Salud

¿Qué es el complejo de Edipo?

complejo de Edipo
Los sentimientos de pertenencia de un niño por su madre pueden desembocar en un complejo de Edipo.
0 Comentar

“Quiero mucho a mamá” es algo que a todas las madres les gusta escuchar de sus hijos. Sin embargo, los sentimientos de amor de un niño hacia su madre pueden confundirse y convertirse en lo que Freud llamó complejo de Edipo. ¿En qué consiste? ¿Se puede tratar? Te lo contamos todo en este artículo.

Origen del complejo de Edipo

complejo de Edipo
Según Freud es el sentimiento de amor de un hijo hacia su madre y el rechazo total hacia el padre.

También denominado conflicto edípico, se trata de un concepto que se encuentra dentro de la teoría psicoanalítica de Freud. Se basa en un personaje de la mitología griega que mata al rey Edipo (su padre) y se casa con su madre.

Según Freud el complejo de Edipo es el deseo inconsciente de un hijo de mantener una relación sexual incestuosa con la madre y de eliminar al padre.

De acuerdo con la teoría de Freud, este complejo se desarrolla en la infancia y se revive en la pubertad.

Para el psicoanalista hay dos maneras distintas en las que se puede presentar este complejo:

  • Positivo: Rivalidad hacia el progenitor del mismo sexo y atracción sexual hacia el del sexo contrario.
  • Negativo: Amor hacia el progenitor del mismo sexo y rechazo u odio hacia el progenitor del sexo opuesto.

Síntomas del complejo de Edipo

complejo de Edipo
El niño suele decir que quiere casarse con su madre.

El complejo suele aparecer entre los tres y siete años y algunos de sus síntomas son:

  • Reclamar atención de la madre de forma constante.
  • A menudo, el niño puede expresar su deseo de casarse con mamá.
  • Sentimientos de posesión hacia la madre.
  • Enfados y celos.
  • Pesadillas recurrentes.

¿Cómo se supera?

complejo de Edipo
Fomentar la relación padre e hijo será fundamental para superar este complejo.

Según Freud, este complejo puede desembocar en una “fijación materna” y en la época adulta buscarán parejas sentimentales que se parezcan a su progenitor. Por ello es importante poner “freno” desde las primeras señales:

  • Lo primero tomarlo con calma y tranquilidad y pensar que no llegará a mayores si se pone remedio.
  • Hay que empezar por explicarle al niño, que nunca podrá casarse con su madre, sino que lo hará con una persona distinta.
  • Indicarle que debe respetar la zona íntima de los padres (el dormitorio, por ejemplo).
  • Dedicar suficiente tiempo al niño para mostrarle afecto y dedicación.
  • Reforzar las actividades y el vínculo con el padre.
  • Evitar las críticas y/o burlas al niño por mostrar este complejo.
  • Acudir a un terapeuta si los síntomas persisten.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias