Sexo

Consejos para dejar de discutir con tu pareja

discusiones de pareja
La rutina y el estrés suele afectar a las relaciones de pareja de forma negativa.
0 Comentar

La convivencia puede convertirse en un ring de combate cuando pasa el tiempo. El estrés y la rutina hacen mella en el humor de una pareja, por ello es importante que frenemos a tiempo una pelea. ¿Sabes cómo acabar con las discusiones de pareja? Te decimos cómo en sencillos pasos.

Recupera las charlas “tranquilas”

dejar de discutir
Recuperar un dialogo tranquilo evitará la mayoría de las peleas de pareja.

Si bien en el comienzo de la relación, las expresiones físicas son más habituales que una conversación, cuando pasan los años, las conversaciones son cada vez más serias e intensas.

Muchas personas mantienen diálogos de forma “agresiva” y la pelea está más que asegurada. Si queremos acabar con las discusiones de pareja debemos mantener una charla tranquila. ¿Cómo? Escucha con atención a tu pareja, respira cada vez que quieras realizar un ataque verbal y en su lugar, agrega algún cumplido. La tensión del diálogo bajará y podréis hablar de forma distendida.

Deja de ponerte a la defensiva

dejar de discutir
No te tomes cada palabra de tu pareja como un ataque personal.

Si convertimos la pelea en algo personal, en cuestión de minutos, la discusión se convertirá en algo incontrolable. Además de intentar reducir el número de palabras negativas que dirigimos a nuestra pareja, una buena estrategia es no ponerse a la defensiva cuando mencione un defecto nuestro. 

Acuerda una tregua para dejar de discutir

dejar de discutir
Pactar es una buena estrategia para dejar de discutir.

Si firmamos un pacto de “no agresión verbal” será más fácil que cada uno exponga lo que necesite en una conversación. Sin interrupciones por parte del otro y pudiendo expresar lo que se siente con libertad, la discusión no tendrá lugar.

No discutas para “ganar”

dejar de discutir
No te tomes la discusión como una batalla en la que debe haber un ganador.

La mayoría de las peleas en pareja consisten en que ambos quieren llevar la razón y ganar la discusión. Este es el error. No hay ganadores y perdedores, la pregunta que deberías hacerte es: ¿Qué obtengo de esto? El objetivo es ponerse de acuerdo, no ganar un trofeo.

Controla el tono de la voz

dejar de discutir
Hablar en un tono suave y sin gritar será fundamental para frenar una discusión.

No grites. Si lo haces, las posibilidades de que la discusión alcance una intensidad no deseada son prácticamente del 100%. Hablar en un tono de voz suave hará que la tensión baje.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias