Paula Echevarría: “Bambú mima mucho a sus actores, son muy fieles”

Paula Echevarría: “Bambú mima mucho a sus actores, son muy fieles”
U230487

La actriz que interpreta a Ana Ribera en “Galerías Velvet”, la nueva serie de Antena 3, habla de su personaje en la serie, de cómo es trabajar con Miguel Ángel Silvestre y con la productora, asimismo habla del final de “Gran Reserva”.

 

RICARDO GARCÍA
@rrrickygarcia

ROBERTO JIMÉNEZ
@RoberJotaG

Paula Echevarría se muestra muy feliz con su trabajo en “Galerías Velvet”, nueva serie de Antena 3 y Bambú Producciones que se encuentra en pleno rodaje de su primera temporada para llegar la próxima temporada a la parrilla del canal de Atresmedia. Megatele ha podido hablar con la actriz asturiana sobre su papel en la serie, donde interpreta a Ana Ribera, una chica humilde que se enamora del heredero de los almacenes, Alberto Márquez, interpretado por Miguel Ángel Silvestre.

En esta entrevista además Echevarría nos cuenta el lujo de trabajar con Bambú Producciones, una productora que tiene muy en cuenta a sus actores y los mima mucho, y nos explica la rabia que le da cómo se terminó “Gran Reserva”.

¿Cuáles son las grandes bazas de “Galerías Velvet” para atrapar a la audiencia?

Sin duda la espectacularidad de los decorados, el vestuario, todo está cuidado hasta el último detalle, el gran elenco de actores, la historia de amor tan bonita y tan de cuento de hadas que protagonizan Alberto y Ana y por último el factor de misterio característico de Bambú, que sabe mantener al espectador en la pantalla desde el principio hasta el final.

Hablas de la historia de amor entre Ana y Alberto, adelántanos cómo será.

Es una historia preciosa. El hecho de que se conozcan cuando son niños, que se escapen para jugar por las diferentes estancias de las galerías y el encontrar un sitio donde verse a solas…, que luego eso lo lleven a la adolescencia y que ahora a los 28 años aparezca entre ellos un amor tan pasional y tan de verdad es lo que hace de esta historia de amor una historia de cuento de hadas.

¿Cuáles son los inconvenientes de esta historia de amor?

Para empezar, las diferentes clases sociales a las que pertenecen. Ella es la sobrina de uno de los jefes de empleados y vive en el sótano con su tío y empieza a trabajar de aprendiz y finalmente se convierte en una de las costureras y en modista; mientras, él es el hijo del dueño de las galerías y por tanto el heredero. Y las dos familias desaprueban la relación que hay entre ellos, con lo cual habrá obstáculos desde el principio.

¿Te toca sufrir de nuevo?

Bueno si…Lo que nos han pedido tanto a Miguel Ángel como a mí es que Ana y Alberto sean felices, y que a pesar de que estén separados y pertenezcan a diferente clase social eso no haga que estén todo el día tristes, sino todo lo contario, que sean felices porque a pesar de todo ellos se quieren.

¿Aparecerá una tercera persona en esta relación?

Si. Manuela Velasco, que será la candidata perfecta a ser la mujer de Alberto y heredero de las galerías, porque es guapa, adinerada. Y por tanto, me tocará verles juntos más de una vez y tenerlo que sobrellevar lo mejor posible.

¿Cómo ves a tu personaje?

Me parece un personaje muy rico en cuanto a sentimientos, que sea tan feliz a pesar de todo lo que va a sufrir y que tenga tanto genio y tan exagerada, es bueno porque me gustan mucho los cambios de humor que tiene.

¿Hay algo en común entre Ana de “Galerías Velvet” y Lucía de “Gran reserva”?

Nada. Lucía era todo para dentro y Ana es todo para fuera, son completamente distintas, y eso es lo que hace que tenga tantas ganas de esta serie, porque me permite usar otro registro.

¿Y entre Ana y tú?

De momento nada, porque llevamos muy poco tiempo juntas (risas). Luego si se adquiere cosas del personaje, al igual que el personaje adquiere cosas de mí misma, pero para eso hace falta mucho tiempo y mucho trabajo.

Eres la niña mimada de bambú, después del final de “Gran Reserva” cuentan contigo para protagonizar esta serie, ¿cómo lo haces?

Bueno tanto como la niña mimada….somos muchos los que repetimos con ellos. Bambú mima mucho a los actores y una vez que empiezas a trabajar con ellos sabes que si se acaba algo y hay un papel para ti te lo van a dar, sino, es porque no lo tienen. Es una productora que es muy fiel a sus actores. Manuela Vellés estuvo en “Hispania”, Marta Hazas en “Gran Hotel” y yo en “Gran reserva” y ahora estamos aquí.

¿Cómo es trabajar con Miguel Ángel Silvestre?

Es muy buena gente. Es muy profesional, quiere hacerlo todo bien, es muy perfeccionista y es muy buen chaval y encima es guapo (risas) que más quiere. Tiene una nobleza brutal y ahora es cuando empezamos a tener confianza y a reírnos muchísimo todos.

¿Te gusta trabajar con vestuario de época?

Sí, es algo que disfruto. Hacer época, cualquier tipo de época tanto en cine, como en televisión o en teatro es muy atractivo porque te ayuda mucho para el personaje a la hora de interpretarlo. El vestuario ayuda mucho para trabajar e interpretar el personaje.

¿Compaginarás la serie con otro proyecto?

No puedo, no hay tiempo. Haremos un parón de vacaciones para recargar pilas y luego volveremos a tope…

En el primer episodio aparece Tito Valverde, ¿cómo ha sido tu reencuentro con él después de “El Comisario”?

Ha sido grandioso. Yo a Tito le quiero con locura y sé que él a mí también. Mi primer papel fijo en una serie fue “El comisario” y estar con Tito es como estar con alguien de la familia.

¿Te da pena que sólo esté en el primer capítulo?

Mucha. Él bromeaba diciendo, ¿a qué no lo hago?

¿Cómo es protagonizar una serie que tiene un elenco de actores como este?

A mi me da igual el protagonismo, yo no lo busco. Si es verdad que al principio aparezco más como la protagonista pero a partir del cuarto capítulo empiezan a ramificarse historias y cada personaje tendrá su historia. Al final todas las series por mucho que se centren en uno o dos personajes, son muy corales y con “Galerías” ocurre lo mismo.

¿Te da pena cómo terminó “Gran Reserva”?

Más que pena, me da rabia que haya terminado con 3 millones de espectadores fieles. Empezamos con 4 millones aproximadamente, pero nos tuvieron un año y pico sin emitir la tercera temporada y entonces claro la gente se cansa y se desengancha de la serie y se olvida de lo sucedido en las dos primeras temporadas, pero pese a ello volvimos y enganchamos a tres millones de espectadores. No hay ninguna queja hacia la audiencia, la culpa no es de ella, ni de la serie.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias