Así son la princesa Corina y sus candidatos a príncipes

Así son la princesa Corina y sus candidatos a príncipes
corina

“Un príncipe para Corina” tendrá la estética de los cuentos de hadas, con princesas, palacios, sapos que aspiran a ser príncipes, brujas, etc. Los 24 príncipes que aspiran a conquistar a Corina estarán divididos en cuatro grupos: los guapos, los nerds, los únicos y los simpáticos. La hermana, un amigo y su padre que se hará pasar por psicoanalista ayudarán a Corina a elegir al príncipe azul.

 

ROBERTO JIMÉNEZ
@RoberJotaG

Cuatro estrena este domingo a las 21:30 horas el nuevo reality presentado por Luján Argüelles, “Un príncipe para Corina’. El formato, producido por la cadena de Mediaset España en colaboración con Eyeworks España (‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?y “Perdidos en la tribu”), nos presentará a la joven de 21 años Corina R. Lagamma, una chica rubia y hermosa que todavía no ha encontrado a su príncipe azul. Para ello acude a este reality dating donde buscará entre 24 conquistadores al hombre que consiga enamorarla y formar con ella la pareja perfecta.

Inspirado en la estética de los cuentos de hadas y con todos los elementos de este universo de ensueño -castillos, princesas, sapos que se convierten en príncipes, brujas e, incluso, vampiros-, el programa recorrerá a lo largo de los capítulos la historia de Corina con cada uno de los pretendientes dispuestos a luchar por conquistarla. En el camino, descubrirá las cualidades más sorprendentes de los contendientes, sentirá la decepción por lo que parecía ser y no fue, disfrutará de románticas veladas, se divertirá con el sentido del humor de sus enamorados e incluso llorará de amor, de pena y hasta de engaño.

En cada edición, los conquistadores, que tienen como común denominador el deseo de conquistar a Corina, deberán demostrar, a través de diferentes pruebas de amor, si son dignos de la joven. Y ella tendrá que elegir a quiénes dar semanalmente “la calabaza” que inmediatamente expulsa a los conquistadores del programa y les obliga a olvidarse del sueño de convertirse en el príncipe de Corina.

Al contrario que en los cuentos tradicionales, en el mundo hay algunos príncipes que, al besarlos, se convierten en sapos. También hay ranas ante quien nadie queda rendido a primera vista pero que terminan siendo auténticos tesoros. Además de buscar al hombre perfecto para la chica ideal, “Un príncipe para Corina” quiere averiguar si en las relaciones amorosas prima una apariencia agradable, un cuerpo bonito o unos músculos bien definidos o si también hay oportunidades para quienes no cumplen los cánones de belleza actuales pero poseen cualidades mucho más importantes que el físico.

Rodado en Tenerife

Un príncipe para Corina’ transcurre en un idílico enclave de Tenerife. Como si fuese una princesa, la joven vivirá durante este tiempo en un palacio colonial del siglo XVII, donde pasará sus días en un torreón. A pocos metros de ella, en las antiguas caballerías del palacio, vivirán los conquistadores, para quienes Corina no será la única persona con la que se encuentren en el camino de su particular batalla.

A lo largo del programa, los aspirantes a “príncipe” deberán competir entre sí en las pruebas más exigentes e incluso extrañas con el fin de conquistar el amor de Corina. Y entre citas, convivencia, pruebas físicas, velada y duras batallas entre ellos, los conquistadores irán haciéndose un hueco en el corazón de la “princesa”.

Los que sean eliminados semanalmente por Corina abandonarán el reality en una calabaza y se perderán la escapada romántica a Roma con la joven rubia, quien viajará a la capital italiana con el pretendiente que finalmente haya escogido.

Así es Corina, la princesa de este cuento

A sus 21 años, Corina lleva la mayor parte de su vida viviendo en Málaga. Muy unida a su familia, la joven encarna el ideal de las princesas de los cuentos que tienen un final feliz. Pero ella todavía no conoce el suyo y está dispuesta a todo para descubrir si detrás de alguno de los 24 conquistadores del programa se esconde su hombre ideal. Corina dice no poner barreras a los sentimientos. Natural, encantadora e inteligente, está preparada para encontrar al amor de su vida. Adora bailar salsa y los hombres uniformados le parecen particularmente atractivos.

24 conquistadores para Corina

El programa ha recorrido todo el país para encontrar al futuro amor de Corina. El resultado ha sido 24 perfiles masculinos muy dispares agrupados en cuatro categorías: guapos, simpáticos, únicos y nerds. Uno de ellos será el príncipe azul de Corina. Unos participantes destacan por su físico, otros por su sentido del humor, por sus curiosas aficiones, su particular carácter o su buen corazón.

Los guapos, seis narcisistas encantados de conocerse

-Diego Betancort: “Soy el chico 10”. Este lanzaroteño de 24 años estudia Ingeniería Técnica Industrial y trabaja por la noche como relaciones públicas. Antes de entrar en el reality, su autoestima estaba por las nubes: “Creo que soy el príncipe azul”, afirmaba rotundo. No se sabe qué ocurrirá cuando intente seducir a Corina.

-Pascual Fernández: “Tengo una gran vida interior”. Pascual es policía nacional de 29 años que vive en La Línea de la Concepción. Tierno, cariñoso y con una gran vida interior, el joven está muy unido a su madre y a su perro. “Tengo una gran vida interior”, asegura el pretendiente.

-Jorge Caín: “Me alegro de tener la cara que tengo, porque la cara no se entrena”. Zaragozano de 21 años y estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas, este joven reconoce cuáles son las armas para la conquista: sus ojos azules y su rostro varonil. “Me alegro de tener la cara que tengo porque la cara no se puede entrenar”, afirma el estudiante.

-Roberto Martínez: “Me apasiona el mundo del evangelismo”. Camarero, culturista y de profundas convicciones religiosas, este joven alicantino de 20 años quiere encontrar a una “chica tradicional” que le haga feliz. “Me apasiona el mundo del evangelismo”, afirma el levantino.

-Alejandro Guimera: “Tengo diez pañuelos y 20 gemelos”. Alejandro es técnico de marketing en una multinacional de Madrid y le gusta disfrutar de los placeres de la vida. Madrileño de 31 años, se cuida y se preocupa por su aspecto, y admite que es un mujeriego. Cree ver en Corina una posible nueva conquista.

-Pau Montaner: “Primero yo, luego yo y después yo”. Modelo de profesión, residente en Barcelona y con 22 años recién cumplidos, Pau tiene un ego descomunal. Primero piensa en él, después en él y por último en él. A lo largo del programa veremos si consigue dejar de centrarse en sí mismo para adueñarse del corazón de Corina.

Los simpáticos, que a veces enamora más el sentido del humor que el físico

-Manuel Salamanca: “El que me la hace, me la paga”. Aunque está en el grupo de los simpáticos, Manuel se declara abiertamente rencoroso, quizás porque ha “sufrido por amor”. Este cocinero de 31 años procedente de Villajoyosa espera encontrar en el programa la compañera con la que curar sus viejas heridas.

-Álvaro Roque: la risa contagiosa. Tras vivir un tiempo en Inglaterra, Álvaro, un madrileño de 30 años, regresó a España para establecerse definitivamente. Entre sus planes inmediatos, encontrar la pareja definitiva… Sin éxito hasta el momento, pese a su simpatía y su risa contagiosa. ‘Un príncipe para Corina’ puede ser su oportunidad para conseguir la ansiada estabilidad sentimental.

-Guillermo Torre del Amor: el flechazo instantáneo. Entrenador de baloncesto y modelo fotográfico, este madrileño de 30 años sentirá un flechazo instantáneo y pondrá todo su corazón al servicio de Corina. Por sus apellidos parece estar predestinado a alcanzar el amor de la joven, pero otros 23 pretendientes competirán con todas sus fuerza contra él.

-Luis Enrique Pastor: “Todo a mi alrededor es amor”. Castellano-manchego de Valdepeñas y residente en Tarifa por amor al surf y al flower-power. Luis Enrique tiene 41 años y un alma cósmica que le hace degustar cada momento de la vida. El amor lo inunda todo para él.

-Borja Castiello: la mirada del tigre. Alegre, extrovertido, amigo de sus amigos… Así se define este camarero asturiano de 27 años. Borja está convencido de poder caerle bien a todo el mundo gracias especialmente a su famosa mirada del tigre.

-Arnau Esteve: un prusiano en la corte de Corina. Interesado en la política y formal a tope, se declarada admirador del estricto reino de Prusia. A sus 22 años y con muchos planes en la cabeza, entre ellos idear su propio negocio, este alicantino intentará conquistar a Corina con las maneras y la estrategia de un auténtico kaiser prusiano.

Únicos en su especie, auténticos y extraordinarios, así son los Únicos

-Yong Li: “No me gusta el porno, pero lo veo por necesidad”. Un chino vasco de 18 años con gustos amplios y variados. “No me gusta el porno, pero lo veo por necesidad”, afirma Li. El género le ha abierto nuevos horizontes, modos y maneras… Quizás demasiado atrevidos para Corina.

-Brian de la Vega: “Platón , Aristóteles…y un poco de Nietzsche”. Para este boxeador madrileño de 24 años, la receta de una vida feliz es así: medio kilo de filósofos griegos, unos gramos de Nietzsche, algo de Paulo Coelho y unas buenas sesiones de ring.

-Iván Fernández: “Ken es la persona con la que más me identifico”. Iván lo tiene claro: él es el muñeco Ken y Corina su Barbie. Este estudiante de bachillerato, jugador profesional y entrenador de tenis de mesa se verá con 20 años ante la oportunidad de su vida: ser la encarnación viva de su héroe, formar la pareja perfecta y crear un mundo a su medida.

-Resti Valverde: “No me gustan los feos, son horribles”. Un hombre hecho a sí mismo: varias rinoplastias, visitas al dentista y operaciones de pómulos y párpados han creado el aspecto actual de este bróker barcelonés de 34 años. La razón de tanta intervención quirúrgica es que a Resti no le gustan los feos. En su opinión, “son horribles” y hace lo posible por no estar en su bando.

-Pedro Garcés: “Soy un vampiro. La sangre que más me gusta es la 0 universal”. Huye del sol, no duerme de noche y ha probado la sangre humana. En su periplo a lo largo y ancho del país, el programa ha dado con un vampiro. A Pedro Garcés, un barcelonés de 43 años, le encanta pasear por los cementerios y cumplir con todo el ritual de los no-muertos, pero además cuando no duerme hace labores domésticas, un chollo que muchas no dejarían escapar.

-Luis Casas: “No soy pijo, pero vengo de una familia de bien”. Este estudiante de Marketing y Dirección de Empresas se gusta mucho. Le encanta declinarse en distintos estilos: moderno, indie, surfero… Este madrileño de 22 años no se declara abiertamente pijo, pero sí de “familia bien”.

Los nerds, obsesionados con la informática y con dificultades para relacionarse con chicas

-David Pedre: la Wikipedia. Este gallego de 27 años arregla cosas y sabe mucho. Al menos, eso dice de sí mismo, conocido como “La Wikipedia”. Oriundo de A Coruña, este electrónico de mantenimiento tiene la estrategias perfecta para enamorar a Corina: buena mesa, buen vino y el disco de baladas de los Scorpions (“en concreto, la número 3”).

-Andrés Jesús Martín: “Yo me identifico con el Capitán América”. “Justicia e igualdad. Y quien haga el mal será castigado”. Este joven estudiante de Hostelería viene de Barcelona y tiene 23 años. Se expresa de esa forma porque está plenamente identificado con el Capitán América, un súper héroe que protegerá a Corina de posibles villanos…

-Carlos Díaz López: poeta, sumiller y melómano a tiempo completo. En opinión de Carlos, un sumiller catalán de 22 años, Corina se lo merece todo y por eso está dispuesto a conquistarla con todos los recursos a su alcance: los poemas que improvisa a todas horas, la música que tanto le inspira y el aroma de los vinos. Carlos es un espíritu elevado que en esta contienda amorosa tendrá que poner los pies en la tierra.

-Jaime Gispert: vive cantando, ¡hey!. Administrativo, compositor y cantante. Jaime vive cantando y así expresa sus emociones. En su encuentro con Corina este valenciano de 30 años llevará la voz cantante.

-Álvaro Colina: “El saber no ocupa gigas”. Cine de acción, súper héroes, rap y mucha informática. Álvaro, un madrileño de 20 años, es un joven polifacético que lo mismo se pone rappero que diseña una aplicación, dos talentos que no pasarán inadvertidos para Corina. “El saber no ocupa gigas”, afirma Álvaro.

-Xavi Falcón: “Mi cuento favorito es La Bella y la Bestia”. Con este educador infantil catalán de 34 años, Corina tiene una tarea añadida. Además de darle amor, tendrá que ayudarle a solucionar un enigma. La ternura de Xavi, un fan de las películas Disney que ha venido con su peluche, tal vez consiga que, por una vez, la dama se convierta en la salvadora de un caballero en apuros.

Corina tendrá consejeros y su padre se hará pasar por un psicoanalista

Corina no estará sola en su aventura para encontrar al príncipe azul. Le acompañarán su hermana, Nahir, y su mejor amigo, Javier. A modo de ángel y demonio, serán sus fieles consejeros y no la dejarán sola para opinar de cada uno de los pasos que Corina dé con cada uno de los conquistadores. Serán tan importantes en las decisiones de Corina que a veces su opinión podrá ser más determinante que la de la propia “princesa”.

Nahir es el ángel. Una mujer conciliadora que estará siempre del lado de los menos agraciados y que tratará que Corina dé las mismas opciones a todos sus conquistadores. Será la aliada de los aspirantes a príncipe azul.

Javier, sin embargo, es el polo opuesto. Un verdadero pequeño demonio. Es implacable, exigente y no va a dejar títere con cabeza. Corina es su mejor amiga y él la conoce muy bien. Él tiene claro el tipo de hombre que siempre ha buscado Corina y no deja de repetírselo a lo largo de la cruzada.

El padre de Corina es completamente protector. Quiere controlarlo todo, saber con quién está su hija en cada momento y cuidarla de cualquier conquistador cuyas intenciones no sean el más puro amor. Al fin y al cabo es la elección de su futuro yerno lo que está en juego y no quiere dar ningún paso en falso. Además, en algún momento conseguirá la autoridad de eliminar a algún aspirante a príncipe. En su afán por protegerla, el padre de Corina utiliza incluso artimañas poco ortodoxas para conocer las verdaderas intenciones de los conquistadores para con su hija: antes de que ninguno lo conozca, se hará pasar por psicoanalista y harán que se sinceren con él mientras hablan de Corina.

Luján Argüelles, de hada madrina a dulce brujita

Por primera vez, Luján Argüelles adopta un papel rico en matices. Ella será la portadora de las buenas y las malas noticias, en las que en muchos casos aparecerá en el momento menos esperado para dirigir a Corina por los recovecos del concurso y para imponer las pruebas de las que depende la permanencia de los pretendientes en el reality. Luján quiere que Corina consiga a su príncipe azul… Pero superando, como en todos los cuentos, las fuerzas del destino. Y Luján será su enviada.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias