Belleza

Cómo usar la piedra pómez

usar piedra pómez
Todos los pasos para saber cómo usar la piedra pómez

Para usar la piedra pómez correctamente será suficiente con mojar tu piel y la piedra y frotar tal y como te explicamos en nuestra guía de pasos.

La piedra pómez se forma cuando la lava se mezcla. Es una piedra clara pero abrasiva que se utiliza para eliminar la piel seca y muerta. Una piedra pómez puede suavizar los callos y callosidades para reducir el dolor de fricción, de modo que veamos ahora cómo usar la piedra pómez, paso a paso, y de forma fácil.

Puedes usar esta piedra diariamente, pero es importante saber cómo usarla correctamente. Si no tienes cuidado, puedes quitar demasiada piel, causar sangrado o aumentar el riesgo de infección.

Puedes comprar una piedra pómez en tiendas de belleza locales o en tiendas de comestibles. Algunas tiendas ofrecen una piedra pómez de doble cara. Estas piedras tienen un lado abrasivo para la piel áspera y un lado más suave para áreas más sensibles o pulidas.

Para exfoliar tu piel de manera segura, también necesitarás un tazón grande o un recipiente con agua tibia y jabón. Esto es especialmente importante para exfoliar los pies o las manos. Si deseas usar una piedra pómez en los codos, la cara o el cuello, considere usar esta piedra mientras te duchas.

Materiales

  • toalla suave
  • crema hidratante (crema, loción o aceite)
  • cepillo de dientes para limpiar la piedra pómez
  • Instrucciones paso a paso

Estas instrucciones te ayudarán a eliminar adecuadamente la piel áspera. Si comienzas a experimentar dolor o síntomas irregulares, deja de usar la piedra pómez inmediatamente.

Pasos para usar la piedra pómez

  1. Coloca todos los materiales en un solo lugar. Asegúrate de que tu piedra y el agua estén limpias.
  2. Remoja tu piel seca y callosa en agua tibia durante 5 a 10 minutos. Esto te ayudará a suavizar la piel endurecida.
  3. Agrega jabón o aceite a tu agua para ablandarla y aumentar la humedad. Si estás utilizando una piedra pómez en los codos, las rodillas o la cara, completa este paso en un baño o ducha tibia.
  4. Mientras empapas tu piel, también remoja tu piedra pómez en agua tibia. Nunca uses una piedra pómez seca en tu piel. Una piedra pómez húmeda se deslizará fácilmente por tu piel y reducirá el riesgo de lesiones.
  5. Para usar la piedra pómez tienes que frotar el lado abrasivo de la piedra pómez en la piel con un movimiento circular con una ligera presión. Masajea la piel durante dos o tres minutos. Si tu piel comienza a sentirse sensible o dolorosa, tienes que pararte de inmediato porque es muy probable que estés haciendo demasiada presión.
  6. Para los pies, centra tu atención en los talones, los lados de los dedos de los pies y las otras áreas secas que se pueden reconocer.
  7. Continúa frotando la piedra pómez sobre la piel hasta que hayas eliminado la piel muerta y hayas revelado la piel más suave debajo.
  8. Enjuaga la piel después de dos o tres minutos de frotamiento ligero. Si aún ves manchas de piel muerta, repite este proceso. Además, enjuaga la piedra pómez en cada sesión para mantener limpia la superficie.
  9. Este proceso se puede repetir diariamente o un par de veces a la semana para mantener la piel suave y flexible.
    Cuando hayas terminado, aplica una crema hidratante o aceite para la piel para mantener la humedad y mantener la piel suave.
  10. Limpia la piedra pómez después de cada uso. Bajo el chorro de agua, usa un cepillo de cerdas grandes para frotar la piel muerta de la piedra. Aplique una pequeña cantidad de jabón para asegurarse de que queda limpia y libre de suciedad. Las bacterias pueden crecer en la superficie.
  11. No compartas la piedra pómez con otras personas. Cada miembro de la familia debe tener la suya propia.
  12. Deja que la piedra se seque sola. La debes guardara en un lugar seco y alejado de la humedad para evitar el crecimiento de bacterias.
  13. Para una limpieza profunda, hierve tu piedra pómez en agua tibia durante cinco minutos. Deja que se seque lejos de la humedad.
  14. Tu piedra se desgastará con el tiempo y se volverá demasiado lisa para seguir siendo efectiva. Si la piedra se vuelve demasiado pequeña, lisa o blanda, reemplázala.

Temas

Últimas noticias