunos mandos directamente no ser los mismos que los de un Toyota. Soy consciente de que Lexus quiere diferenciarse más cada vez de sus ‘hermanos’, así que harían bien en cuidar detalles como estos en el futuro.

Uno de esos mandos ‘Toyota‘, por cierto, es el que me trajo por la calle de la amargura en ciertos momentos. Hablo del control de crucero adaptativo -que funciona a las mil maravillas, eso sí-, que viajando en carretera golpeé unas cuantas veces con la rodilla derecha sin querer, desconectándolo. Puede que sea mi peculiar posición de conducción, más baja de lo habitual, pero lo cierto es que me ocurría. El resto de los controles, sin embargo, están bastante bien situados, y me resultaron bastante intuitivos. Incluso el manejo de la pantalla que preside la consola central, que depende de un panel táctil situado entre los dos asientos delanteros, parte de una buena idea que con un poco de trabajo será brillante. Algo más de precisión a la hora de seleccionar lo que se desee pulsando el propio panel y será perfecto. Si me leéis habitualmente, ya debéis saber que tengo cierta ‘alergia’ a las pantallas totalmente táctiles, con lo que la solución que propone Lexus me parece bastante acertada, además de ‘higiénica’, pues evita la constante aparición de huellas en la pantalla.

Como he dicho antes, la vida a bordo en la zona delantera es bastante agradable. A pesar de que en un primer momento parece que no será un coche cómodo por la deportividad del mismo y de sus asientos, lo cierto es que completar kilómetros al volante es una delicia. Y puedo poner la mano en el fuego, porque completé el trayecto Madrid-Barcelona con el coche y hasta se me hizo corto. Por suerte, en ese viaje solo íbamos dos personas, pues las dos plazas traseras no son recomendables más que para niños pequeños. Pero ojo, no olvides que compras un coupé como Dios manda, y por tanto hay que ‘apechugar’ con las consecuencias. No es, por tanto, una crítica.

En cuanto al maletero, también tenemos que tener en cuenta el tipo de coche del que estamos hablando. Puede que los 340 litros de capacidad no sean los más destacables del mercado, pero es una cifra muy adecuada para el vehículo en cuestión. Además, sus formas están muy bien pensadas y son, por tanto muy aprovechables. Por descontado, se pueden abatir los asientos traseros para ganar capacidad, lo que es de agradecer.

Motor y consumo

Lexus RC 300h
El conjunto mecánico del que dispone el Lexus RC 300h ofrece una potencia máxima de 223 CV.

Uno de los puntos que más ‘decepciona’ del Lexus RC 300h es arrancarlo. Pero no porque el motor que equipa sea malo -todo lo contrario, ahora lo vemos-, sino porque es tal la agresividad que destila su diseño que todo el mundo espera un bramido estremecedor que no se produce. Probé a hacerlo con varios amigos sin avisarles de que era un coche híbrido y la reacción fue muy similar en todos ellos.

Dicho esto, si quieres sonido, siempre puedes apostar por la variante V8, que existe, pero no tendrás ninguna de las múltiples ventajas que ofrece la mecánica híbrida de la que hablamos. Se trata del mismo conjunto que ya tienen el IS 300h o el GS 300h, es decir, la que está formada por un motor de gasolina atmosférico de 2,5 litros y 181 CV y por otro eléctrico de 143. La potencia máxima del conjunto se va hasta unos más que suficientes 223 CV, con los que el RC 300h se defenderá a la perfección en cualquier situación.

El máximo rendimiento en lo que a eficiencia se refiere se lo sacaremos en ámbitos urbanos, donde el motor eléctrico desplegará todo su buen hacer para permitirnos hacer consumos que ni de lejos se podrían soñar en un vehículo término convencional. Cuando salimos a campo abierto, a poco que apretemos las clavijas al motor, será la parte térmica la que mande, elevándose el consumo hasta cifras normales. Eso sí, el compendio que se logra con el uso diario del coche compensa. Puede que en el marcador veas los 8,5 l/100 km que obtuve durante mi semana de pruebas -viaje a Barcelona incluido, recuerda-, pero la sensación es que el carburante dura bastante más que en un coche convencional. En este sentido, merece la pena. Y si le añades todas las ventajas que hay en una ciudad como Madrid con los coches etiquetados como ECO, pues más todavía.

Lexus RC 300h
Lexus ofrece unas levas con las que manipular manualmente el cambio CVT del RC 300h, pero la sensación que ofrece es demasiado artificial. Mejor que la transmisión trabaje por sí sola.

Lo que me sigue sin convencer del todo es el cambio elegido para este tipo de mecánicas por parte del grupo Toyota. De nuevo nos encontramos con una transmisión automática por variador continuo CVT. Es decir, no existen marchas como tal, a pesar de que electrónicamente se simulen para que podamos jugar con ellas a través de las levas situadas tras el volante. Para que os hagáis una idea, la sensación es similar a la de jugar al Scalextric. Mientras más aprietas el acelerador, más corre -y suena, aunque en este sentido Lexus ha hecho un buen trabajo y solamente cuando vamos a fondo se cuela más ruido del ideal en el habitáculo- el vehículo. La sensación para quien coge por primera vez un cambio así es bastante extraña, pues cuando exigimos lo máximo al motor, éste se revoluciona a tope hasta que levantamos el pie del acelerador, ganando velocidad de una forma constante.

Esta peculiar característica del Lexus RC 300h crea una falsa sensación de falta de poderío. Todo es mucho más lineal que en un coche con un cambio convencional, pero eso no evita que estemos hablando de una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos o de una velocidad punta de 190 km/h. Como ves, datos más que suficientes en cualquier ámbito.

Comportamiento

Lexus RC 300h
El comportamiento del Lexus RC 300h es una perfecta conjunción entre confort y dinamismo.

El Lexus RC 300h tiene un excelente comportamiento dinámico. Así, sin más. Estamos hablando de un vehículo que conjuga una firmeza más que interesante con una sensación de confort a la altura de los mejores. Es realmente sorprendente la agilidad que puede llegar a tener el coche, especialmente si seleccionamos el modo de conducción Sport, que nos dará un pelín más de empuje además de orientar todos los reglajes electrónicos al dinamismo y el disfrute. Obviamente, el sistema de propulsión trasera con el que contamos ayuda a redondear todas las curvas que se nos ocurran.

Para viajar por carretera, lo mejor es utilizar los modos Normal o Eco, pues no demandaremos estas cualidades dinámicas y sí el mayor confort posible. Con cualquiera de ellos tendremos a nuestra disposición la suficiente fuerza como para solventar todas las situaciones que se nos presenten en campo abierto, además de disfrutar de toda la comodidad que este RC 300h es capaz de darnos.

Merece mención aparte el tacto de la dirección. Parece algo obvio, pero es realmente de agradecer que las órdenes que le das al volante se traduzcan de una forma tan precisa a la carretera. No es algo sencillo de hacer. Como tampoco lo es que el tacto del freno sea muy parecido al de un vehículo convencional. Ya lo hemos hablado otras veces que nos hemos puesto al volante de un híbrido. El sistema de recarga de energía con el que cuenta hace que a veces la primera parte del recorrido del tacto del freno sea demasiado metálica, perdiendo algo de sensibilidad. En el caso del RC 300h aún se nota que no tenemos un freno como los de siempre, pero muy poco le queda para ello. Un par de frenadas saliendo del concesionario cuando te lo compres y te habrás hecho con él.

Equipamiento

Lexus RC 300h
La pantalla que preside la consola central del Lexus RC 300h se controla desde este intuitivo panel táctil situado entre los dos asientos delanteros.

El equipamiento de serie del Lexus RC 300h es bastante completo, aunque como en toda marca ‘premium’ se nos ofrecen una serie de ‘caramelitos’ muy apetecibles… y costosos. Personalmente yo me decantaría por el mencionado acabado F Sport, que aporta un toque más deportivo al conjunto, además de la siempre útil suspensión variable adaptativa. Destaca también, para los amantes de la música, la posibilidad de equipar un sistema de sonido firmado por Mark Levinson, que cuenta nada más y nada menos que con 17 altavoces, subwoofer con efecto 3D y 835 W de potencia. Doy fe de que suena mucho, y bien.

Ficha técnica

Ficha técnica
Motor
Situación Delantero longitudinal
Nº Cilindros 4
Tipo de combustible Gasolina
Compresión 13,0 a 1
Potencia (CV) 223 (181 del motor térmico y 143 del eléctrico) (
Par máximo (Nm) 221 del motor térmico y 300 del eléctrico
Transmisión
Tipo Automática
Cambio CVT
Bastidor
Suspensión delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal
Suspensión trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal
Frenos
Delanteros Disco ventilado (334)
Traseros Disco ventilado (310)
Dirección Cremallera eléctrica
Diámetro de giro (m.) 11,2
Número de vueltas de volante 2,8
Neumáticos 225/45 R18 94Y
Llantas 18 pulgadas
CARROCERÍA
Nº de plazas 4
Peso en vacío (kilos) 1800
Depósito de combustible (litros) 66
Largo (mm.) 4695
Ancho (mm.) 1840
Alto (mm.) 1395
Vía delantera (mm.) 1580
Vía trasera (mm.) 1600
Distancia entre ejes 2730
Capacidad del maletero (litros) 340
Prestaciones
Velocidad máxima (km/h.) 190
Aceleración de 0 a 100 Km/h. (seg.) 8,6
Consumos
Urbano (litros/100 km) 4,9
Extraurbano (litros/100 km) 4,9
Mixto (litros/100 km) 4,9

Conclusión

Lexus RC 300h
La exclusividad que aporta el Lexus RC 300h es uno de sus principales puntos fuertes.

El precio de partida del Lexus RC 300h es de 45.900 euros, cifra que puede crecer considerablemente si optamos por alguno de los acabados más punteros. ¿Merece la pena este precio? Si tenemos en cuenta todo lo que ofrece y el punto de exclusividad que aporta el coche -se ven muy poquitos por la calle, al contrario de lo que sucede con sus rivales alemanes-, sí. Pero ojo, tenemos que tener en cuenta lo que estamos comprando y no dejarnos llevar por lo que promete la imagen del vehículo. Aparenta ser un deportivo rabioso, pero realmente nos estaremos llevando un vehículo mucho más manso que tiene sus puntos fuertes en otro lugar. Teniendo claro esto y que ciertos puntos de su interior son mejorables, adelante.

Lo mejor

  • Diseño exterior.
  • Comportamiento dinámico.
  • Sistema híbrido muy conseguido.

Lo peor

  • Necesita mejorar algunos detalles interiores.
  • Puede decepcionar al aparentar ser un deportivo de los gordos.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias