Rolls-Royce crea el coche más caro del mundo y con más extras

Rolls-Royce Boat
Rolls-Royce Boat Tail./Foto: Rolls Royce

Mesas de cóctel giratorias con sillas a juego, una sombrilla que se extiende automáticamente para hacer un picnic al lado del coche en cualquier idílico lugar en los días de verano, un portalápices y un refrigerador de champán son algunas de las cosas con las que cuenta el nuevo Rolls-Royce Boat Tail que se ha catalogado ya como el coche más caro del mundo. Te contamos otros detalles a continuación.

¿Por qué este Rolls-Royce es el coche más caro del mundo?

Este coche tiene las ruedas más elegantes que hayas visto jamás y ha sido creado entre otras cosas para ofrecer el más alto nivel de experiencia auditiva, de manera que toda la estructura del suelo del coche hace las veces de cámara de resonancia para los altavoces. La nevera está pensada para portar un Armand de Brignac y el portalápices fue concebido para un bolígrafo Montblanc.

Muchas de las piezas de este Rolls-Royce de 5,8 metros de longitud están hechas a mano. Si bien los modelos regulares se venden por menos de  400.000 euros, la compañía explica que para poner en marcha el nuevo automóvil se requirió la ingeniería de 1.813 piezas nuevas, lo que implica ocho meses de desarrollo. El coche tiene el volante a la izquierda por lo que está pensado para ser conducido en tierras inglesas.  Tiene cuatro asientos y dos puertas

Boat Tail ha superado fácilmente a los dos autos que anteriormente ostentaban la corona de los vehículos nuevos más caros del mundo: un Sweptail de carrocería de 12 millones de euros, también un Rolls-Royce, fabricado en 2017 (que se dice que motivó la comisión de Boat Tail); y un hipercoche La Voiture Noire de edición única de 13 millones de euros creado por Bugatti, que debutó en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 2019.

Rolls-Royce Boat Tail./Foto: Rolls Royce
Rolls-Royce Boat Tail./Foto: Rolls Royce