Dior y Balenciaga se unen en una mágica y única exposición

Izq.: Vestido de noche en seda beige de Balenciaga. Dch.: Vestido de noche en seda beige de Dior
Izq.: Vestido de noche en seda beige de Balenciaga. Dch.: Vestido de noche en seda beige de Dior / Foto: The Museum At FIT

El FIT Museum de Nueva York ha conseguido lo imposible: ha reunido en una increíble exposición el mágico mundo de Dior y Balenciaga. La herencia de la moda de Christian Dior (1905–1957) y Cristóbal Balenciaga (1895–1972) queda enmarcada en ‘Dior + Balenciaga: The Kings of couture and their legacies’. A partir de junio, podrás descubrir la magnífica historia de dos de los grandes modistos que marcaron en las primeras décadas del siglo XX los precedentes en el mundo de la moda.

Izq.: Christian Dior, vestido de fiesta en tafetán de seda marrón. Dch.: Cristóbal Balenciaga, vestido de fiesta en tafetán de seda azul.
Izq.: Vestido de Christian Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga / Foto: The Museum At FIT

Ambas firmas han sido protagonistas de varias exposiciones a lo largo y ancho del mundo. Pero nunca se habían yuxtapuesto y explorado de forma conjunta… al menos hasta ahora. Sin duda, el museo neoyorquino ha sabido reunir de una manera ejemplar a ambas firmas de lujo. Esta exposición es una exploración y revaluación íntima y curatorial de sus trabajos. La atención se centra en sus métodos de construcción innovadores y la exquisita mano de obra de sus respectivos talleres.

Izq.: Christian Dior, vestido de noche de seda y tul sintético. Dch.: Cristóbal Balenciaga, traje de noche, tafetán de seda estampado verde y amarillo de Abraham.
Izq.: Christian Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga / Foto: The Museum At FIT

La propuesta del FIT llega en un momento que parece casi pertinente: tras la situación de incertidumbre por la COVID, la moda ha apostado por una tendencia escapista que encuentra una respuesta a la necesidad de belleza que también hubo en la década de los 40.

Izq.: Christian Dior, vestido otomano de seda. Dch.: Cristóbal Balenciaga, vestido de fiesta, seda azul y encaje de Marescot.
Izq.: Christian Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga / Foto: The Museum At FIT

Esta exposición pondrá todas nuestras miradas sobre 65 diseños de ambos genios que forman parte de la colección permanente del centro. Con ellos, lo que se pretende es ahondar en cómo abordaban ambos modistos el diseño y sus diferentes métodos de construcción. Un buen ejemplo de ello son los dos vestidos de noche en seda beige de la imagen.

Izq.: Vestido de noche en seda beige de Balenciaga. Dch.: Vestido de noche en seda beige de Dior
Izq.: Balenciaga. Dch.: Dior. / Foto: The Museum At FIT

Ambos parecen similares en color, confección y silueta. Pero su elaboración es completamente diferente: mientras Balenciaga consigue dar volumen gracias a su maestría con los tejidos, Dior, por el contrario, tuvo que confiar en el corsé incorporado y las faldas en capas para lograr el volumen deseado. Pero, sin lugar a dudas, ambas piezas son bastante análogas en apariencia.

Izq.: Christian Dior, abrigo bouclé de lana verde oliva. Dch.: Cristóbal Balenciaga, abrigo de mohair morado.
Izq.: Christian Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga. / Foto: The Museum At FIT

La justificación de sus metodologías tan distintas radica en sus respectivas trayectorias: Balenciaga llevaba años perfeccionando su técnica cuando entró en escena Dior, y continuó haciéndolo tras el fallecimiento del modisto francés en 1957.

Izq.: Vestido en satén de seda sin mangas, de Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga, vestido ‘sack’ sin mangas, seda flameada color canela.
Izq.: Dior. Dch.: Cristóbal Balenciaga / Foto: The Museum At FIT

Pero, lo más interesante radica en aludir sus múltiples semejanzas. Que ambos tuvieran un carácter retraído, triunfasen a los 42 años o que la apertura de sus respectivas casas distase en 10 años son tan solo algunas de las similitudes que ambos tenían en común. 

Christian Dior, vestido de noche de satén de seda marfil con bordados de seda y metalizados.
Vestido Christian Dior / Foto: The Museum At FIT

El FIT Museum da un paso más allá para poner en paralelo creaciones parecidas de ambos. En primer lugar, destacan los abrigos amplios y los trajes con chaquetas angulosas de Balenciaga, pero Dior también los creó. Mientras que los vestidos de noche y de cóctel con cuerpos ajustados y faldas voluminosas fueron los pilares fundamentales para ambos.

Abrigo acolchado de poliéster y plumón rojo, capucha, bufanda. (Cristóbal Balenciaga)
Abrigo Cristóbal Balenciaga / Foto: The Museum At FIT

Las influencias no podían faltar en esta magnífica exposición. Para ilustrar el impacto continuo de Dior y Balenciaga, aproximadamente un tercio de la exposición incluye diseños de otros modistos y algunos de los directores creativos posteriores de las casas de moda. Los legados de estos aclamados maestros continúan gracias a la combinación de los elementos más característicos de los fundadores con las tendencias actuales.

Izq.: Cristóbal Balenciaga, vestido abrigo de sarga de lana negra. Dch.: Christian Dior, vestido de día de dos piezas de lana negra.
Izq.: Cristóbal Balenciaga. Dch.: Christian Dior / Foto: The Museum At FIT

La estética de Dior fue continuada y ampliada por Yves Saint Laurent (1957–1960), Marc Bohan (1960–1989), John Galliano (1996–2011) y, más recientemente, Maria Grazia Chiuri (2016–presente).

Vestido de chifón de seda negra (Marc Bohan).
Vestido de Marc Bohan / Foto: The Museum At FIT

Hubert de Givenchy no trabajó para Balenciaga. Sin embargo, Nicolas Ghesquière (1997-2012) y Demna Gvesalia (2015-presente), se encuentran entre los que absorbieron y renovaron las ideas iniciadas por el modisto guipuzcoano.

Vestido coral de Hubert de Givenchy
Vestido de Hubert de Givenchy / Foto: The Museum At FIT

Algo destacable es que Dior nunca dejó de producir, ni cesó en su alta costura, y mantuvo las líneas de accesorios y de belleza. En cambio, Balenciaga, tras retirarse de la moda en 1968, interrumpió su costura durante décadas. Bajo la dirección creativa de Nicolas Ghesquière, tanto el ready-to-wear como los accesorios vivieron un momento de expansión a finales de los 90.

Izq.: Cristóbal Balenciaga, traje de franela de lana gris. Dch.: Christian Dior, traje de lana azul.
Izq.: Cristóbal Balenciaga. Dch.: Christian Dior / Foto: The Museum At FIT

“Dior y Balenciaga no solo fueron los modistos más importantes e influyentes de su tiempo, sino que también siguen siendo muy relevantes en la actualidad”, afirma Patricia Mears, subdirectora y curadora de la exposición. Por ello, ambas marcas siguen siendo fuente de inspiración para los diseñadores de moda contemporáneos. Además, gracias a su gran recorrido, los historiadores continúan organizando exposiciones y produciendo lujosos libros que conmemoran sus creaciones.

‘Dior + Balenciaga: The Kings of couture and their legacies’
‘Dior + Balenciaga: The Kings of couture and their legacies’ / Foto: @museumatfit