Xavi Rodríguez en "Los televisivos 4G": "Un amigo me preguntó si pasamos a sobremesa"

Xavi Rodríguez en "Los televisivos 4G": "Un amigo me preguntó si pasamos a sobremesa"
xavi mejorada

El presentador de “Todo va bien” visitó el programa de Radio 4G que presenta Ricky García e hizo balance de los primeros meses al frente del programa de Cuatro, de cómo es trabajar con Edurne y aclara algunos rumores sobre el espacio y valora su paso por “Anda ya!”.

ROBERTO JIMÉNEZ
@RoberJotaG

El pasado viernes, “Los televisivos 4G”, el programa de radio en el que hablamos de tele y que presenta Ricky García de 17 a 19 horas en Radio 4G, entrevistó a Xavi Rodríguez, que charló con todo el equipo sobre “Todo va bien” y “Anda ya!”.

Durante la entrevista, el presentador hizo balance de los primeros meses al frente del programa de access de Cuatro, comentó cómo surgió la idea de llevar a la televisión el espíritu de “Anda ya”, aclaró algunos rumores que sitúan al espacio en sobremesa y repasó su trayectoria en radio y televisión.

Escucha el programa aquí.

Eres un hombre de radio y ahora has dado el salto a la tele con “Todo va bien”. ¿Cómo está siendo la experiencia?

Estoy contento porque para no haber hecho casi nada de tele (trabajé en Localia y colaboré en “Vuélveme loca”) pues creo que la cosa va bien y todo el equipo estamos aprendiendo poco a poco.

¿Es muy diferente hacer radio y hacer televisión? ¿Qué diferencias has notado?

En la tele interviene mucha gente, que haya casi 200 personas para que el programa salga como se ve por televisión es completamente nuevo para mí. Además tampoco estaba acostumbrado a depender de tanta gente en cada proceso. En radio llegabas, te sentabas y nos reuníamos las diez-doce personas que formábamos parte del programa y ya. Aquí hay tantas opiniones de tanta gente… pero eso no quiere decir que no sea divertido.

¿Cómo surgió el proyecto y la idea de trasladar el espíritu de “Anda ya!” a la tele?

Había colaborado con la productora Mandarina en “Vuélveme loca” y nunca perdí el contacto con ellos. Muchas veces quedaba con la gente de la productora y un día me dijeron que por qué no trasladábamos este espíritu de cachondeo de la radio a la tele para hacer un programa semanal. Y había que intentarlo. Entonces conocí a Raúl Zafra, el director del programa, y empezamos a trabajar en esto hace meses, a construir y a pensar ideas y secciones. Lo cierto es que muchas de ellas ya no las hacemos porque ves que lo que funciona en radio no tiene porque funcionar en tele o quedar igual de bien.

¿”Todo va bien” estaba pensado para ser un programa de prime time semanal?

Sí, iba a ir un día a la semana, pero empezamos a hacer pruebas y pilotos y en Cuatro vieron el hueco de ponerlo en el access a diario. Con lo cual, de hacer 3 horas un día a la semana como estaba pensado comenzamos a hacer 1 hora cuatro días a la semana y luego se añadió además el viernes. Ahora volvemos a hacer sólo de lunes a jueves.

¿Cómo has llevado lo de compaginar radio y tele estos últimos meses?

Era agotador, pero al final me acostumbré. Cogí el sistema de dormir cinco horas por la noche y luego después de comer otras tres, con lo que tenía un dormir partido. Pero a todo se acostumbra uno. Y de hecho cuando dejamos la radio tenía la sensación de estar de vacaciones por tener menos trabajo (Risas). Al final no hacer radio supone tener más tiempo para dedicarlo a la tele e implicarnos más en el programa que antes por cuestión de tiempo no podíamos.

Una de las novedades que tiene “Todo va bien” con respecto a “Anda ya!” es que Edurne es la copresentadora. ¿Cómo está siendo trabajar con ella?

Es una suerte que tengamos a Edurne. Cuando empezamos a hacer castings y pilotos vinieron muchas candidatas pero Edurne fue la segunda o la tercera en hacer la prueba y todos vimos claro desde el principio que tenía que ser ella. Es un trozo de pan, estoy todo el día intentándola pinchar pero no se enfada, cualquier cosa que se le propone lo hace. Tiene un punto kamikaze y no se corta con nada. Y uno puede pensar que al ser cantante, llevar tantos años en esto pues tiene un ego muy elevado y todo lo contrario, es muy fácil trabajar con ella.

Se escuchan rumores de que “Todo va bien” podría pasar a emitirse en sobremesa. ¿Qué hay de cierto en ello?

A mí una persona de otra cadena, amiguete mío, me preguntó el otro día lo mismo. Me dijo: “Oye, he oído esto”. Pero fue la primera noticia que tuve en este sentido porque los jefes ahora están de vacaciones y antes de marcharse sé que estaban contentos con nosotros y con nuestro resultado. Tampoco es algo que me preocupe porque estas cuestiones las deciden los de arriba y si ellos consideran que es bueno para la cadena que pasemos a la sobremesa pues nosotros encantados. Nosotros de lo que tenemos que preocuparnos es de seguir luchando por hacer un buen programa cada día.

Mediaset ha fichado a Florentino Fernández y ahora tienen que valorar donde situar cada programa…

Nosotros trabajamos para Cuatro y el hecho de que llegue Florentino es algo muy positivo porque es un crack y todo lo que sea reforzar la cadena es bienvenido. Así que si Cuatro decide que lo mejor es que nosotros pasemos a la sobremesa pues para adelante y si deciden que continuemos en el access pues también.

Los resultados de “Todo va bien” son óptimos y poco a poco habéis ido subiendo. Además estáis compitiendo muy bien con los rivales, que aunque emiten repeticiones, están haciendo audiencias similares a las que hacen en temporada alta, con lo que eso puede dar una idea de cómo os puede ir…

Una de las cosas que me daba miedo de la tele con respecto a la radio es esta locura de las audiencias. La verdad es que al final te acabas enganchando y quieres ver qué ha pasado, dónde se ha sumado más gente, dónde se han ido…Pero más que de las audiencias, nosotros de lo que nos tenemos que preocupar es de estar contentos con lo que hacemos.

Dices que al final has terminado enganchándote a los datos de audiencia. ¿Has llegado a madrugar para conocer el dato? ¿Te quita el sueño como a otros muchos compañeros?

No, dormir duermo bien, pero sobre las 8.30 de la mañana me despierto solo cada día, sin despertador, es algo automático ya. Me despierto, cojo el móvil y miro el mensajito que nos mandan con los datos y luego me vuelvo a dormir otro rato.

“Anda ya!” ha marcado posiblemente un antes y un después en tu carrera. ¿Cómo viviste la despedida? 

No, no la había escuchado hasta ahora. No me la quise preparar ni hacerme ningún guión porque quería que fuera lo más natural posible y con buen rollo, que normalmente las despedidas terminan convirtiéndose en un drama. Y de hecho en el estudio María Lama se echó a llorar, Raúl casi y yo quería que pasara rápido. A ninguno nos gustaba que se acabara pero los de arriba así lo decidieron y había que despedirse de la mejor forma posible.

Desde el principio tuvisteis la dificultad de tener que hacer un programa completamente diferente, pues el “Anda ya!” vuestro poco tenía que ver con el que hacía Frank Blanco. Y la crítica ha sido positiva y habéis calado en la gente…

Sí, yo estoy contento. Antes del último EGM de julio congregamos a 1.700.000 oyentes y veníamos recuperando en este año a gran parte del público que perdimos cuando llegamos porque el cambio fue radical. Pero es algo que nos pidió la cadena porque veían que habían perdido al público joven y querían recuperarlo. Así, el primer EGM fue malo, perdimos 400.000 oyentes, pero en el anterior a julio nos acercamos a los datos que nos encontramos al llegar (1.900.000 oyentes) y pensábamos que podíamos conseguirlo. Sin embargo, en el EGM de julio bajamos. Fue un EGM malo para Los 40 y para todas las cadenas y entonces los jefes decidieron que querían un cambio y aunque a mí me hubiera gustado seguir el año que teníamos de contrato, entendí la decisión y sé que Dani Moreno lo va a hacer genial y le he ofrecido mi ayuda.

¿Crees que la audiencia de la radio se corresponde realmente con los datos del EGM?

Bueno… es cierto que no se corresponde con las percepciones que uno se hace y con lo que oyes o ves por la calle. En el último directo de Bilbao, el que sirvió de despedida, vinieron casi 3.000 personas y en la emisora nos dijeron que eso nunca había sucedido. Y luego los taxistas te reconocen, con lo difícil que es que te reconozcan por hacer radio…

Dani Moreno se encontrará ahora con el mismo problema que tuvisteis vosotros: Tener que hacer un “Anda ya!” completamente distinto…

No sé cómo les irá, la verdad. Yo he hablado con Dani y les he dicho que en lo que necesiten yo les ayudaré pero es cierto que no me he parado a pensar en eso porque es algo que a mí ya no me incumbe. Yo lo sufrí durante dos años y ahora me tengo que centrar en la tele. Pero a Dani y a todo su equipo les deseo lo mejor. Él es un artesano de la radio y seguro que lo hace genial.

Antes recordabas tus comienzos en la tele con “Vuélveme loca”. ¿Cómo fue aquella etapa?

Antes que “Vuélveme loca” había hecho un concurso en Localia en Cataluña, pero de manera nacional lo primero fue el programa de Telecinco. La verdad es que fue algo nuevo para mí, duró poco pero creo que eso me ha servido ahora para tener más soltura en “Todo va bien”.

En “Vuélveme loca” eras colaborador, tenías una sección de zapping. ¿Qué es mejor, ser el director del programa y decidir todo o que el peso de tomar decisiones recaiga sobre otro?

En “Todo va bien” tampoco soy director, sólo lo fui en la radio. Todo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo mejor es trabajar en equipo, cuando en “Anda ya!” era el director yo pedía opinión del equipo y ahora en “Todo va bien” que soy el presentador, me acerco al director y le doy mis ideas. Él las escucha y muchas veces me dice que adelante con ellas. Al final el director sirve para tomar la última palabra pero lo ideal es trabajar en equipo.

¿En “Todo va bien” trabajas con pinganillo? ¿Cómo lo llevas?

Al principio lo llevaba fatal, porque no estaba acostumbrado a estar hablando y que de repente me hablasen. Se me notaba en la cara y los gestos pero con el tiempo me voy acostumbrando y aprendiendo a trabajar con él.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias