ANÁLISIS

Telecinco pone fin esta noche a la agonía de ‘GH Revolution’: analizamos las claves de su fracaso

gh revolution
Jorge Javier Vázquez, presentador de 'GH Revolution'

‘GH Revolution’ se ha convertido en una de las mayores decepciones de la actual temporada televisiva. El formato de telerrealidad no ha cuajado entre el público, registrando unas audiencias que hicieron saltar las alarmas desde su primer día de emisión. Y aunque se han intentado buscar soluciones por parte de la productora, los intentos han sido en vano, culminando esta noche como la edición más corta y la menos vista de su historia. Analizamos algunos de los aspectos que han podido contribuir al fracaso de esta edición del reality.

El tremendo desgaste del formato

Aunque la ejecución por parte de Zeppelin TV ha sido impecable una vez más, no se ha podido hacer nada contra una decadencia que ya se venía intuyendo desde hacía tiempo. Lo que en la edición número 17  eran síntomas de agotamiento se han confirmado en la 18 como un profundo desgaste del formato que obligará a Telecinco a dejar descansar el que ha sido su buque insignia desde el año 2000. El encadenar la edición genuina con la de famosos durante varios años seguidos ha impedido al formato oxigenarse, terminando por agotar incluso a sus mayores defensores.

El público no conectó con los concursantes en la primera gala

La gala inicial de ‘GH Revolution’ rompió por completo con el esquema que el formato ha seguido en sus 17 anteriores ediciones. Este año, Zeppelin pretendía sorprender a los espectadores utilizando la primera entrega del reality como una especie de casting final en el que 100 aspirantes, todos ellos colocados estratégicamente en el pabellón de Guadalix, conocieron a lo largo de la noche si se encontraban entre los 20 elegidos.

Una novedad arriesgada e interesante que, sin embargo, no cuajó entre el público. Algo normal teniendo en cuenta que la audiencia está acostumbrada desde un principio a conectar emocionalmente con los concursantes y a ver sus primeras reacciones al pisar la casa. Y es que, los vídeos de presentación sientan las bases o, al menos, dan pistas del que va a ser el papel de los grandes hermanos durante su convivencia.

El Canal 24 Horas que llegó demasiado tarde

Telecinco cometió un gravísimo e imperdonable error al prescindir del Canal 24 Horas de ‘GH Revolution’. Antes de que comenzara el concurso de forma oficial, los fans más acérrimos del formato se quedaron desencantados al conocer que este año no se iba a ver el concurso de manera continua y así poder seguir el día a día de los concursantes. En su lugar, una cámara 360º que durante unos minutos al día iba a mostrar una estancia de la casa -y que poco o nada aportaba al concurso-. Ha quedado demostrado que la esencia de ‘GH’ no es la misma si el espectador no puede ser testigo de cómo se comportan los concursantes en cada minuto. Telecinco se limitó a subir vídeos a la web, a emitir los resúmenes diarios y a guardarse los momentazos y los encontronazos de la semana para las galas. Una estrategia que, tal y como reflejaban las críticas y los datos de audiencia, no estaba dando ningún resultado positivo.

Rápidamente, las redes se echaron encima de la organización y de la cadena, protestando en plataformas sociales e incluso llamando al boicot para mostrar el descontento generalizado por la falta del directo. Lejos de reaccionar dándole al público lo que pedía, Telecinco siguió en sus trece y se negó a implementar la ansiada opción. No obstante, los pobres resultados de audiencia que estaba cosechando el programa en la noche de los jueves, y en vista de que no iban a mejorar, provocaron que el grupo de Fuencarral diera su brazo a torcer. Finalmente, activó las cámaras para el público las 24 horas del día. Un movimiento para recuperar la confianza y el apoyo del público que llegó demasiado tarde.

¿Dónde quedó la ‘revolución’?

Si hay algo que hizo bien Telecinco con esta edición de ‘Gran Hermano’ fue la exhaustiva e inteligente promoción del formato semanas antes de su gran estreno. La cadena prometía una revolución que, unida a un cambio de radical de imagen, con un logo más urbano y atrevido, dejó las expectativas muy altas. El fallo fue que esas expectativas no se cumplieron. Mientras que los espectadores esperaban cambios en la mecánica del concurso, en la forma de nominar, en los perfiles de los concursantes o incluso el utópico regreso de Mercedes Milá, la única ‘revolución’ fue la forma de presentar a los concursantes. Una de las pocas novedades que, tal y como hemos comentado, tampoco fue bien recibida.

La falta de Mercedes Milá, el alma del formato

Aunque es innegable que Jorge Javier Vázquez ha mejorado en su papel como presentador del programa, algo muy difícil teniendo en cuenta lo complicado que lo tuvo la pasada temporada, la audiencia sigue sin asumir que Mercedes Milá no regresará al formato para presentar una nueva edición. Aunque la comunicadora recibía críticas y alabanzas a partes iguales, los amantes de ‘Gran Hermano’ echan en falta la figura de la presentadora, que con dieciséis ediciones a sus espaldas nunca perdió su espontaneidad y sello propio. 

Además, el propio Jorge Javier ha reconocido su parte de culpa en el fracaso de la decimoctava edición de ‘Gran Hermano’. “En cuanto a audiencia, ha sido la peor edición de todas las que se han emitido. No sé cuánto porcentaje de responsabilidad me toca, pero sería de idiotas pensar que no tengo nada que ver con los bajos datos“, asegura.

‘Estoy vivo’, el peor enemigo de ‘GH Revolution’

Telecinco depositó toda su confianza en ‘GH Revolution’. Tanto es así que, en lugar de estrenar el programa en su día habitual, el jueves, decidió tentar a la suerte y lanzar la primera gala en la noche del martes para tratar de hacerle daño a uno de los grandes éxitos de la temporada, ‘Masterchef Celebrity’. Una jugada que le salió estrepitosamente mal, ya que el reality registró su peor arranque tanto en share como en espectadores (16,2% y 1.809.000). De esta forma, el concurso de La 1 lideró la noche demostrando su gran fortaleza ,y Telecinco recibió una cura de humildad al comprobar que su reality estrella no puede con todo a lo que se enfrente.

Tras empezar con mal pie, el programa no mostró síntomas de mejoría en su segunda gala, que se celebró tan solo dos días más tarde… y sin dar opción a los espectadores de conocer a los concursantes con una herramienta tan importante como el Canal 24 Horas. El jueves, ‘GH Revolution’ cayó hasta un preocupante 15,7% y 1.516.000 espectadores. Mucho mejor le fue a la La 1, que emitió un episodio de ‘Estoy vivo’ que enganchó a 2.223.000 espectadores, lo que se tradujo en un 14,9% de share. Un gran dato con el que demostró su fortaleza en la noche de los jueves. Sin duda, la serie protagonizada por Javier Gutiérrez ha sido el peor enemigo de ‘GH Revolution’.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias