Frank Blanco en "Los Televisivos 4G": "Gracias a Javier Sardá estoy en televisión"

Frank Blanco en "Los Televisivos 4G": "Gracias a Javier Sardá estoy en televisión"
yotele televisivos frank

El presentador de “Zapeando” concedió una entrevista al programa que presenta Ricky García en Radio 4G en la que repasó su trayectoria en televisión y recordó momentos divertidos de los programas en los que ha trabajado.

ROBERTO JIMÉNEZ
@RoberJotaG

El pasado viernes Ricky García entrevistó a Frank Blanco en “Los Televisivos 4G”, el programa de radio en el que hablamos de tele y que se emite los viernes  de 17 a 19 horas en Radio 4G. El presentador repasó toda su trayectoria en televisión y contó anécdotas de los programas pro los que ha pasado.

En esta primera parte de la entrevista, Frank reconoció que los inicios de “Zapeando” fueron complicados pero que poco a poco fueron evolucionando hasta conseguir gustar al público. Además, recordó que Javier Sardá fue el primero en darle una oportunidad en “Crónicas Marcianas” y lo que supuso para él presentar el debate de “Gran Hermano” o “Caiga quien caiga” en laSexta.

Escucha el programa entero aquí

¿Sentiste nervios antes de arrancar “Zapeando”?

Muchos. Cuando grabé la primera promo en la que aparecía con Wyoming no sabía ni cuando se iba a estrenar el programa y yo quería empezar ya y ver que tal funcionaría.

“Zapeando” lo tuvo todo en contra en sus inicios como ir en una franja maldita en la que nada funcionaba desde el final de “Sé lo que hicisteis”. Todos teníamos la sensación de que no iba a funcionar… ¿cómo lo vivisteis vosotros?

Y tanto que lo tuvimos todo en contra…Teníamos en contra al público, a los medios e incluso algunos compañeros parecía que querían que nos fuera mal. Durante meses he tenido la sensación de que mucha gente estaba contento de que nos fuera mal…

Los periodistas muchas veces juzgamos algo antes de verlo, ¿crees que es lo que pasó con “Zapeando”?

Totalmente. También es cierto que probablemente yo en algún momento de mi carrera y en alguno de mis programas también criticara algo antes de estrenarse y no me daba cuenta de lo que es hacer eso hasta que estás en el otro lado de la barrera y ves que todo el mundo te dice “vas a morir”. Y a todo eso hay que unir que no empezamos muy bien, los resultados no fueron los esperados pero afortunadamente el público y la cadena fueron pacientes y nos dejaron evolucionar hasta el punto de que llevamos ya 10 meses.

“Zapeando” ha ido evolucionando y poco tiene que ver el programa de cómo empezó a como es ahora, parecen programas totalmente diferentes.

Sí. El programa nació con vocación de hacer zapping y de ahí el nombre. Queríamos hacer una tertulia desenfada, un análisis con tono positivo de lo que pasaba en televisión, en definitiva que se hablase de TV desde la propia tele pero eso es algo que o bien no supimos hacer o por lo menos al público no le gustó.

Pero poco a poco fuisteis encontrando el camino…

Trabajamos con Globomedia que de humor sabe mucho, así que enseguida vimos que teníamos que llevar el programa hacia el humor pero sin perder la esencia de zapping. Al final ese giro que dimos y que encontramos el equipo adecuado fue lo que hizo que el público nos fuera viendo cada vez más.

Fue clave el día que decidisteis deshaceros de los sofás y poner una mesa…

Mucha gente me pregunta por ese momento en el que “Zapeando” hizo el click y se convirtió en el programa que es. Sin duda fue el día que pusimos la mesa y dejó de parecer algo desorganizado.

“Zapeando” está en auge, tanto que este año te has quedado sin vacaciones, ¿cómo lo estás llevando?

Es algo que he hecho voluntariamente y la gente se sorprende. Será porque vengo del mundo de la radio y en ese mundo me he quedado tantas veces sin vacaciones… En la radio siempre hay alguien y ese alguien que escuchabais los festivos era yo. Por tanto, para mí no es un sacrificio porque hay que darlo todo por el programa, vale que ahora nos vaya bien pero nadie nos garantiza que no podamos caer y si el barco se hunde yo quiero estar ahí, por eso si me hubiera ido y la cosa hubiera ido mal nunca me lo hubiera perdonado.

Dices que en la radio no te ibas de vacaciones pero con “Anda ya” si que te tomabas tus respiros y descansabas…

Bueno sí, aunque no es oro todo lo que reluce. Una cosa es que yo no estuviera en antena y otra cosa es que no trabajara…En esa época yo era el director y había que preparar la nueva temporada así que no tenía tantas vacaciones porque o bien me tocaba ir a la radio muchos días o bien me pasaba horas al teléfono cerrando cosas.

¿Qué recuerdos guardas de tu etapa en 40TV?

Fue una etapa inolvidable y todo lo que uno hace en su carrera le sirve porque al final todo suma para que uno se convierta en lo que es. Y a mí todas esas horas y horas y programas en 40TV, en Canal+, en Cuatro me han servido mucho. Además trabajar con Manuela Velasco fue un placer, porque es maravillosa como persona y como actriz.

Una de tus primeras experiencias en televisión fue en “Crónicas Marcianas”, el late-night por excelencia de la televisión..

Y tanto…Lo he dicho muchas veces, “Crónicas marcianas” es el gran show de la historia de la TV y me da igual que eso dé mala prensa. Pero por mucha telebasura que se la llame, ese programa marcó un antes y un después, hacía unas audiencias brutales y se mantuvo durante muchos años, por lo que algo tendría que gustar.
Personalmente, aprendí mucho allí. Sardá fue quien me dio la primera experiencia en televisión y se lo agradeceré toda mi vida. He aprendido mucho de Xavier, por aquel entonces yo era una esponja y me quedaba con todo. Sardá me dio consejos que me han servido a lo largo de toda mi carrera, por lo que le tengo admiración, un gran respeto y por encima de todo un cariño como a pocos.

¿Cómo llegaste a “Crónicas marcianas”?

Por casualidades de la vida. Carlos Latre y yo trabajamos juntos en “Segundos fuera”, un programa en Radio España donde yo era el presentador y Carlos uno de los imitadores. Un día invitamos a Juan Adriansens, que a su vez colaboraba en el matinal de la misma radio, y se quedó alucinando de la imitación que hizo Latre de él y de la que yo hice de Sardá y se llevó una casete grabada con las imitaciones y se la dio a Sardá y luego por otro lado Latre coincidió con Xavier en una rueda de prensa y este le dijo que “tendréis noticias mías” y en septiembre nos llamaron.

Poca gente recuerda tu imitación de Sardá, que prácticamente parecía la voz original…

Nunca he sido imitador, pero la imitación de Sardá la bordaba. Y es que nuestro tono de voz es muy parecido y a mí poner el acento catalán no me costaba nada tampoco.

“Crónicas” fue sin duda el gran trampolín de tu carrera y de la de Latre

Desde luego. Gracias a la oportunidad de Sardá, a mí me llamaron de la radio justo cuando acabé mi colaboración en “Crónicas” para ofrecerme venir a Madrid a hacer radio pero además la oferta también contemplaba hacer tele y estoy seguro de que si no me hubieran visto en “Crónicas” no me habrían llamado o al menos no me habrían ofrecido hacer televisión. Y en el caso de Carlos, es que se convirtió en la estrella del programa así que imagínate…

Y tu gran oportunidad en televisión vino con “Caiga quien caiga” en laSexta junto a Toni Garrido y Juanra Bonet, ¿cómo viviste la experiencia?

