El espectacular diamante amarillo que promete hacerte brillar

Instagram FRED Paris
Foto: Instagram FRED Paris

El elegante diamante amarillo fantasía ha llegado oficialmente. Fred lo adquirió en la primavera de 2021 por una cuantiosa suma de dinero. Aún está por revelar si formará parte de un diseño o influirá en la próxima colección de alta joyería de la casa. Pero, lo que sí es una realidad, es que Soleil d’Or ha vuelto a la que era su hogar. Si quieres conocer todos los detalles de este espléndido diamante quédate con nosotros y sigue leyendo.

Diamante Soleil d’Or
Foto: Instagram FRED Paris

Esta gema tenía originalmente un corte de 105,54 quilates. Tras pasar por varias manos, este diamante fue recortado por uno de sus propietarios en forma de esmeralda, y cambió su clasificación a un amarillo intenso. Actualmente, presenta un diseño más moderno y ligero con un corte estimado de 101,57 quilates.

El espectacular diamante amarillo que promete hacerte brillar
Foto: FRED Paris

Fue en 1977 cuando el hijo mayor del fundador de Fred, Henri Samuel, compró y vendió el diamante en apenas semanas. Le dio el tiempo suficiente para cumplir sus tres objetivos: convertirlo en la pieza clave de una exposición en París; fotografiarlo en los dedos de Margaux Hemingway; y para darle su nombre, ya que su color alegre y brillante le recordaba la luz de la Riviera que tanto le gustaba a su padre Fred Samuel (fundador de la firma).

Diamante Soleil d’Or
Foto: FRED

La joyería propiedad de LVMH da la bienvenida a esta piedra preciosa con una exposición. El diamante será uno de los aspectos más importantes y destacados. Aún está por confirmar si Soleil d’Or será parte de un único diseño o influirá en la próxima colección de la casa.

Con uno de los colores más singulares, los diamantes amarillos pueden alcanzar precios muy elevados, especialmente en las subastas. En 2011, Sotheby’s vendió un elegante diamante de pera ‘Sun Drop’ amarillo de 110 quilates por más de 11 millones de euros, mientras que el Tiffany Diamond y sus 128,54 quilates se estiman en un valor de 27 millones de euros aproximadamente. Charles Leung, director ejecutivo de la firma de joyería, lo tiene muy claro: «nunca volverá a salir de casa».