Omega y su alabada reedición del icónico (y espacial) Speedmaster

Omega Speedmaster Moonwatch/Foto: Omega
Omega Speedmaster Moonwatch/Foto: Omega

Los clásicos siempre son una apuesta segura. Pasa en el mundo de la moda con un buen bolso, pasa con los automóviles y, también, en lo que a relojes se refiere. El modelo Omega Speedmaster es de esos iconos del mundo de la relojería que pedían a casi a gritos una reedición del ‘reloj espacial’. Una vuelta de tuerca a lo tradicional, respetando la esencia pero, añadiendo avances que se adaptan a los tiempos que corren: cumplir estándares modernos pero que la excelencia siga intacta, que todo cambie para que todo siga igual. Un modelo de Omega que además destila elegancia y que ahora, se reinventa para quitar el sentido a sus fieles seguidores de esta pieza de alta relojería que  tuvieron en sus muñecas Buzz Aldrin y Neil Amstrong al pisar la luna.

«Cuando un reloj sagrado como el Omega Speedmaster Moonwatch se actualiza, cada detalle debe ser fiel a su espíritu original», asegura Raynald Aeschlimann, presidente y CEO de Omega.

Speedmaster Moonwatch/Foto: Omega
Speedmaster Moonwatch/Foto: Omega

Todas las novedades de la reedición 

En lo que a la estética se refiere, el cambio más obvio de este Omega Speedmaster es el nuevo brazalete. El eslabón central es ahora casi del mismo tamaño que sus contiguos. Una manera exquisita de rehacer un icono. Sin embargo, es a nivel interior y de funcionamiento donde más se notan los cambios: el nuevo movimiento dentro del reloj, llamado Calibre 3861, es su supercombustible. Una pieza que es, nada más y nada menos, que el «reloj de vuelo calificado por la NASA para todas las misiones espaciales tripuladas».

Sobre el Speedmaster

El Omega Speedmaster es de esos modelos míticos. En su aparición en 1957 fue el primer cronógrafo en incluir una escala taquimétrica en el bisel y sus inicios estuvieron marcados por un cometido claro: ser para el uso en el automovilismo dando la hora y el resto de información de una manera fácil de leer. Posteriormente, el Speedmaster se convertiría en el reloj de los astronautas. De hecho, la NASA planea enviar en 2024 nuevamente a personas a una expedición a la luna y, todo apunta a que llevarán esta nueva reedición.

Omega y su alabada reedición del icónico (y espacial) Speedmaster

 

«Este cronógrafo es reconocido en todo el mundo, por lo que hemos abordado su diseño con el más sincero respeto, mientras llevamos su movimiento al siguiente nivel», afirma el CEO de Omega.

Nuevas correas cósmicas

Omega y su alabada reedición del icónico (y espacial) Speedmaster

Recientemente también, la firma suiza ha lanzando unas nuevas correas de velcro especiales para el nuevo Omega Speedmaster en honor a este diseño predilecto por la NASA. Tres modelos: en blanco, negro y plateado que se pueden cambiar cuando uno desee y que de manera inevitable lo hacen más deportivo aunque siempre manteniendo esa elegancia única que caracteriza a este icónico reloj.