Plantas de interior que nos engañan a la vista

Foto: Jonathan Borba para Unsplash
Foto: Jonathan Borba para Unsplash

El contacto con la naturaleza nos ayuda a relajarnos y evadirnos del estrés cotidiano. Un estudio reciente realizado por la Universidad de Exeter (Reino Unido), asegura que quienes pasan 120 minutos a la semana en la naturaleza tienen una probabilidad significativamente mayor de disponer de buena salud y un mayor bienestar psicológico, en comparación con quienes no tienen este vínculo. Los cierto es que hay muchas formas de traer a nuestro día a día lo natural. Una de ellas es decorar con plantas artificiales nuestro hogar.

Plantas artificiales
Plantas artificiales./Foto: Unsplash

Lo ideal sería recurrir a plantas naturales, pero a veces no disponemos del tiempo y la dedicación necesaria para cuidarlas correctamente y sobre todo ahora que es verano, somos más conscientes de que es una responsabilidad más. Así pues podemos sustituirlas por sucedáneos que nos ayudarán a dar un aire más armónico y tranquilo al ambiente de casa.

Menos cuidados

Entre las ventajas que supone decorar con plantas artificiales destaca que no tenemos que cuidarlas como a las reales. Es decir, nos vamos a ahorrar el regarlas o colocarlas en puntos estratégicos para que reciban luz al menos para evitar que se mueran.

Foto: Arno Smit
Foto: Arno Smit

Están fabricadas con materiales sintéticos, que con el tiempo se han ido mejorando dando lugar a productos de calidad y que consiguen un efecto visual muy logrado. Las podemos encontrar de tela, principalmente de poliéster, o en algunos casos de seda (estos materiales son más comunes en flores). Y luego están la que se realizan simplemente con plástico.

Lo más real

La ubicación de las plantas artificiales dentro de casa dependerá de la estancia, pero para crear un efecto lo más real posible, lo ideal es que sea allí donde las colocaríamos en el supuesto de que fueran reales. Podemos utilizar incluso jardineras como si fueran plantas de verdad y crear esa sensación de autenticidad. Si queremos, también es posible situarlas en el jardín o el balcón.

Foto: Sonnie Hiles Janadanu en Unsplash
Foto: Sonnie Hiles Janadanu en Unsplash

El realismo se consigue igualmente optando por productos de la mayor calidad posible. De esta manera, lograremos espacios naturales muy creíbles, a la par que armoniosos y desestresantes.

Foto: Alyssa Strohmann en Unsplash
Foto: Alyssa Strohmann en Unsplash

Del mismo modo, para alcanzar un efecto más real tendremos que optar por aquellas plantas artificiales que mejor imiten a las auténticas. Para ello, tienen que presentar hojas de distintos tamaños y tonalidades, que no todas sean iguales y que tengan colores más opacos y no tan brillantes.

Plantas artificiales
Plantas artificiales./Foto: Pexels

Usar plantas artificiales colgantes o varias macetas colgadas sobre una pared, la transforman completamente especialmente si esta es neutra, al volverla más alegre. Entre sus principales ventajas destaca que no tendremos que preocuparnos de regarlas tampoco. Únicamente las deberemos limpiar como el resto de los objetos de casa.

Plantas de interior que nos engañan a la vista