La dieta saludable que puede salvar el planeta

Nueces
Nueces / Foto: Pexels

¿Sabes que hay una dieta que podría ayudar a salvar el planeta? Nos pasamos media vida pendientes de la dieta, de qué comemos, a qué hora comemos, de dónde viene lo que comemos y si engorda lo que comemos; y desde hace tiempo, estamos pendientes también del planeta, el cambio climático, el aumento de la temperatura, el deshielo de los polos… ¿Y si pudiéramos unir ambas ‘preocupaciones’?

Espaguetis
Foto: Unsplash

Los médicos de Lifesum, una app de nutrición que ayuda a los usuarios a mejorar la salud, han revelado cómo una dieta climática puede mejorar la salud y salvar el planeta al reducir su CO2 en 1,5 toneladas al año. Además, hablan de cinco alimentos y trucos diarios para reducir su huella de carbono. ¿Te interesa?

Arroz
Foto: Unsplash

¿Cómo reducir la huella de carbono?

La clave está en los productos vegetales de origen local. Los animales generan entre el 20 y 30% de las emisiones globales de carbono. Estas emisiones están cambiando nuestro planeta y provocando más olas de calor, aumento de la temperatura media, sequías… Una dieta climática no sólo ayuda al planeta, sino que mejorará nuestra salud.

Nueces
Foto: Unsplash

La carne procesada se ha relacionado con enfermedades cardíacas, alta presión arterial, trastornos gastrointestinales… Desde Lifesum, la doctora Alona Pulde insiste en que se ha demostrado que una dieta climática centrada en alimentos de origen vegetal reduce el riesgo de diabetes, enfermedades cardiacas y obesidad.

Té
Foto: Unsplash

La dieta para salvar el planeta

Lentejas: reemplazar la carne de res por lentejas podría reducir más de la mitad la huella de carbono.

Frutas y verduras de temporada: tienen una huella de carbono particularmente baja. Además, comprar productos locales y de temporada reduce el envasado y transporte.

Pasta, arroz, trigo: Son beneficiosos para la salud y requieren poca energía para el medio ambiente.

Nueces y semillas: una gran fuente de energía y con poca huella de carbono.

Pollo: la producción de vacuno requiere más tierra y agua. Sin embargo, sustituirla  por la de pollo, puede reducir la huella de carbono a la mitad.

Semillas
Foto: Unsplash