Maximiliano de Habsburgo: «La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación»

“Ayudar a Recal es una aportación que ayudará a que más adictos en Madrid, y en toda España, dejen de sufrir, tanto ellos como sus familias y puedan llevar una vida mejor”, comentaba el archiduque Maximiliano de Habsburgo al inicio de la cena benéfica que, tras un sonado parón por la pandemia, pudo volver a hacer en beneficio de su valiosa fundación con la que lucha contra las adicciones. Evento altruista en el que desde COOL estuvimos presentes y pudimos vivir de primera mano. Porque Recal, es una organización privada sin ánimo de lucro fundada por este comprometido noble austríaco. La vida misma y sus golpes -como la muerte de una de sus hermanas en los 80 por culpa de las adicciones- lo llevaría a querer desde su trinchera, aportar su granito de arena para intentar cambiar las cosas.

Y así, nacía en 2001 la Fundación Recal, una iniciativa tan comprometida que captaría en 2019 la atención de la mismísima Isabel II. La recientemente desparecida monarca supo de su labor durante un cumpleaños de la madre de archiduque  y quiso, de alguna manera, implicarse con la causa.»La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación», nos cuenta este noble que es familiar directo de la Reina Sofía y un gran amante de España, país en el que ha vivido durante décadas y con el que mantiene una especial relación. Solidario y entregado a la causa, su inquietud por implicarse con los demás también nació cuando, antes de crear Recal, colaboraba con varios grupos de ayuda a personas sin hogar en Madrid. «Es importante ver el sufrimiento, detectarlo y luego, si uno tiene capacidad, ayudar y eso es lo que llevo intentando hacer desde muy pequeño».

El archiduque Maximiliano de Habsburgo

«Es importante ver el sufrimiento, detectarlo y luego, si uno tiene capacidad, ayudar y eso es lo que llevo intentando hacer desde muy pequeño»

La Fundación que preside nuestro entrevistado es una institución privada sin ánimo de lucro, creada en Madrid en 2001 por Maximiliano de Habsburgo. Su objetivo principal es ayudar a reinsertarse en la sociedad a aquellas personas, y a sus familias, afectadas por la enfermedad de la adicción a cualquier tipo de sustancia y/o comportamiento. Alcoholismo, drogas, sexo, tabaco o juego son algunas de las adicciones que se ayuda a superar desde Recal, además de ofrecer ayuda de forma gratuita a sus familias, ya que consideran que son otra de las claves a la hora de lograr su objetivo.

«La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación»

Maximiliano de Habsburgo: «La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación»
Foto: Recal

Una labor comprometida que conmovió a la Reina Isabel II

Maximiliano de Habsburgo: «La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación»
Foto: Recal

«La Reina Isabel II, en un cumpleaños de mi madre, pudo conocer la labor que hacíamos en la Fundación, se interesó por ésta y nos hice una donación», nos explica Maximiliano con orgullo. Y es que no es para menos. Los múltiples apoyos que reciben por parte de distintas personalidades son buena muestra del trabajo bien hecho.

Sofía de Habsburgo y Maximiliano de Habsburgo
Maximiliano de Habsburgo y su hermana Sofía de Habsburgo/Foto: Recal

“Ayudar a Recal es una aportación que ayudará a que más adictos en Madrid, y en toda España, dejen de sufrir, tanto ellos como sus familias y puedan llevar una vida mejor”

«Recal viene de recuperar almas»

«La Fundación se hizo precisamente para gente que no podía pagar un tratamiento para rehabilitarse. Y entonces, los que vienen y no tienen fondos intentamos a través del Patronato, financiarles su tratamiento». 

Maximiliano de Habsburgo: «La Reina Isabel II se interesó por mi fundación y nos hizo una donación»
Foto: Recal

«Recal viene de recuperar almas. Lo dice un adicto, una persona que es una persona nueva gracias a esta Fundación», aseguraba durante la cena benéfica un joven que se encuentra exadicto. Y es que el equipo de Recal, con Maximiliano de Habsburgo al frente, está formado por un completo grupo de especialistas para cada uno de los tratamientos requeridos. Médicos, psicólogos clínicos, terapeutas, enfermeros y un nutrido grupo de profesionales centrados en la recuperación completa de los pacientes. También se desarrollan talleres especialmente enfocados a la prevención de la adicción en jóvenes y adolescentes. Además, no es solo algo a lo que puedan acceder unos pocos y eso, nos lo puntualiza el archiduque en nuestra charla con él: «La Fundación se hizo precisamente para gente que no podía pagar un tratamiento para rehabilitarse. Y entonces, los que vienen y no tienen fondos intentamos a través del Patronato, financiarles su tratamiento».

La cena benéfica que reunió a lo más granado de la sociedad madrileña

Simoneta Gomez Acebo
Simoneta Gómez Acebo/Foto: Fundación Recal

Maximiliano de Habsburgo retomó la organización de su tradicional cena benéfica después del parón de la pandemia. “Una aportación que ayudará a que más adictos en Madrid, y en toda España, dejen de sufrir, tanto ellos como sus familias y puedan llevar una vida mujer”, comentó el archiduque al inicio de la cena. “La pandemia ha sido un roto para la Fundación, pero estamos muy satisfechos, no hemos cerrado y hemos podido ayudar a más pacientes con tratamientos de calidad. Trabajamos para convertir al adicto en una persona útil para la sociedad”, continuó el anfitrión de la velada. Un encuentro con el único fin de ayudar a personas que buscan día a día sin cesar, recuperar las riendas perdidas de sus vidas.