La Perfumería no es una tienda, es un restaurante

El restaurante / Foto: La Perfumería
El restaurante / Foto: La Perfumería

En Valencia encontramos La Perfumería, que como te contamos no es una tienda de perfumes, es un restaurante. Y más concretamente, es el restaurante del Hotel Palacio Vallier, en la icónica Plaza Manises. Uno de los hoteles más sofisticados de la capital del Turia -el restaurante se encuentra ubicado en un inmueble del siglo XIX que fue construido por Francisco Royo y Salvador- que ahora alberga uno de los restaurantes de moda. Una excusa para organizar una escapada a Valencia.

Un rincón del restaurante / Foto: La Perfumería
Un rincón del restaurante / Foto: La Perfumería

La Perfumería abrió sus puertas el pasado mes de mayo, por lo que tiene pocos meses de vida. Los suficientes para que su cocina ya haya rodado y que el servicio ya encaje en el restaurante. Y, ¿cómo es su oferta gastronómica? Nos lo explican: «La oferta gastronómica de La Perfumería está basada en recetas, elaboraciones y productos de la cocina valenciana tradicional que han sido revisados y actualizados con técnicas depuradas para satisfacer a los paladares más exquisitos». La Perfumería es un buen perfume, con personalidad.

Uno de los platos / Foto: La Perfumería
Uno de los platos / Foto: La Perfumería

La Perfumería podríamos decir que es un bistró. Un bistró que huele a  carnes, sus pescados y sus arroces. Porque estamos en Valencia, y los arroces no pueden faltar. Aunque eso sí, estos platos van evolucionando según la temporada, con el uso de unos productos u otros. Como deben ser las cartas de los restaurantes. Utilizando los productos que tocan según la estación. Y todos esos productos proceden o del Mercado Central o del Puerto de Valencia. Productos kilómetro cero.

Sopa de tomate / Foto: La Perfumería
Sopa de tomate / Foto: La Perfumería

Esos productos sirven para platos como la sopa de tomate del Perelló y quisquillas picantes de Santa Pola, gambas rojas de Denia a la sal, suquet de pescado del día, arroz meloso de bogavante, cappellettis rellenos de rabo de toro con aroma de tomillo, pescado de la lonja a la brasa con salsa de Champagne… Y de postre, crema de cítricos, pistacho y café… O tarta cremosa con chocolate 70%.

La barra / Foto: La Perfumería
La barra / Foto: La Perfumería

¿Y cómo es La Perfumería a nivel diseño? Así lo explican: «Este restaurante  respeta los elementos originales del edificio decimonónico y los fusiona con elementos contemporáneos. Para ello utiliza texturas y colores naturales que combinan con materiales nobles que aportan sobriedad y confort. La decoración barroca y los detalles decorativos del movimiento artístico art decó se funden con colores cálidos y naturales en una perfecta sintonía». Si, podríamos imaginarnos una perfumería como tal aquí. Y como los perfumes bonitos, los emplatados también siguen la misma estética.

El interior / Foto: La Perfumería
El interior / Foto: La Perfumería

La Perfumería, ubicada en lo que antes se llamaba como Casa Bailia. Al rehabilitarse, se encontraron restos de una perfumería romana del siglo III: pavimentos, restos de pinturas murales, fragmentos de las botellitas de vidrio que se utilizaban… Que este restaurante tenga este nombre, no es algo del azar. ¿Reservamos?