Ribadesella, la nueva meca gastro para los amantes del norte

Ribadesella
Foto: Ayuntamiento de Ribadesella

«Desde el principado de Asturias se está trabajando para, bajo el título de ‘cocina de paisaje’, hacer de Asturias el destino gastronómico por excelencia», revela para empezar a hablar la familia que regenta el Camping Playa Sauces. Se trata de uno de los espacios más asentados en Ribadesella, el pueblo del que venimos a hablarte. Ellos han sido quienes nos han revelado qué restaurantes merece la pena visitar en este maravilloso rincón del Paraíso Natural y nos han desvelado algunos de los secretos de su historia.

Foto: Ayuntamiento de Ribadesella
Foto: Ayuntamiento de Ribadesella

Ribadesella, considerada una de las villas marineras más bonitas de España, puede constituirse en absoluto referente gastronómico. No solo el amplio abanico de opciones de restauración de que dispone sino también por la hospitalidad de los hosteleros de toda la vida, su conocimiento de la buena materia prima y la defensa a ultranza que hacen del producto de la tierrina.

Te mostramos una selección de algunos de los mejores restaurantes que puedes visitar en Ribadesella. Cuesta escoger uno, y de hecho, podríamos ampliar mucho más nuestra lista. Ribadesella tiene todas las papeletas, dentro de la mencionada iniciativa del Principado, de convertirse en la nueva ‘meca-gastro’ del oriente de Asturias.

Los mejores restaurantes de Ribadesella

El Puente del Pilar

Foto: El Puente del Pilar
Foto: El Puente del Pilar

Es un restaurante con encanto de larga tradición. Se habla de la posada del Puente del Pilar en libros que datan del sigo XIX. Ofrece una cocina tradicional asturiana hecha con mucho mimo y adaptada a los gustos y modas actuales. Incorpora novedades a su carta constantemente. El trato es muy cercano, familiar y exclusivo. El decorado y el ambiente son para querer llevártelo todo a casa. Sigue siendo doña Feli el espíritu del restaurante, pero su hijo, Fernando, es el encargado de poner el punto de sofisticación y hacernos sentir como en una casa de la campiña inglesa.

El Molín de Mingo

Foto: El Molín de Mingo
Foto: El Molín de Mingo

Entre Arriondas y Ribadesella, en la carretera de Peruyes, se encuentra El Molín de Mingo, dirigido por la esposa del chef Nacho Manzano, Dulce Martínez. Un lugar mágico perdido en la montaña. Es un restaurante que nace de un antiguo molino familiar. Hace años servía las comidas debajo de su característico hórreo. Ahora dispone de un acogedor comedor que querrás emular sin duda. Su oferta gastronómica se define así: asturiana innovadora y sofisticada. No puedes irte sin probar el arroz con pitu caleya o les verdines con bacalao.

Las Terrazas de Sardalla

Foto: Las Terrazas de Sardalla
Foto: Las Terrazas de Sardalla

Es el restaurante de más reciente inauguración dentro de esta selección. Dirigido por Edén Jiménez y situado en el Hotel- Spa La Piconera, dispone de unas vistas impresionantes y un atardecer que no te puedes perder.
Te sorprenderá el arroz de placton marino con carabineros, el carpaccio de wagyu, el ceviche peruano de lubina y pulpo y los canelones de pitu caleya. Por si todas estas cosas fueran pocas, el restaurante dispone de zona de dj y coctelería. como por ejemplo el de tequila triple seco y zumo.
Es espectacular para eventos por su multitud espacios al aire libre.

Güeyu Mar

Foto: Güeyu mar
Foto: Güeyu mar

Es un restaurante situado en la maravillosa Playa de Vega. Playa a la que se accede por Entrepeñes, una cueva natural que hace aún más mágico el ambiente. Regentado por Abel Álvarez, tildado como el mejor parrillero de pescado de España, es un lugar en el que podrás degustar los mejores pescados del Cantábrico y excelentes vinos blancos. Virreyes, lubinas, salmonetes y calamares de potera son sus mejores regalos para cualquier hombre o mujer de «buen yantar» (buen comer).

La Huertona

Foto: La Huertona Ribadesella
Foto: La Huertona Ribadesella

Es un restaurante familiar de larga tradición, donde Jose Manuel Viejo y su mujer, Rosa Luz Ruisánchez, ofrecen pescado, marisco, vaca madurada, fabada asturiana y un sinfín de guisos. Impresionantes vistas a las montañas y al río Sella. No os vayáis sin tomar las croquetas de foie y manzana, rape y rodaballo, junto con el bonito y las cocochas.