ANÁLISIS: ¿Qué debería hacer Telecinco para remontar “Un tiempo nuevo”?

ANÁLISIS: ¿Qué debería hacer Telecinco para remontar “Un tiempo nuevo”?
un tiempo nuevo barneda, pepa bueno javier ruiz

Existe preocupación en Mediaset sobre la mala marcha de su formato de actualidad de los sábados. Estudian diversas fórmulas para revitalizarlo que no incluyen, de momento, relevar a los actuales presentadores.

REDACCIÓN YOTELE

La noche del sábado se le resiste a Telecinco desde el final de “El gran debate”. La cadena decidió hace poco más de un año que la política no interesaba y prescindió del programa presentado por Jordi González, lo que supuso el principio de una crisis que aún perdura con el estreno de “Un tiempo nuevo”.

El nuevo programa de Sandra Barneda no ha convencido a los espectadores que buscan información de actualidad, que en los últimos 12 meses se han ido sumando progresivamente a “La sexta noche”, que se ha hecho fuerte y domina en audiencia aunque no tengan un invitado potente.

Con tres programas emitidos, el balance de “Un tiempo nuevo” es decepcionante: Un 9,2% en su primer programa, un 9,6% en el segundo y un 8,5% en el tercero. En Mediaset valoran estos resultados con preocupación, aunque estudian diversas fórmulas para revitalizar el formato.

Se están revisando los contenidos y se valoran cambios en el fondo y en la forma. Aunque hay varios movimientos en marcha, los directivos no se plantean en este momento el relevo de ninguno de sus presentadores, según ha podido saber yotele. Se reforzará el programa con algunos colaboradores.

La pregunta ahora es: ¿Cómo levantar los bajos datos de audiencia?

No resulta fácil, aunque la calidad de los invitados podría ser el primer aspecto a tener en cuenta. Tras un primer programa caótico con una floja entrevista a Cristóbal Montoro, el segundo mejoró notablemente con la presencia de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE y de Javier Limón, marido de Teresa Romero (la ya curada enferma de ébola) pero los resultados siguieron siendo malos.

De esto se deduce que hay una parte de los espectadores que tras un mal primer programa ya no tienen previsto darle una nueva oportunidad. Sólo una entrevista muy impactante o una revolución en forma de exclusiva podría de nuevo volver a llamar su atención.

En ese sentido se explica la celeridad con la que anunciaron la encuesta de Metroscopia en la que Podemos salía como primera fuerza política o la foto de Pablo Iglesias en Bussiness, que finalmente resultó ser falsa.

Además de en los invitados, el programa debería innovar más en el resto de sus contenidos. Los debates con representantes políticos de cada partido, que repiten el mismo mensaje una y otra vez, han terminado por cansar a los espectadores. Podría ser una buena idea dar voz a nuevas caras que confronten en ideas y mezclarlas con algunos rostros veteranos de los debates políticos.

Como se ha dicho anteriormente, el programa tendrá con toda seguridad nuevos colaboradores para dinamizar el programa. Por otro lado, se desconoce por qué no han aparecido anunciados fichajes como Luis del Olmo, Luis María Ansón o Pedro J. Ramírez.

La escenografía y los rótulos mejoran pero no aprueban

Además, aunque sólo llevan tres programas emitidos, se podría renovar la escenografía. Los colores oscuros predominan en el decorado de “Un tiempo nuevo”, que a la vez recuerda en su estructura a “Hay una cosa que te quiero decir” (es el mismo plató), dan una sensación de tristeza que no invita a quedarse, según comentan los espectadores.

Por otro lado, bien es cierto que los rótulos sobreimpresionados en pantalla, ampliamente criticados en el primer programa, han mejorado bastante y ya no tapan la cara de ningún invitado ni agobian al espectador con un anuncio a la derecha, el hastag a la izquierda y el nombre del entrevistado en letras gigantes. Quizá parezca algo insignificante, pero la audiencia agradecería unos rótulos de un tamaño más pequeño y más llamativos en cuanto a colores, sin llegar a ser invasivos.

Ahora es tiempo de ver si Mediaset sabe reaccionar y darle un giro radical a su programa político de los sábados. Todo puede pasar, incluso que las decisiones tomadas hoy sean diferentes a las adoptadas mañana.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias