RECOGIDAS POR UN DETECTIVE PRIVADO

Una prueba de ADN concluye que Pepe Navarro no es el padre biológico del hijo de Ivonne Reyes

Pepe Navarro
Pepe Navarro y Ivonne Reyes

Vuelco por completo en la batalla judicial entre Pepe Navarro y Ivonne Reyes por la paternidad del hijo de la presentadora. Las pruebas de ADN recogidas por un detective privado en el pasado mes de diciembre concluyen que el comunicador no es su padre biológico, según pública La Otra Crónica de El Mundo.

Las muestras fueron analizadas en el laboratorio LabGenetics de Madrid durante el otoño pasado y arrojaron un resultado indubitado, según consta en el documento judicial al que ha tenido acceso el mencionado medio: aunque la Justicia le atribuyó en 2012 la paternidad al presentador, que se negó a hacerse la prueba de ADN, en realidad A. no es vástago biológico de Pepe Navarro, a tenor de este test.

El recurso de revisión de aquella sentencia fue presentado el pasado 1 de diciembre ante el Supremo en nombre de Andrea Navarro, hija biológica del conocido presentador y de Eva Zaldívar. En él, la joven, de 21 años, se presenta como perjudicada por la condición de medio hermano atribuida por la Justicia a A., y pide que se haga un análisis imparcial para determinar la verdadera filiación del muchacho. Este recurso se basa en el derecho a la familia, consagrado en la Constitución en los artículos 9.2 y 39.

El Supremo se halla ahora ante una situación jurídicamente inédita, según las fuentes consultadas por este diario. Hasta el momento, con la legislación vigente en la mano, las paternidades habían sido adjudicadas automáticamente a todos los ciudadanos que se habían negado a hacerse pruebas de ADN ante reclamaciones de este tipo, como fue el caso de Navarro. Sin embargo, no existen precedentes conocidos de recurso presentado por otro hijo, biológico, por presuntos perjuicios.

Los mencionados acerca de Andrea Navarro en el documento se refieren no tanto a la posible herencia que pueda dejar el comunicador como al hecho de que la chica asegura haber vivido su infancia y su adolescencia confundida sobre quién forma parte de su familia y quién no, y bajo el foco de la opinión pública y de la mirada ajena.

Aunque para la revisión de una sentencia firme como la dictada por la Audiencia Provincial el 2 de febrero de 2012 harían falta nuevos elementos no tenidos en cuenta anteriormente, el recurso argumenta que el derecho a conocer la familia propia, que obliga a los padres a cumplir con sus deberes con respecto de los hijos, podría operar como excepción cuando, según esta visión, podrían coexistir dos verdades torticeramente contrapuestas: la jurídica, según la cual A. es hijo de Pepe Navarro, y la genética, según la cual no .El Supremo deberá ahora pronunciarse sobre esto y como elemento de juicio el recurso propone también los constantes cambios de opinión de Ivonne Reyes acerca de la realización o no de la dichosa prueba de ADN.

 

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias