Lucía Etxebarría: “Entro al campamento porque debo una pasta a Hacienda”

Lucía Etxebarría: “Entro al campamento porque debo una pasta a Hacienda”
lucia-etxebarria--644x362

La escritora y Premio Planeta 2004 ficha por sorpresa por el reality de Telecinco. Antes de entrar explicó sus motivos en una carta: “Entro en un espacio basura y sensacionalista, pero debo una pasta a Hacienda”, “Mi madre me ha pedido que no enseñe los pechos ni me líe con nadie”.

 

ROBERTO JIMÉNEZ
@RoberJotaG

El “Campamento de Verano” de Telecinco arrancó ayer y lo hizo con una sorpresa entre sus concursantes famosos: la escritora y Premio Planeta en el año 2004, Lucía Etxebarría. Su incorporación revolucionó las redes sociales y fue muy criticada por el mundo de la cultura.

La escritora, que es una de las nominadas candidatas a la expulsión el próximo jueves junto a Carmen Bazán, quiso dejar escrita una amplia carta en la que explica los motivos que le han llevado a aceptar la propuesta para entrar en “Campamento de Verano”, después de haber rechazado su participación en “Acorralados”.

El motivo principal por el cual Etxebarría es una de las concursantes del reality veraniego de Telecinco es el dinero. Según la propia escritora debe una pasta a Hacienda, y después de mucho sopesarlo esta oportunidad no la puede dejar pasar porque el caché que cobra en una sola semana supera con creces las ganancias por la venta de uno de sus libros.

“Entro en un programa basura y sensacionalista”

En dicha carta Lucía expresa que “Sé que esto me va a costar muchos problemas. Y muchísimos ataques. Sí, sé que me voy a un programa basura y sensacionalista, a un programa que yo misma he criticado millones de veces. Sé que es incoherente. Sé que parece poco digno. Pero la dignidad no es una cuestión externa, se lleva dentro. Y para mí la dignidad consiste en garantizar que mi hija no va a perder su casa y que si llega un niño en acogida a vivir con nosotras, voy a disponer tanto de dinero como de tiempo para cuidar de él”.

Los problemas que tiene la escritora con Hacienda, es que este organismo le exige que solucione un recurso por una presunta irregularidad fiscal, que ella dice que no cometió: “yo he pagado mis impuestos siguiendo las propias instrucciones de la Agencia Tributaria, y he recurrido su decisión. No soy ninguna delincuente fiscal ni nada por el estilo. Pagué mis impuestos religiosamente y no entiendo el por qué de todo este lío”.

El caché de una semana iguala las ganancias por la venta de uno de sus libros

Lucía Etxebarría explica que está participando en este reality porque sino “”tendré que poner la casa como aval, pero es la casa en la que vive mi hija y no quiero arriesgarme a perderla si las cosas vienen mal dadas, porque el banco tasa muy, muy por debajo del precio real”.

Y además el caché que le pagan por una semana es igual o superior a lo que gana por la venta de uno de sus libros. Para que os hagáis una idea, lo que me pagan por semana supera a lo que me pagaron por ‘Liquidación Por Derribo’, un libro que tardé varios meses en escribir y cuya documentación estuve varios años compilando”, explica en la carta.

“Agradezco esta oportunidad, aunque no me haga ilusión ser carne de cañón”

En dicha carta, la escritora, a la que muchos de sus compañeros no conocían, prosigue su aclaración del porqué de su entrada al campamento: “no me ha hecho ninguna ilusión irme para el campamento y convertirme en carne de cañón, pero he tenido mucha suerte de poder ir y lo reconozco y lo agradezco. La solución llegó como maná caído del cielo. Me he ido al campamento porque, tal y como estaban las cosas, no quedaba otro remedio. No sé lo que va a suceder con el personaje que veáis en televisión. Me he ido al campamento porque creo que en situaciones como éstas hace falta confiar en las propias fuerzas, correr riesgos y tomar decisiones”.

Por otro lado, aclara que “No estoy particularmente contenta con la decisión que he tomado pero creo que era la vía más rápida. Sé que probablemente haya metido la pata. Pero, al fin y al cabo libertad radica en la capacidad de atreverse a vivir con las consecuencias de las propias decisiones.

“Le he prometido a mi madre que no enseñaré los pechos ni me liaré con nadie”

Por último, la escritora vasca comenta que cumplirá la promesa que le hizo a su madre de ochenta y ocho años de no enseñar los pechos ni liarse con nadie. “Confío en no hacer excesivamente el ridículo y en ser capaz de controlar mi proverbial mal genio vasco para que media España no me vea pegando gritos en pleno síndrome premenstrual. Esto va a ser un ejercicio en el Zen y en el autocontrol” matizaba.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias