Una terraza en Florencia para disfrutar de un prosecco con vistas

Foto: Palazzo Guadagni
Foto: Palazzo Guadagni

Ir a Florencia y sufrir el síndrome de Stendhal es algo normal. La belleza apabullante de la ciudad italiana es bien conocida. Y llevarse esa belleza en la retina a casa es de los mejores souvenirs posibles. Florencia es epatante -en mayúsculas-, es sofisticada… Y es hasta bohemia. Florencia es muchas cosas y en ocasiones, la mejor manera de deleitarse es desde las alturas. Esta terraza de la que te vamos a hablar es la mejor para disfrutar de un prosecco, o un Aperol, con vistas.

Foto: Palazzo Guadagni
Foto: Palazzo Guadagni

Estamos hablando del hotel Palazzo Guadagni, uno de los muchos alojamientos con encanto que encontramos en la capital de la Toscana. Un hotel boutique de 1505 construido por Simone del Pollaiolo que se ha convertido en un icono por el alma de su edificio: su terraza, su Loggia Roofbar. Si no has ido a Florencia, es probable que hayas visto alguna imagen de esta impresionante loggia con unas vistas irrepetibles.

Foto: Palazzo Guadagni
Foto: Palazzo Guadagni

Porque para disfrutar de un lugar hay que empaparse de ellos, y en este rooftop con encanto es posible hacerlo. Sus cortinas, sus muebles de rafia, su aspecto decadente… Es fácil viajar a la Florencia de otra época en cada sorbo.

Dicen de esta loggia que es la primera que se construyó en toda la ciudad y probablemente, es la más grande de toda Italia. De ahí su importancia, más allá de la belleza.

Foto: Palazzo Guadagni
Foto: Palazzo Guadagni

¿Y por qué tiene esas vistas? Porque el palazzo se encuentra en una de las mejores zonas de la ciudad italiana, en Santo Spirito. A pocos pasos del imponente Ponte Vecchio o el Palazzo Piti. Una zona con historia, repleta de tiendas de artesanos que nos recuerdan a lo que era Florencia muchos años atrás.

Imaginar cómo era la ciudad desde las alturas, con una copa de prosecco o un delicioso Aperol, es uno de los planes que podemos hacer en esta magnífica loggia. Además de disfrutar del atardecer, leer un buen libro mientras nos abraza el sol o deleitarse, simplemente, con las vistas. Además de los importantes museos de la ciudad, disfrutar de la terraza del Palazzo Guadagni debería ser parada obligatoria. Ci vediamo!