Después de Wyoming y de Manel Fuentes, a nosotros nos tocó el duro momento de hacer CQC cuando Telecinco decidió deshacerse del formato y en menos de dos/tres meses el programa regresó en laSexta. Y la verdad es que creo que ha sido uno de los momentos más duros de mi carrera.

¿Por qué consideras que fue un momento duro?

Porque antes de empezar yo ya estaba recibiendo críticas por todos lados. Por aquellas yo ya llevaba varios años haciendo el “Anda ya” con gran éxito y mucha gente no veía compatible hacer el morning y hacer “CQC”. Desde entonces me tuve que construir un escudo que me ha servido posteriormente. Y es que en “Zapeando” las críticas eran globales pero aquí no porque CQC era y es uno de los mejores programas de la Tv y entonces nadie cuestionaba el programa, sino a mí. Yo acepto todas las críticas una vez me han visto pero antes de hacerlo es muy injusto.

¿Y has pensado por qué pudiste recibir aquellas críticas?

Creo que es una cuestión de prejuicios. Mucha gente que seguía el CQC de Manel quería que él siguiera y no le gustaba que yo le sustituyera. La cuestión es que si Manel no estaba no era culpa mía, e incluso ni tan siquiera de él pues puede que Manel quisiera seguir pero no podía por cuestiones profesionales que se lo impedían. Nosotros no tenemos ningún poder, la culpa es de los directivos que toman las decisiones.

¿Crees que fue difícil también hacer CQC en aquella época pues la situación política no es la de hoy en día en la que si se necesita un programa así en la parrilla televisiva?

Fue el CQC más difícil que se ha hecho porque era el primero que se hacía en directo. Las anteriores etapas el programa iba grabado por lo que había mucho más tiempo para prepararlo y modificar cosas. Nosotros no teníamos casi ni tiempo para ensayar. Y a eso hay que unir como dices que en 2008 cuando gobernaba Zapatero la crisis estaba empezando a llegar pero la situación de nuestro país iba más o menos bien y no había un enemigo claro como puede haber hoy. En la actualidad si sería necesario un programa como CQC en la parrilla y creo que funcionaría muy bien.

En televisión has hecho de todo. Tras tu etapa en “CQC” luego sorprendiste a muchos al formar parte de “Gran hermano: el debate”, primero como colaborador y luego como presentador…

He tenido tanta suerte en mi vida… No me puedo quejar. Mis inicios en la tele fueron con Sardá, he podido trabajar durante un año con Jordi González y otro año más trabajar de cerca con Mercedes Milá, es increíble. Mercedes para mí es muy especial, es un monstruo televisivo que puede gustar o no pero es la mejor y se puede aprender mucho de ella. Mercedes Milá sabe mucho de TV y siempre me ha dado mucho cariño, no solo en GH sino antes cuando la entrevisté en la radio y ahora.

¿No temiste las críticas al aceptar presentar el debate de “Gran hermano”?

Si, fui muy consciente desde el principio, pero como me criticaron tanto con CQC pues ya venía preparado con el escudo. Y en Los 40 Principales no se veía con buenos ojos que yo hiciera GH y tuve que ponerme serio y decir que “yo lo iba a hacer les gustara o no”. Bajo mi punto de vista es compatible haber hecho CQC con hacer GH o hacer a la vez “Anda ya” y “GH”, ¿por qué hay que poner barreras?

Guardas buenos recuerdos de Sardá, de Mercedes Milá, ¿pero, no has tenido problemas con nadie?

Por supuesto que los he tenido, pero no voy a dar nombre de con quién (risas). Hay muchos compañeros que no estaban cómodos con las imitaciones que se podía hacer de ellos en “Anda ya” y por eso no querían venir al programa y en muchas ocasiones he tenido que pedirles perdón… En España el sentido del humor solo sirve para cuando no te incumbe a ti. Y Hay mucha gente que me la tiene guardada, lo sé.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias